Los proyectos de retorno de menores: no son niños peligrosos sino niños en peligro

Últimamente hablamos de diversos proyectos de retorno "asistido" para menores migrantes, pero no tenemos en cuenta que el retorno siempre es vivido como un fracaso. Así, no se da un escenario en que el retornado es acogido por su família y come perdices. Sino que se pasa por un proceso traumático en el que la mayoría vuelve a migrar, desconfiando esta vez del sistema de protección, incidiendo peligrosamente en su salud mental

Núria Empez
 
 
Menors no Acompanyats al CRAE La Purísima

Menors no Acompanyats al CRAE La Purísima

Últimamente nos hemos hecho eco de diferentes propuestas de retorno de jóvenes que han migrado solos y se encuentran en situación de desamparo, a sus países de origen. Hablaban de diferentes formatos, como el proyecto Al Amal, que entre sus objetivos contempla el «retorno voluntario» y que nos recuerda una copia del ya fracasado Catalunya – Magreb, o las palabras del teniente de Alcalde Albert Batlle que habla de retorno “asistido” para los niños que se encuentren en situación de calle. Todo esto no es nada nuevo, y nos muestra que los niños no son bienvenidos, que prima su visión de extranjeros en situación irregular, a la de menores en desamparo a los que hay que proteger. Que tenemos una lectura inversa en la que vemos “niños peligrosos” cuando son niños en peligro.

En septiembre de 2006, se puso en marcha un programa de “retorno voluntario” para menores no acompañados, llamado Catalunya-Magreb y cofinanciado por la Secretaría de Inmigración y de gestión privada por algunas asociaciones como Gedi Consop, Casal del Raval y La Torna. En 2009 el proyecto recibió un presupuesto total de 3.545.584 €, que aportaban entre la Unión Europea, la Agencia Catalana de Cooperación y Desarrollo, y Bienestar Social de la Generalitat de Catalunya. El programa constaba de tres ejes, la creación de un centro residencial para chicos que quisieran devolver a Marruecos; la creación de talleres formativos pre-laborales; cursos de formación ocupacionales vinculados con convenios de prácticas con empresarios catalanes afincados en Tánger y seguimiento y acompañamiento de los niños y las familias que formaran parte del programa.

En marzo de 2012 el Gobierno de Catalunya decidió clausurar el Programa, dejando en la calle y sin finalizar sus estudios, a cerca de 170 alumnos, y desatendidas cerca de 700 familias de los barrios más precarios de la ciudad de Tánger. Fueron despedidas cerca de 25 personas profesionales de Marruecos, formadas por el Programa y que cumplían niveles deontológicos visados ​​por el proyecto europeo. El Consejero Josep Cleries dio órdenes explícitas para finalizar las acciones antes del día 30 de junio de 2012.

Los equipamientos y archivos del Programa, justificantes, ordenadores, vehículos, material de formación y otros equipamientos quedaron encerrados en el edificio cedido por Marruecos, a pesar de los intentos para que la parte catalana asumiera la responsabilidad. A fecha 31 de diciembre de 2014, aquel material continuaba intacto en aquellas instalaciones. Las empresas colaboradoras, anteriormente visitadas por representantes del Gobierno de Catalunya, quedaron desatendidas y sin comunicación sobre los aprendices alumnos contratados en prácticas.

A fecha de abril de 2015, el Ministerio de Juventud de Marruecos, ante la inasistencia de la parte catalana, ocupó las oficinas y trasladó la documentación y equipamientos a un almacén. La propia Consejería constató el “fracaso del programa”. Nunca se ha hecho ninguna auditoría ni rendición de cuentas sobre qué pasó con el dinero público destinado. Actualmente, se está gestando y se quiere poner en marcha el mismo programa que no funcionó, con los mismos objetivos bajo otro nombre: Proyecto Al Amal.

