Jordi Pina : “El Ministerio Fiscal no ha sido capaz de probar una breve violencia”

La penúltima jornada del Juicio del Procés antes de que quede visto para sentencia es el turno del alegato final de las defensas. El primer turno ha sido para el abogado de Junqueras y Romeva, Andreu Van den Eynde

Ter García | Sandra Vicente
 
 

En la penúltima jornada del Juicio del Procés antes de que quede visto para sentencia han sido las defensas de los acusados las que han hecho sus últimos alegatos. Empezando con la defensa de Oriol Junqueras i Raül Romeva, Andreu Van den Eynde ha denunciado la que considera ha sido una “investigación política” y ha emitido quejas sobre un proceso que, según el abogado, se ha centrado en “simbolismos”. Sus palabras hacen referencia a los hechos del 20 de Septiembre, a las concentraciones ante la sede de Economía.

De esa jornada denuncia que las acusaciones se centraron, por ejemplo, en los coches de la Guardia Civil: “son simbólicos, pero lo que no lo son son los 40,000 manifestantes, ninguno de ellos herido, o que no se sustrajera ningún arma de los vehículos”. También se ha hecho referencia a las declaraciones “sesgadas” de algunos de los protagonistas de las jornadas, como la letrada que tuvo que salir de la sede por el tejado: “no puede ser que declare que oyera desde dentro a Carme Forcadell, que ni siquiera habló. La secretaria judicial hizo un relato de terror de ese día y los hechos le contradicen”.

Esta crónica es una colaboración con El Salto. Léela completa aquí 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*