Profesores de la UAB y de la UPF en disputa por el futuro del Grado de Medicina en el Parc de Salut Mar

Varios profesores numerarios de la Universidad Autónoma de Barcelona han denunciado a través de un documento que algunos profesores de la Universidad Pompeu Fabra quieran apropiarse del Grado de Medicina que hace años que comparten en el Parc de Salut Mar. Argumentos económicos y de excelencia en la docencia sustentan su defensa

Redacció
 
 
 
Entrada a la Unitat Docent del PSMar / UAB

Entrada a la Unitat Docent del PSMar / UAB

La carrera de Medicina siempre ha sido una de las más apreciadas y mejor valoradas tanto por los estudiantes que quieren entrar como por aquellos que la dejan atrás. Preciada por la necesidad de generar médicos pero también, y consecuentemente el valor que le dan los estudiantes, por la nota de corte que se genera. Quizás la dificultad de acceso ha hecho que a lo largo de los años se fueran generando nuevos estudios de Medicina en las diversas facultades repartidas por toda Catalunya.

Hoy por hoy, existen 8 grados: el de la Universidad de Barcelona (UB) en dos campus diferentes, el de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), uno conjunto entre la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y la UAB, el de la Universidad Rovira i Virgili en Reus (URV), el de la Universidad de Lleida (UdL), el grado de la Universidad de Girona (UdG) y, finalmente, los dos grados a precio privado en la Universidad Internacional de Catalunya (UIC) y en la Universidad de Vic (UVic-UCC).

A partir de datos consultados en la página web sobre estudios universitarios en Catalunya elaborada por l’Agència de Qualitat del Sistema Universitari de Catalunya, en el último curso registrado, que fue el de 2017-2018, se graduaron sólo en los grados públicos 875 médicos y médicas. A esta cifra se le deben sumar 104 titulados que lo hicieron por la UIC y, en un futuro cercano, los que consigan terminar el grado de los 88 matriculados por la UVic que, dado que inició su grado en 2017, aún no tiene titulados contabilizados.

Podríamos afirmar pues que cada año se gradúan 1,000 médicos y médicas sólo en la Comunidad Autónoma de Catalunya. Este último año se ofertaron a nivel del estado español sólo 6.797 plazas de Médico Interno Residente. Sólo el 44% de los médicos que este 2019 realizaron el examen MIR tuvieron la opción de elegir plaza de especialidad. Este porcentaje se debía a que había 15.475 aspirantes para 6.797 plazas. Si bien es cierto que algunos médicos realizan el MIR por segunda o tercera vez, también es cierto que hay graduados que no se presentan. El exceso de médicos por la oferta laboral que hay después, como mínimo si quieres hacerte especialista, demuestra que se ha llegado al tope de estudiantes de Medicina.

En medio de este contexto, pueden haber nuevos cambios en uno de los grados de Medicina que afectarían al programa conjunto entre la Universidad Pompeu Fabra y la Universidad Autónoma de Barcelona. En un documento elaborado por los profesores numerarios de la UAB en el Parque de Salud Mar (PSMAR), donde imparten el Grado de Medicina UAB-UPF, defienden la supervivencia del grado ante los movimientos de la UPF para crear un título propio de Medicina únicamente vinculado a la Pompeu.

En el documento, que cuenta también con el apoyo tanto del decano, Vicent Fonollosa, como de Ramon Carreras (Coordinador de la Unidad Docente de la UAB en PSMAR), afirman que «la organización y la impartición conjunta por parte de la UAB y la UPF del Grado en Medicina en lo que podemos llamar Área PSMAR – PRBB – Ciutadella es de largo la mejor opción (académica, científica, económica, biomédica, sanitaria, ciudadana) para Catalunya, para0 Barcelona y para el PSMAR, incluyendo, claro, el Hospital del Mar y l’IMIM». Desde el profesorado no entienden porque la UPF pretende apropiarse de un grado qu funciona perfectamente y que, además, tal como está es de los más pedidos de todo el estado.

Los profesores firmantes rechazan el argumento de la UPF sobre que al Hospital le iría mejor tener sólo una sola facultad pero, ante ello, aparte de negarlo rotundamente, la UAB defiende que dado que la UB quiere también situar un parque de investigación en la zona de la Ciutadella, creen que lo que tiene más sentido es que estean las tres universidades en la zona.

En este sentido el documento argumenta que «en un contexto internacional de interdependencia, y también de fuerte competencia -ambas menudo positivas y siempre inevitables- ni Catalunya, ni Barcelona ni nuestras universidades y gobiernos se pueden permitir o pueden permitir aventuras solitarias carentes de fundamentos académicos y económicos: la colaboración es necesaria y es la opción más eficiente. La colaboración es una exigencia social porque es la opción socialmente más eficiente. Las opciones académicas y sanitarias unilaterales deberían explicar con todo rigor que inversiones desean, qué rendimientos prometen y de a quien sacarían el dinero». Y es que este es otro de los problemas que el profesorado denuncia. El organismo de Universitats hoy por hoy, según la UAB, ha dado voces que quizás dejaría a la UPF hacer un grado propio. Si esto se diera, argumentan, habría un problema de liquidez para el estudiante y para el sistema. ¿Por qué? Los firmantes del documento afirman que si la UAB se llevara su dinero y viendo que Universidades asegura no tener, calculan que los alumnos deberían pagar 14.000 euros por año.

«De forma especialmente relevante, si cuantificamos las inversiones realizadas en los últimos 10 años en personal y en bienes materiales para las dos universidades (y la UAB, durante muchos más años). Es un error incomprensible que estas inversiones no se cuantifiquen y no se valoren con rigor cuando se hacen propuestas para el futuro. Nadie ha aportado pruebas de que la UPF sola habría invertido además el dinero que ha invertido la UAB». Además de argumentar de esta manera la dificultad que supondría para la UPF llevar sola la docencia del grado, en el documento también acusan a los profesores y médicos que quieren impartir de manera independiente el grado de no pensar en su universidad que «tiene muchas otras prioridades para atender, como es natural». Asimismo no entienden que «no haya ninguna documentación con valor institucional y jurídico sobre los compromisos de financiación de un hipotético Grado impartido en solitario por la UPF; compromisos, por ej., por parte de los Departamentos de Universidades y de Salud, y de la propia UPF «.

Paralelamente también manifiestan que «la UAB no puede abandonar -y menos como resultado de un proceso institucionalmente, democráticamente y técnicamente tan deficiente como el que estamos sufriendo- una institución sanitaria, académica y científica tan importante para Catalunya y Barcelona como el PSMAR».

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*