Un bulo de Whatsapp que asegura que en Barcelona «se dan papeles» satura la oficina de extranjería

Un vídeo distribuído a través de Whatsapp y redes sociales provocó que centenares de personas acudieran a la capital catalana, incluso desde diversos puntos del Estado español, para conseguir permisos de residencia. La delegación de gobierno asegura que el bulo está controlado y que Mossos y Policía Nacional ya investigan el origen del vídeo

Sandra Vicente
 
 
 
Personas migradas, acabadas de llegar a Barcelona, en un centro de primera acogida | Sandra Vicente

Personas migradas, acabadas de llegar a Barcelona, en un centro de primera acogida | Sandra Vicente

Las colas son habituales las oficinas de extranjería, ya que es donde se ofrecen las citas previas para las entrevistas de residencia o los permisos de asilo, por lo que es frecuente que decenas de personas pasen incluso la noche al raso para asegurarse de ser atendidas. Pero el pasado lunes, en Barcelona, la aglomeración de personas llegó a centenares de personas. Reclamaban “papeles”.

La obtención de los permisos de residencia requiere de un largo proceso; hasta las citas para las entrevistas de asilo son muy cotizadas, tanto que se pueden llegar a dar turno para un año vista. Por ello, que llegaran tantas personas buscando directamente la residencia era una “locura”, tal como relata una abogada relacionada con trámites migratorios que presenció la escena en la Oficina de Extranjería.

“Venían, no sólo de Barcelona, sinó de muchísimos lugares del Estado español como Algeciras o Castilla, gastándose un dinero que no tienen en viajar toda la noche para llegar a Barcelona por la mañana”, cuenta. Y todo ello para nada, pues evidentemente se trata de un ‘bulo’ muy “burdo”, tal como lo definen desde El Espacio del Inmigrante de Barcelona.

Toda la invención surgió de un video enviado a través de redes sociales, principalmente de Whatsapp, en que se aseguraba que en la Oficina de Passeig de Sant Joan de Barcelona se daban papeles para el permiso de residencia sin más requisito que tomar un número y esperar. Según fuentes del Ministerio de Política Territorial -del cual dependen las oficinas de extranjería- las personas migradas enseñaron a los trabajadores el vídeo en cuestión, reclamando lo que -creían- les pertocaba.

A pesar de la gran concentración de personas, “no se impidió el normal funcionamiento de la Oficina aquel día”, dicen desde la Delegación de Gobierno en Barcelona. Pero sí se destaca la “tensión en el ambiente, porque las barreras linguísticas y la desesperación de centenares de personas que han pasado auténticos infiernos se transformaba en rabia y en enfado cuando les explicabas que aquello que se les explicaba en el vídeo era mentira”, apunta la abogada.

Desconcertados, los trabajadores de la Oficina llamaron a los Mossos d’Esquadra, poco antes de las 8 de la mañana, para que se personaran en el lugar y ayudaran a organizar y poner orden entre los concentrados. Y es que el personal estaba preocupado ante tal presencia de personas; “no es habitual tener a tanta gente aquí”, reconocen desde la Delegación. Explican, así mismo, que se les explicó el normal funcionamiento de la burocracia para obtener la regulación y se les derivó a las instancias pertinentes.

Silencio entre el barullo

A pesar del “caos” que reinó el lunes en la Oficina de Extranjería -que según fuentes de la Delegación fue disminuyendo cada día hasta llegar a la “total normalidad” el jueves- ninguna administración, organización, ni medio de comunicación se ha hecho eco de este bulo. Desde el Espacio del Inmigrante, tras conocer los hechos, han declarado que esta invención forma parte del “drama de la precariedad, del abuso y de la mentira”.

Destacan que las conidicones de vulnerabilidad que se destilan de una ley de extranjería “injusta” promueven que se haga “negocio de la irregularidad”, dicen, en referencia a otro bulo, que surgió el año pasado, según el cual se podían obtener citas para renovar los papeles más rápido si se hacía a través de locutorios, pagando -eso sí- una suma de dinero. Estas mentiras, dicen, “buscan generar saturación de la administración y transmitir una sensación de corrupciós de los servicios”. Finalmente, aseguran, estas mentiras sólo causan “desconfianza”.

Y es que para muchas de las personas que han llegado de los puntos más alejados del estado, este bulo puede haber puesto en serio peligro su sustentabilidad económica. “Sin papeles no pueden trabajar, y aquí, definitivamente no los han conseguido”, dice la abogada, recordando que para muchas de las personas que han sido engañadas, el traslado ha costado un dinero que no tenían. Además, es posible que haya retrasado su proceso de regularización, dice, “porque en lugares más pequeños puede llegar a ser más fácil obtener permisos y empleos que en una gran ciudad que recibe muchas solicitudes”, asegura.

Así como en el rumor sobre los locutorios había un fin económico evidente detrás de la mentira, el fin tras el bulo sobre los papeles en Barcelona todavía no está claro. “Podría venir de organizaciones xenófobas que buscan derivar a los migrantes a otras comunidades”, especula la abogada. De momento, poco se sabe sobre este vídeo. Según la Delegación de Gobierno en Barcelona, ya se ha procedido a retirarlo de redes sociales como Facebook y Twitter y se ha pedido que no se difunda vía whatsapp. Ahora, Mossos d’Esquadra y Policía Nacional investigan el origen de este vídeo, todavía sin resultados, según las fuentes consultadas.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*