Sólo un tercio de las mujeres que sufren violencia machista muy grave en Catalunya denuncian

El año pasado, 75.000 mujeres sufrieron hechos muy graves relacionados con la violencia machista y sólo 23.000 lo denunciaron. Así se expone en el reportaje interactivo 'Desprotegidas, a pesar de todo', que evidencia a través de un análisis de datos públicos que los recursos destinados a combatir este tipo de violencia no son suficientes.

Victòria Oliveres
 
 
 
Reportatge interactiu 'Desprotegides, malgrat tot'

Reportatge interactiu 'Desprotegides, malgrat tot'

En los primeros seis meses del año 2019, tres mujeres han sido asesinadas por motivos de violencia de género en Catalunya, según las cifras oficiales. El año pasado fueron siete. Los feminicidios y otros casos de violencia que llegan a la primera línea mediática, sin embargo, son sólo la punta del iceberg de la violencia machista.

Se calcula que más de 200.000 mujeres vivieron un hecho grave durante el último año en Catalunya, es decir, una de cada 16 mujeres. Además, hasta 75.000 pasaron por hechos muy graves, como violaciones o intentos de violación, intentos de homicidio, agresiones físicas con armas o sin amenazas con represalias, llevarse los hijos sin permiso o agresiones reiteradas en el seno de la pareja.

Así lo expone el reportaje interactivo ‘Desprotegidas, a pesar de todo’, realizado por los periodistas de datos Karma Peiró y Xaquín González y la documentalista Rocío Minvielle en colaboración con la Fundació puntCAT. Este trabajo combina el relato de una víctima de violencia machista y entrevistas a profesionales de todo el recorrido que estas mujeres hacen cuando se atreven a denunciar su situación con un extenso análisis de datos.

Catalunya es la comunidad que concede menos órdenes de protección

Durante el 2018, 5.200 mujeres pidieron órdenes de protección pero los juzgados catalanes concedieron poco más de la mitad, el porcentaje más bajo de todo el Estado español. Además, desde la aprobación de la Ley 5/2008, del derecho de las mujeres a erradicar la violencia machista, no se han concedido nunca más del 60% de las órdenes solicitadas y se llegó al mínimo en 2014, cuando sólo un tercio de las peticiones se hicieron efectivas.

Catalunya también se sitúa en la cola de efectivos policiales dedicados a la violencia machista. En el Grupo de Atención a la Víctima (GAV) de los Mossos hay un total de 197 efectivos distribuidos por todas las comisarías. Por cada 100.000 mujeres mayores de 16 años hay 6,31 efectivos, cifra inferior a otras regiones con una población similar, como la Comunidad de Madrid donde hay 7,31, y muy inferior en Andalucía, donde cuentan con 12,13 efectivos por cada cien mil mujeres.

El reportaje interactivo también da a conocer otros datos que no habían sido estudiadas antes. Por ejemplo, que el 95% de las mujeres tienen un Servicio de Información y Atención a las Mujeres (SIAD) a menos de media hora en coche de donde viven. Por lo tanto, a priori, este no debería ser un motivo por el que sólo 9.000 mujeres fueran atendidas el año pasado por estos servicios, una de cada 20 víctimas de violencia machista grave.

De hecho, hay muchas más denuncias por violencia machista que mujeres atendidas por este servicio. Sin embargo, las mujeres que se atreven a dar este paso son todavía muy pocas. Sólo 23.000 durante el 2018, menos de un tercio de las 75.000 mujeres que habían sufrido violencia muy grave. «Denunciar es muy duro, sobre todo para las mujeres que tienen hijos, porque tienen miedo de las represalias», explicaba Karma Peiró en rueda de prensa.

Desprotegidas, a pesar de todo

El análisis de datos e informes sobre violencia machista de diferentes fuentes así como las entrevistas a diferentes profesionales permiten a los autores afirmar que «se está haciendo mucho para combatir la violencia machista pero, sin embargo, no es suficiente», decía Peiró. «Mientras se piensa que hay que hacer, hay mujeres sufriendo», añadía.

En concreto, denuncian la falta de presupuesto, el desbarajuste de cifras y la descoordinación entre agentes. De este modo, explican en el reportaje, no se puede conocer la dimensión real de la violencia machista y se impide que un gran número de mujeres acudan a los servicios sociales, ni en los casos más graves.

Más allá, reclaman que se aplique el Convenio de Estambul, es decir, que se utilice esta norma que amplía el concepto de violencia machista. También piden más formación especializada para todas las personas que atienden a las víctimas, como los servicios sociales, médicos, Mossos, abogados, jueces y magistrados, que reconocen que tienen una formación insuficiente para responder adecuadamente a las situaciones de violencia hacia las mujeres.

«Esperamos que este reportaje inspire a otras mujeres a denunciar», explicaba Rocío Minvielle, «porque si las denuncias, suben no es porque haya más violencia sino porque más mujeres se atreven». Para favorecer este paso y para concienciar al resto de la sociedad, el interactivo también incluye enlaces a todos los servicios y acciones relacionados con la lucha contra la violencia machista.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*