Crítica de cine: ‘Mientras dure la guerra’

Dicen que las buenas películas históricas tratan de la actualidad y la de Amenábar no es ninguna excepción. Y es que las dos Españas parece que todavía no están muertas y enterradas

Jaume Cela
 
 
Un fotograma de 'Mientras dure la guerra'

Un fotograma de 'Mientras dure la guerra'

Cuando supe que se estrenaba Mientras dure la guerra, dirigida por Alejandro Amenábar, me pasó como con la famosa magdalena de Proust. Cerré los ojos y me vi sentado de cualquier manera -de ahí, quizás, los dolores de espalda del presente- y con un lápiz en la mano remarcando las frases que me llamaban la atención los libros de don Miguel, un intelectual de dimensiones gigantescas y muy polémico, como se espera de alguien que hace del pensamiento y de la escritura el sentido de su vida, aunque sea trágico. Pero con Unamuno me pasa lo mismo que con la mayoría de libros que he leído: no recuerdo casi nada de su contenido pero tengo una idea muy clara del momento de la lectura. Se impone volverlo a leer, claro, y ver si con este acto desvelo lo que me quedó de las primeras lecturas en mi interior.

La pandilla de aquellos tiempos tan añorados leíamos Unamuno con el mismo descaro que nos pasábamos las noches contándonos los sueños con la obra de Freud al lado. ¿Qué debíamos entender de la obra unamuniana? Poca cosa, estoy seguro, quizás tan poco como me puede pasar en el presente si me decido a releer alguno de sus libros. Quizás Amor y pedagogía. Quizás Del sentimiento trágico de la vida. Quizás NieblaLa tía Tula. O tal vez sus poemas, sobre todo el magnífico texto que dedica al Cristo de Velázquez. Algunos fragmentos de este poema los había leído con solemnidad a los chicos y chicas del Camp de la Bota cuando me estrenaba como aprendiz de maestro.

Por todo esto y aún por más cosas me faltó tiempo para ir a ver la película de Amenábar.

Comienza en el momento que las tropas golpistas entran en la plaza Mayor de Salamanca y leen el texto que anuncia que ha comenzado el golpe de estado (y aquello sí que fue un golpe de estado). Unamuno medio lo celebra, al considerar que se debe enderezar la política republicana y él, un republicano convencido, se ha sentido traicionado por el gobierno. El sabio tenía muchas cualidades, pero la modestia no figuraba entre ellas.

Seguimos las peripecias trágicas y dramáticas del pensador, sus conversaciones con las hijas y, sobre todo, con los dos amigos que murieron asesinados por las fuerzas rebeldes, el protestante Atiliano Coco y el arabista Salvador Vila.

El sabio no les puede evitar la muerte y el poder fascista le engaña, como tampoco mueve pieza ante la demanda de la mujer del alcalde socialista de Salamanca que murió fusilado pocos días después del alzamiento militar. Descubrimos un hombre que duda, que no sabe qué camino debe seguir, que ve que aquella luz inicial está oscureciendo y que las tropas rebeldes cometen todo tipo de crímenes.
Por lo tanto, la figura de Unamuno es el centro de la película, una historia que ilustra el papel y el compromiso que puede tener un intelectual cuando van mal. Al final de todo, y esta es la mejor secuencia de la película, el enfrentamiento en la universidad con el general Millán Astray y su famoso «viva la muerte» (cabe destacar las interpretaciones de Karra Elejalde y de Eduard Fernández). Unamuno escribe cuatro líneas y habla en el acto y se la juega. Suerte tuvo de la mano que le ofreció doña Carmen Polo, que presidía el acto. Poco después murió de un ataque al corazón.

Un hombre que vive el desengaño y que deja de creer en tirios y troyanos para descubrir que está solo y que la inteligencia no le ha servido para casi nada.

Pero también tenemos otro hilo argumental, y es seguir las peripecias que arranca Franco ayudado por su hermano y por Millán-Astray para acabar atesorando todo el poder a pesar de la tímida oposición de algún general que conoce demasiado bien a quien se convertirá en uno de los dictadores más duros del panorama mundial.

Dicen que las buenas películas históricas tratan de la actualidad y la de Amenábar no es ninguna excepción. Sólo hay que ver la discusión en pleno campo entre el rector de la universidad y su amigo Villa, discusión que la cámara sigue y se va alejando hasta que sólo quedan los gestos y el sonido amortiguado de algunas palabras. Y es que las dos Españas, aquellas que según Machado debían helarte el corazón, parece que todavía no están muertas y enterradas.

Hay un momento especialmente simbólico, y es cuando vemos al joven Unamuno adormecido entre las piernas de su mujer, en pleno campo y con un libro abierto en las manos. Quizás con esta escena bucólica Amenábar nos quiere decir que pocas cosas hay en la vida más valiosas que alguien que amas y que te ama acoja tu cabeza en su regazo. El pensamiento bien protegido por la ternura.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*