Es importante que hagamos memoria sobre los efectos negativos que tuvo el Programa Catalunya-Magreb sobre los chicos; por un lado creó un efecto perverso, ya que para tener derecho a un recurso en Tánger primero se debía haber migrado a Catalunya; como ya se demostró en su momento no había chicos candidatos a volver voluntariamente y se añadieron una serie de presiones a los chicos para aceptar, amenazándolos a ellos y a sus familias; sólo fueron 34 los que fueron devueltos y fomentó la re-migración, ya que algunos de los chicos volvieron a poner en peligro su vida para volver a la península y provocó fugas masivas de los centros por miedo a ser repatriados, fomentando que quedaran en situación de calle o deambulando entre diferentes comunidades autónomas (sobre todo Asturias, País Vasco y Madrid).
Por otra parte, se aterrizó en Marruecos sin conocimiento del país ni de su tejido social, en un momento en que también lo hicieron otras CCAA, como Madrid con programas similares, sin coordinación entre ellas. Supuso la creación de una seta en Tanger (no todos los chicos son de allí) sin conocimiento, ni coordinación. No ha existido una auditoría ni una rendición de cuentas de lo que supuso el Catalunya – Magreb, a nivel económico ni de consecución de objetivos como recoge la Ley de transparencia, exigida a la cooperación internacional.
Ahora, yo me pregunto, si el objetivo de los programas de retorno es el interés superior del menor, está claro que han fracasado estrepitosamente en su objetivo, ya que una vez un chico ha migrado, el retorno siempre es vivido por él y por los sus familiares y entorno como un fracaso. Así, no se da un escenario en el que el chico es devuelto, es acogido por su familia y come perdices. Sino que pasa por un proceso traumático de fracaso en que la mayoría vuelve a migrar, desconfiando esta vez del sistema de protección, incidiendo peligrosamente en su salud mental, y con un entorno y unas familias que difícilmente están preparadas para sostener este retorno a nivel emocional.

Si somos más mal pensados ​​y el objetivo oculto es que no vengan a Catalunya o que no ocupen plazas en los centros de menores, podríamos decir que en parte se logró, ya que cualquier programa de retorno provoca pánico en los chicos y fugas masivas de los centros de chicos que quedan deambulando fuera del sistema. Como sociedad y a largo plazo es algo que no deberíamos permitir.

La situación actual es mucho más preocupante que la de 2005, por la precariedad de la mayoría de los recursos residenciales, la falta de formación de algunos profesionales que están atendiendo en los centros, el aumento de chicos en situación de desamparo y las ratios en los centros de acogida y de atención integral. Que hace prever una catástrofe en materia de derechos humanos y de protección de la infancia si se inician programas de retorno. Esto sin entrar en el sistema legal, ya que muchos retornos se hicieron sin garantías y sin cumplir la legalidad, lo que incidió en la parada de este tipo de programas en Catalunya y Madrid.

Falta intentar ponernos en la piel de los adolescentes y también ver qué trato daríamos a estos chicos si fueran catalanes. ¿Quién velaría por la idoneidad y capacidad de estas familias para hacerse cargo del chico? Una vez el chico fuera devuelto, ¿quién garantizaría que la familia cumple su papel protector? Como ocurriría con un chico de territorio devuelto a la familia. Los medios de comunicación nos bombardean con una imagen de saturación, de chicos peligrosos, cuando con datos del Ministerio del interior del 2019, publicados por ACCEM, los menores migrados sólo suponen un 0’2% de la población nacional, y lejos de saturar el sistema de protección al menor, han puesto en evidencia un sistema que ya estaba en quiebra, y que debe preocuparnos porque los jóvenes son el futuro y porque como decía Tessier, “abandonar a niños en la calle es como colocar bombas de efecto retardado en el corazón de las ciudades”.

Actualmente se está haciendo una instrumentalización preocupante de la cooperación internacional, que pasa por utilizar la cooperación en arias como el control de los flujos migratorios, y sin una transparencia en su gestión y resultados.

Núria Empez
Sobre Núria Empez

Dra. Antropologia Social i Cultural Educadora Social i membre del col·lectiu Hourria @hourria_col Més articles

Deixa un comentari

No publicarem la teva adreça de correu.


*