Un servicio imprescindible

A pesar de que años atrás las necesidades de cuidados de niños y niñas ya existían, quedaban cubiertas por otros familiares o vínculos entre amigos y vecinos. Hoy vivimos en una sociedad más individualizada y con una gran diversidad de tipología de famílias que hace más necesario fomentar y potenciar la creación de redes de ayuda mútua

Eva Cruells
 
 
Closeup rear view portrait of cute little girl preschooler posing outdoor with pink backpack against blurred building. Happy kid toodler girl walking after learning school lessons. People, education

Closeup rear view portrait of cute little girl preschooler posing outdoor with pink backpack against blurred building. Happy kid toodler girl walking after learning school lessons. People, education

El apoyo a las familias es una de las políticas sociales menos desarrollada. De hecho, hemos asistido al desguace del incipiente estado del bienestar y, actualmente, las políticas familiares no son, de forma evidente, una prioridad.

La diversidad familiar es una realidad social no suficientemente reconocida y de ahí derivan necesidades que piden respuesta a situaciones muy diversas. Familias monoparentales, numerosas, enlazadas, adoptivas, de acogida… La familia es una de las instituciones más importantes y con más continuidad de nuestra historia y, al mismo tiempo, es una de las más sensibles a los cambios sociales, políticos y económicos.

Hace 34 años se creó el Servicio de familias colaboradoras (SFC) que depende del Ayuntamiento de Barcelona y actualmente gestionado por Fundación Surt. El objetivo del servicio es resolver las dificultades por las que pasan algunas familias que ven limitada su capacidad de cuidado y atención de sus hijos e hijas en un momento determinado, ya sea por motivos de conciliación laboral, formativos, de salud física o psicológica. Desde su creación, el Servicio ha llevado a cabo un gran número de colaboraciones, cada vez más necesarias, sobre todo para situaciones de falta de red de apoyo familiar y social.

El Servicio de Familias Colaboradoras es un recurso preventivo que pone en contacto familias con dificultades y personas dispuestas a apoyarlos durante un período acotado en el tiempo. Estas personas voluntarias son validadas previamente por el equipo técnico del servicio antes de formar parte del Banco de familias.

Pese años atrás las necesidades de cuidado de los niños ya existían, estas quedaban cubiertas por otros familiares o por los vínculos que se establecían entre amigos y vecinos. Hoy día vivimos en una sociedad más individualizada y con una gran diversidad de tipología de familias (madres migradas sin apoyo familiar, familias monomarentales, familias con dificultades para conciliar la vida familiar con la laboral…) este hecho hace más necesario fomentar y potenciar la creación de redes de ayuda mutua.

Para poder dar más cobertura a las demandas recibidas es necesario tomar conciencia de que en la ciudad de Barcelona hay muchas familias con dificultades para gestionar el cuidado de sus hijos e hijas. Actualmente el el SFC cuenta con 92 familias colaboradoras que durante 2018 pudieron atender 65 niños de las 156 demandas recibidas. En este sentido, es necesario ampliar el Banco de Familias Colaboradoras, para poder llevar a cabo un encaje a medida y poder cubrir las máximas demandas posibles. Y es esta voluntad de las personas, de este apoyo a las familias y sus necesidades que este es un servicio imprescindible.
Eva Cruells
Sobre Eva Cruells

Cap d’Empoderament Personal de Fundació Surt Más artículos

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*