ENTREVISTA | DAVID KARVAL, PORTAVOZ DE UNIDAD CONTRA EL FASCISMO Y EL RACISMO

«Es muy peligroso decir que todo es fascismo porque debilita y difumina el objetivo de combatirlo»

"Mucha gente no ve la diferencia entre PP, C's y el fascismo, y eso es muy peligroso", asegura David Karvala, uno de los portavoces de Unitat Contra el Feixisme i el Racisme. Para él, hay que señalar y diferenciar entre qué es racismo, fascismo o islamofobia y qué no lo es. La cuestión nacional y el descontento de ciertos sectores al respecto han ayudado al fascismo a aglutinar a más gente, aunque la mayoría de personas son viejos conocidos

Sònia Calvó
 
 
 
David Karvala, uns dels portaveus d'UCFR / SÒNIA CALVÓ

David Karvala, uns dels portaveus d'UCFR / SÒNIA CALVÓ

Unidad Contra el Fascismo y el Racismo (UCFR) es una entidad que tiene como objetivo «combatir el crecimiento del fascismo y el racismo». Hace ya ocho años que se constituyeron ante la entrada de Plataforma per Catalunya (PxC) en las instituciones con 65.905 votos en las elecciones municipales de 2011, un partido que identifican como «claramente fascista». Desde entonces UCFR se han dedicado a combatir, también, la islamofobia y el racismo. Desde entonces, el fascismo no ha desaparecido, pero que PxC ya no esté en las instituciones simboliza, en parte, «una batalla ganada». Aseguran que el fascismo ya no se encuentra en las instituciones, pero sí en la calle. «Vivimos una situación complicada en la que se mezcla el fascismo con la cuestión nacional», explica uno de sus portavoces, David Karvala (Helsinki, 1959). Hablamos con él sobre agresiones fascistas, como se puede detener el aumento de la islamofobia tras los atentados de Barcelona y si se deberían permitir, o no, las manifestaciones de extrema derecha.

Desde septiembre hasta finales del año pasado, activistas contrarios a la independencia provocaron cerca de 150 incidentes violentos en Catalunya, entre ellos 80 agresiones físicas, según publicó el Anuari de Silencis Mediàtics de Mèdia.cat . Recientemente hemos visto ataques fascistas en centros y mezquitas. Hay un aumento de este tipo de agresiones e incidentes?

A partir de octubre se vio un auge de las agresiones, algunas en grandes manifestaciones como las de Sant Gervasi, el ataque a Catalunya Radio o la quema del Ateneu de Sarrià. Hay quien dice, como el fotoperiodista Jordi Borràs en el documental de TV3 ‘Arriba España’, que no hay un auge del fascismo, sino que se visibiliza más. Algunos de los fascistas que se ven actualmente no son nuevos, son caras visibles desde hace años. Lo que es nuevo, sin embargo, es que utilizan el marco de la cuestión nacional y el descontento de ciertos sectores al respecto. Yo creo que sí han conseguido aglutinar gente en su entorno que dos años atrás no tenía nada que ver con ellos. Es el caso, por ejemplo, de algunos vecinos de la calle Japó, en Nou Barris (Barcelona), contra la apertura de una mezquita. Aquí hubo un aumento de la islamofobia. Todo esto no ha salido de la nada, había gente de extrema derecha que antes se quedaba en casa despotricando que ahora sale a la calle. 

Sin embargo, en el caso de la calle Japón, muchos vecinos se bajaron del barco al ver que las manifestaciones las encabezaban miembros de extrema derecha.

Esto es, en parte, verdad. De hecho confirma un análisis que hacemos desde UCFR. Debemos señalar muy bien los fascistas que intentaban aprovechar este conflicto vecinal. Si hay dudas o confusiones entre el vecindario hay que hablar y explicar todo lo que sea necesario, pero con el fascismo no nos debemos sentar a a hablar, sino señalarlos y aislarlos. Por eso es importante distinguir y no decir que todos los vecinos que están en contra de la mezquita son fascistas, es muy peligroso etiquetar a todos en el mismo grupo. Es lo mismo que pasaba con PxC. No podemos decir que las 65.000 personas que votaron  a PxC son fascistas; la gran mayoría están engañadas para votar un partido fascista.

