Manuela Carmena: “Barcelona se debe abrir al mar de los tiempos convulsos que vendrán”

La exalcaldesa de Madrid, tercera pregonera mujer consecutiva de las fiestas de la Mercè, ha abierto las fiestas con un discurso breve y en el que evitó hacer referencias directas a la situación política catalana, en un pregón marcado por la ausencia del concejal Joaquím Forn

Sandra Vicente
 
 
 
Manuela Carmena, durant el pregó de la Mercè 2019 | Betevé

Manuela Carmena, durant el pregó de la Mercè 2019 | Betevé

La ex alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha sido la pregonera elegida por el consistorio de Ada Colau en las primeras fiestas de la Mercè tras la reválida de los Comunes. Colau ha definido a Carmena como una mujer “fuerte y tierna, que no tiene que demostrar nada a nadie y en lugar de jubilarse tranquilamente, decidió aceptar la alcaldía en un momento difícil”. La alcaldesa de Barcelona ha reivindicado el “diálogo” que se dio entre las dos capitales cuando ambas mujeres coincidieron al frente de los respectivos consistorios, “cuando parecía que la alta política hacía imposible el entendimiento”.

Una vez en el atril, Carmena ha tomado la palabra, durante unos breves momentos en catalán, para dar el pistoletazo de salida la fiesta. “No me conoces. No soy de aquí y me he de presentar”, dijo a los asistentes. “Soy madrileña por los cuatro costados”, ha afirmado, antes de reivindicar el “entendimiento entre las dos ciudades” y agradecer que “me permitáis presentar las fiestas”. Unas fiestas que ha definido como “campeonas de la humanidad” en un contexto de “crueldad mundial”, haciendo referencia a las crisis migratorias.

Echando la vista atrás, Carmena ha recordado la Barcelona de los años 60, en la que vivió durante dos años, huyendo de la represión franquista, por la que fue expulsada de la universidad de Madrid. “Conocí y participé de la lucha de esta ciudad para ser más justa”, rememoró. Carmena ha tenido palabras para los barrios y los habitantes de las chabolas del barrio de la Bomba y para su trabajo como abogada de los represaliados del franquismo en la capital catalana.

“Vecinos, vecinas, visitantes, turistas y transeúntes”, ha sido el estribillo con el que Carmena comenzaba a menudo sus frases, dirigiéndose a los habitantes de Barcelona. “Las ciudades deben reencontrarse con ellas mismas”, afirmó antes de hacer referencias a la campaña ‘Parlem’, en 2016, que se dio entre las dos ciudades. “¿Cuántos carteles de estos hubiéramos necesitado?. Son verbos que representan la esencia de la democracia”.

“Barcelona se ha abierto al mar, pero ahora debe abrirse a otro mar, al de las olas desordenadas de los tiempos convulsos que vendrán”, apuntó Carmena, justo después de hacer una oda al diálogo y defender y reivindicar la lengua catalana, durante sus últimos momentos del discurso del pregón de la Mercè, en referencia implícita a la situación política catalana.

La alcaldesa de Barcelona, ​​que ha abierto el acto, poco antes de dar la palabra a Carmena, afirmó que “no hablaremos de la política institucional”, pero ha recordado la “triste ausencia” de Joaquim Forn, de quien una fotografía guardaba una de las sillas que, como concejal electo, le hubieran correspondido. “No es malo que haya diversidad de opinión”, opinó Colau, tras recordar la ausencia también de los demás presos políticos y los activistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, quien hace exactamente dos años se manifestaban en la Conselleria de Economía y para quienes Colau sí tuvo palabras directas, no así como Carmena.
Precisamente la declaración de la ex alcaldesa de Madrid, que afirmó que los líderes del 1O “no son presos políticos”, ha sido uno de los principales motivos que han levantado el rechazo de parte de la sociedad civil y partidos de la oposición. Así lo han demostrado los silbidos y gritos de los cientos de personas que se han concentrado en la plaza Sant Jaume y que llegaban a oirse desde el Saló de Cent del Ayuntamiento.
Antes de terminar el acto -que ha sido sustancialmente más breve de lo que suele serlo- tanto Colau como Carmena han tenido palabras para la “fosa del Mediterráneo”. La de Barcelona ha destacado la presencia de miembros del colectivo Open Arms, así como también ha tenido palabras para la semana por el clima y para la “Barcelona mestiza” en relación al cartel de este año, como un grito a rebajar “la blanquitud de este tipos de actos”. Poco antes de dar el disparo de salida de las fiestas, Colau ha recordado la revuelta feminista que, asegura, “se ha convertido en insignia de la ciudad” y ha hecho un llamamiento a que “ojalá no haga falta denunciar nada durante estas fiestas “.

Deixa un comentari

No publicarem la teva adreça de correu.


*