Un Sónar de música urbana, global y de género

Hace 25 años habría sido difícil imaginar que el Sónar, un ‘encuentro de músicas avanzadas’ en su origen, hubiera incluido tanto rap, reguetón y sonidos afrocaribeños en su programación. Esta es una disección impura de un Sónar 2019 excepcionalmente en julio (18-20)

Vicenç Batalla
 
 
 
ARXIU | El porto-riqueny Bad Bunny, nova estrella del reggaeton i un dels caps de cartell del Sónar 2019 que ha desconcertat alguns

ARXIU | El porto-riqueny Bad Bunny, nova estrella del reggaeton i un dels caps de cartell del Sónar 2019 que ha desconcertat alguns

Hace 25 años habría sido difícil imaginar que el Sónar, un ‘encuentro de músicas avanzadas’ en su origen, hubiera incluido tanto rap, reguetón y sonidos afrocaribeños en su programación o que hubiera hecho venir artistas de Uganda, Kenia o Puerto Rico. Y que, además de la tecnología, se convirtiera en un espacio para cuestionar el género. La inteligencia artificial es uno de los ejes en esta vigésimo sexta edición del congreso paralelo Sónar+D, con esperadas y atractivas actuaciones.

Pero lo que llama más la atención es que el festival, ahora propiedad del fondo de inversión norteamericano Providence aunque con la misma estructura directiva, haya sabido adaptarse a estos nuevos tiempos millennials de cultura urbana, redes sociales y mundo globalizado. Con una juventud en Barcelona, Madrid, Berlín, Buenos Aires, Durban o Estambul que a veces tiene más cosas en común entre ello·a·s que con el poder que los gobierna. Esta es una disección impura de un Sónar 2019 excepcionalmente en julio (18-20).

Lee la crónica completa en París/BCN…

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*