El primer Congreso por la Vivienda en Catalunya, un encuentro para crear un frente común contra los especuladores

La cita, el 16 y 17 de noviembre, juntará más de 500 personas de 70 entidades de todo el territorio para establecer mecanismos y estrategias para hacer frente a la crisis de la vivienda, más allá de detener desahucios: "no podemos limitarnos a poner parches a una hemorragia que ya es mortal "

Sandra Vicente
 
 
 
Roda de premsa de la presentació del primer Congrés de l'Habitatge | Sandra Vicente

Roda de premsa de la presentació del primer Congrés de l'Habitatge | Sandra Vicente

El próximo 16 de noviembre se celebrará en Barcelona el primer Congreso de la Vivienda catalán, que agrupará alrededor de 500 personas de más de 70 entidades por el derecho a la vivienda del territorio catalán para afrontar estrategias comunes y hacer frente a los desahucios y la especulación inmobiliaria. Este encuentro, que tendrá lugar en la Nau Bostik de Barcelona, ​​pretende «estar a la altura del momento histórico», explicó Claudia Ruscalleda, portavoz del Congreso. El encuentro es una «buena y mala noticia: buena para las clases populares y mala para los enemigos que se han acostumbrado a abusar de nuestra gente, a encontrarla sin armas y sola», apuntó Ruscalleda.

El Congreso, pues, será un espacio de encuentro para que diferentes entidades que trabajan diariamente en la defensa del derecho a la vivienda se organicen, se ponga el foco en los «enemigos que podemos confrontar juntos» y se pongan bases para la cooperación en todo el territorio. En base a sesiones plenarias que tratarán sobre las preocupaciones o demandas de entidades como la PAH, los Sindicatos de inquilinos o los grupos de defensa de las vivienda de los barrios, se discutirán medidas para «poder levantar un muro popular de punta a punta del país «, explicó Ruscalleda, quien ha añadido que» no nos podemos levantar cada mañana parando desahucios, no podemos resignarnos a enviar a los nuestros a las mesas de emergencia. No podemos poner parches a una hemorragia mortal: la solución al problema de la vivienda pasa por una transformación estructural».

Una de las quejas comunes entre todas las entidades del territorio es que no se respete la ley 24/2015, según la cual se debe ofrecer siempre una alternativa habitacional ante un desahucio. «Las entidades estamos supliendo la administración que no hace política y no defiende el derecho a la vivienda. Si no defienden ni las leyes que ya existen, que están siendo vulneradas por jueces, ¿cómo van a crear leyes nuevas?», se pregunta Elena Martín, del Sindicato de Vivienda del Raval.

«Los especuladores tienen barra libre», ha criticado Juanjo Ramón, portavoz de la PAH de Barcelona, ​​quien ha recordado que en Catalunya se ejecutan el 25% de los desahucios de España, liderando así «el ranking de la vergüenza». La solución, según dicen, es la organización: «sólo el pueblo salva al pueblo». Y en este sentido, Jaime Palomera, del Sindicato de Inquilinos, recordó a Juan Pastor, de la PAH de Santa Coloma, quien fue detenido el pasado lunes por haber parado un desahucio hace dos semanas. «La ciudadanía empoderada es una amenaza para los especuladores: se quiere criminalizar el movimiento por el derecho a la vivienda, pero la respuesta cada día crece. Hemos perdido el miedo: pueden reprimirnos todo lo que quieran, pero no encarcelarán la libertad ni el derecho a luchar por lo que es nuestro», dijo Palomera.

En esta línea, el portavoz del Sindicato de inquilinos expresó que «hay mucha gente que se sorprende por la represión de los Mossos de los últimos, días pero dentro del mundo de la vivienda ya nos los conocemos. Nos están tirando cada día a los antidisturbios y detrás de eso hay una causa política y una consejería de Interior ineficiente que no respeta el derecho a protesta». Así, la rueda de prensa, ha acabado con un parlamento por parte de la PAH de Santa Coloma que ha criticado que el Govern de la Generalitat «tenga la poca vergüenza de decir que defiende los derechos civiles y los derechos internacionales para la vivienda pero después envíe la policía a reprimirnos y encarcele a los nuestros».

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*