En el caso de la calle Japón, uno de los grupos que tuvo más presencia en las calles fue Democracia Nacional. Algunos de sus miembros incluso acabaron con órdenes de alejamiento. ¿Como definirías a Democracia Nacional (DN)?

Desde UCFR acabamos de publicar una octavilla donde decimos ‘Democracia  Nacional, fascistas de manual’. Surgen de una combinación de gente del nucleo duro del franquismo, con neonazis de la librería Europa. No es un grupo tan explícito como podría ser Amanecer Dorado pero tampoco tienen el maquillaje que tiene el Frente Nacional. Quizás Marine Le Pen puede engañar a alguien, pero DN no. Esto, en parte, es la explicación de la falta de crecimiento del fascismo a nivel estatal, ya que no han logrado alejarse de los símbolos históricos del franquismo que les permitiría venderse como algo nuevo y aglutinar nuevos sectores. Sin embargo, el entorno creado por ellos, pero también para partidos institucionales que critican el independentismo, ha propiciado una situación más fácil y cómoda para los fascistas actuales. Es lo mismo que ocurre cuando hay islamofobia institucional, que hace que los racistas se vean a sí mismos como una solución. Democracia Nacional tiene más presencia en Catalunya que la que tenían antes. Por eso también cuestionamos que una televisión pública como TV3 les diera voz en el documental ‘Arriba España’.

¿Como es que miembros de extrema derecha van a manifestaciones a favor de la unidad de España, como podría ser las de Sociedad Civil Catalana (SCC)?

Hay una combinación de diferentes factores. SCC lo funda gente de Somatemps, un grupúsculo fascista que viene de lo que era la librería Europa, gente con historia neonazi. En los actos iniciales de SCC había gente de extrema derecha pero también del PP y de Ciudadanos. Pero lo que pasa es lo que comentábamos antes, que hay un entorno en contra del independentismo donde se encuentran la extrema derecha y partidos institucionales de la derecha. Este entorno atrae la extrema derecha. Hay que decir, sin embargo, que SCC ha hecho esfuerzos internos para alejar la extrema derecha de su organización a nivel orgánico. De hecho, su fundador y presidente, Josep Ramon Bosch, ya está fuera. Ahora la extrema derecha intenta hacerse fuerte dentro de los entornos de Tabarnia porque, creo yo, que dan por perdida SCC. Hace años en las manifestaciones del 12 de octubre en la plaza Catalunya se reunían desde PxC y el Casal Tramuntana pero también miembros del PP, C’s y el PSC. Ahora intentan desmarcarse de la imagen de confluencia.

Hace un par de semanas un policía nacional agredió al fotoperiodista Jordi Borràs al grito de ‘Viva España’ y ‘Viva Franco’. ¿Crees que la sentencia será condenatoria, vista la trayectoria de otras agresiones?

No tengo demasiada confianza con el sistema judicial, no creo que tenga ganas ni capacidad de responder al problema de la extrema derecha. Lo que es interesante pero es la campaña que se hizo para conseguir pagar los gastos judiciales del proceso y donde se consiguieron más de 12.000 euros en menos de 24 horas. Esta respuesta en forma de movimiento es muy importante.

Está prevista una gran manifestación para el 9 de septiembre de grupos de extrema derecha. ¿Crees que se deberían prohibir este tipo de manifestaciones?

Nuestra preocupación es, por la información que tenemos, que participará gente de Democracia Nacional, PxC, Somatemps y otros grupos similares. Intentan plantearlo como una manifestación sin etiquetas con la idea de aglutinar el máximo de gente. Es interesante que en esta ocasión también es en contra de Pedro Sánchez, por lo tanto entendemos que el PSC en esta ocasión no se manifiestará, como lo ha hecho otras veces, por lo tanto la manifestación se limitará a gente más a la derecha. Desde UCFR no pedimos que se prohíban ni que se repriman estas manifestaciones, pero sí condenamos la impunidad y el hecho de facilitar manifestaciones de la extrema derecha. La clave es la respuesta popular. Hay gente que tiene dudas sobre si se debe hacer una contra manifestación, por eso haremos un acto político pocos días antes. Pero también haremos una cadena humana en el Paralelo el mismo día para apostar por la convivencia y en contra del fascismo.

