Análisis Plural

Torra convoca una “marcha” por la “causa justa de la independencia”


El presidente de la Generalitat vincula la "causa" de Cataluña a Luther King y Mandela y hace un llamamiento a "desbordar" el 11 de septiembre la Diagonal de Barcelona para "reivindicar la República catalana". Nada nuevo: los últimos años, Artur Mas y Carles Puigdemont comenzaron el curso político haciendo una llamada a la participación masiva en la Diada.

Jaume Risquete
 
 
 
Quim Torra durante su comparecencia | Generalitat de Catalunya

Quim Torra durante su comparecencia | Generalitat de Catalunya

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha invitado desde el Teatre Nacional al “pueblo de Catalunya” a hacer una “marcha” por la independencia, una “causa justa”, apelando al líder del movimiento antisegregacionista negro, Martin Luther King, al que ha mencionado en varias ocasiones.

El Presidente Torra ha hecho un llamamiento a “desbordar” el 11 de septiembre la Diagonal de Barcelona para “reivindicar la República catalana”. Nada nuevo, porque de hecho en los últimos años tanto Artur Mas como después Carles Puigdemont comenzaron el curso político haciendo una llamada a la participación masiva en la Diada. A hacer visible un movimiento hegemónico a pesar de no ser socialmente mayoritario.

De hecho, “marcha” y “un pueblo” han sido las expresiones más repetidas por Torra, además de sus afirmaciones antimonárquicas en recuerdo al discurso de Felipe VI. La novedad es la apelación a aquella parte (el 80% según el President) de los catalanes no independentistas pero que están a favor de un referéndum para que se sumen a la “marcha republicana”.

En un discurso pronunciado no en el Parlament, donde reside la soberanía del pueblo, sino en un teatro rodeado mayoritariamente de quienes piensan como él, ha rechazado la propuesta de Pedro Sánchez para hacer un referéndum para un nuevo Estatut de Catalunya y le ha respondido que aceptará “tan sólo un referéndum de autodeterminación acordado y vinculante”.

La conferencia de Torra repite el mismo esquema de los últimos años: movilizar los independentistas el 11 de Septembre para que el mundo vea el conflicto político en Cataluña. Para que “el mundo nos reconozca como un sujeto político”. Por lo tanto, nada nuevo. Sí, un elemento: esta vez ha querido añadir el 80% de los que están a favor de un referéndum, pero situados detrás de los que están a favor de la independencia.

El presidente Torra ha vuelto a dirigirse no a los 7,5 millones de catalanes, sino a los catalanes que quieren avanzar hacia “la causa justa de la independencia”, una “causa” que en los primeros minutos de su parlamento ha subrayado que es “la verdad”.

Sí que ha intentado en diferentes momentos del discurso “implicar a todo el mundo” que quiera sumarse a la “marcha”, sea independentista o no, como la manera de conseguir “la victoria”. “¿Cómo ganar?” Se ha preguntado hacia el final. Y ha acabado con una cita de otro líder antisegregacionista negro, ahora Nelson Mandela, en otro ejemplo que, en el discurso de hoy,  Torra ha pretendido construir una imagen de Catalunya y de los catalanes similar a los negros que sufrían apartheid en Sud Sudáfrica y el segregacionismo y la marginación en los Estados Unidos que provocaron  el movimiento y las marchas de Luther King en los años 60.

Torra durante su discurso | Generalitat de Catalunya

Torra ha hecho un discurso basado en los “mitos” de octubre de 2017. Incluso ha incluido el desastroso final del 27 de octubre con la esperpéntica ‘declaración-no declaración de independencia’ y la posterior fuga de Puigdemont que, como han revelado los periodistas de El Periódico, Xavier Barrena y Fidel Masreal, este domingo, dejó tirados a los miembros de su Gobierno tras citarlos en sus despachos lunes.

Torra ha vuelto a insistir en hablar de “pueblo de Catalunya”, pero no de la Catalunya plural que, por cierto, votó como primer partido en las elecciones al Parlamento una formación como Ciudadanos, que cada día está más a la derecha de PP i se muestra más anti catalanista. Pedro Sánchez dijo hace unos días que “Torra intenta homogeneizar una sociedad que es plural” [la catalana]. El discurso de Torra no lo desmiente cuando afirma: “tenemos un objetivo claro: Cataluña independiente. Tenemos un mandato”.

Para alcanzar, según Torra, “la nación soberana”, subraya, “hay que crear nuestro momento, un nuevo 1 de octubre”. La novedad es que hoy ha hablado de ensanchar esta, según él, “sociedad sublevada, una sociedad mayoritariamente comprometida con la independencia”. Y ha insistido en que la independencia “tiene la mayoría social detrás”. A pesar de que ninguna encuesta lo avala. Otro mito, o directamente una falsedad.

“Nuestro punto de partida es el mes de octubre”, dijo Torra, en un monólogo de una hora en un teatro con un gran lazo amarillo a su izquierda. Después de escuchar al presidente Quim Torra, nos espera un nuevo curso político similar a los últimos años, basado en la movilización en las calles alrededor del 11 de Septembre de una parte importante de la sociedad catalana -pero no mayoritaria por más que insista Torra- que se alargará durante el mes de octubre, en una atmósfera de mitificación nacionalista. Una movilización que volverá a marchar -no sobre Madrid-, sino sobre Barcelona, ​​esta vez de nuevo en la Diagonal, para que todo el mundo lo vea excepto los españoles y los catalanes que no son independentistas.

Como el título de la mítica serie estadounidense Breaking Bad: todo es susceptible de ir a peor cuando los protagonistas se creen que puede ir a mejor a pesar de ser conscientes de que todo está empeorando hasta la derrota final.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*