Pero el Paralelo es el mismo lugar donde convocan la manifestación…

Sí, también convocan al Paralelo. Pedimos que nos cedan el espacio a nosotros para hacer una cadena humana. Si esto implica que su manifestación no se celebre o se desplace a la Zona Franca, pues será un paso adelante. Si no nos ceden el espacio para hacer una cadena humana y lleva adelante la manifestación fascista, tendremos que hacer algún acto simbólico cerca. No buscamos el acercamiento físico, pero sí queremos levantar la voz y decir que no queremos que haya fascistas por el Paralelo. Queremos que nuestra cadena humana sea lo más amplia posible. Pero insisto en que no buscamos peleas y sabemos que habrá Mossos en medio. Cualquiera que se oponga al fascismo se puede sentir cómodo en nuestras acciones.

Pronto hará un año de los atentados del 17-A en Barcelona. ¿Desde entonces, se ha notado un aumento de la islamofobia?

La amenaza de fortalecimiento extremo de la islamofobia estaba. Desde el 11 de septiembre que vemos como los atentados provocan un aumento de la islamofobia. No es que el atentado aumente la islamofobia, es la respuesta amplia de los medios y de algunos partidos que dicen «el atentado representa el Islam». Esto es lo que alimenta la islamofobia. El atentado es condenable, obviamente, pero no hay que olvidar que ha sido perpetrado por un pequeño grupo de personas. En cambio, la islamofobia afectará a toda la comunidad islámica. Los movimientos sociales hicieron muy bien en intervenir en una manifestación convocada por las autoridades pocos días después de los atentados en Barcelona para intentar detener y criticar la islamofobia. Hay que cambiar el discurso, señalar el negocio del comercio de armas y la participación de la monarquía. Aquella manifestación fue un éxito precisamente por eso, para hacer un cambio de discurso. También es una muestra de todo el trabajo realizado desde hace años, desde Aturem la guerra en el 2001. Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer. Sólo hay que ver algunos de los discursos de Albiol o del PP…

Discursos como el de Pablo Casado o Albert Rivera aumentan el racismo?

Son muy peligrosos. Es un poco como la reacción de Sarkozy en Francia. En vez de luchar contra el racismo lo que provoca es un fortalecimiento del fascismo. Sin embargo, es importante no confundir que con un tuit Casado no se destapa como fascista, es de la derecha del PP, un partido institucional de derechas. Por eso es muy importante identificar qué es fascismo y qué no lo es. Con el racismo es más difundido. Pero si vas en contra de todo y dices que todo es fascismo lo que provocas es que se difumine y debilite el objetivo.

¿Dónde está la línea entre lo que es y lo que no es fascismo?

En términos de fascismo, son las organizaciones que intentan construir movimiento con el objetivo de acabar totalmente con la democracia que tenemos o con organizaciones independientes como el movimiento obrero… Históricamente hay una diferencia entre la derecha conservadora de los años 20 y 30 y el nazismo. Con unos había racismo, pero existían los sindicatos y los partidos de izquierdas, la gente judía sufría el antisemitismo pero no sufría el holocausto. Actualmente mucha gente de izquierda no ve la diferencia entre PP,  C’s  y el fascismo, pero es como si dijéramos que el PSOE es una amenaza de comunismo. Es muy peligrosa la idea de que todo es fascismo, porque debilita. Por eso tenemos que aprender de la historia.

El objetivo de UCFR es «combatir el fascismo y el racismo». ¿Cómo se hace?

El fascismo es algo muy específico que se ha de señalar y combatir. El racismo tiene muchas más formas y es más difundido. Ante el fascismo es necesario que todo el mundo vea que es una amenaza para casi todos: la gente racializada, LGTBI y sindicalistas de izquierdas, etc. Casi todo el mundo lo ha sufrido, salvo una pequeña minoría. Esto se debe difundir y dar a conocer. Lo más importante es la movilización en la calle. Si se deja que los fascistas se manifiesten, pueden aglutinar a más gente y coger confianza que se puede acabar traduciéndose en agresiones. Ante el racismo… es un espacio mucho más amplio y hay diferentes movimientos y colectivo que lo trabajan, además de UCFR. Hay que luchar en contra de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), defender la gente migrante, tumbar los discursos islamófobos, trabajar desde las diferentes entidades, crear red…

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*