El Sindicato de Inquilinos denuncia que diez fondos buitres y empresas inversoras acumulan más de 3.000 pisos en Barcelona

El colectivo en defensa de los alquileres justos ha presentado los datos durante la exposición de su nueva campaña "Ens quedem" (nos quedamos).

Sònia Calvó
 
 
 
Roda de premsa del col·lectiu pel dret al lloguer digne | SÒNIA CALVÓ

Roda de premsa del col·lectiu pel dret al lloguer digne | SÒNIA CALVÓ

El Sindicato de Inquilinos ha denunciado este martes que diez fondo buitres y empresas inversoras acumulan en sus manos más de 3.000 pisos en Barcelona. Algunas de las sociedades inmobiliarias disponen de más de 300 viviendas y locales en la ciudad, como Elix (351), Vauras Investment (348) o MK Premium (325). La Sociedad Anónima de Propiedad Inmobiliaria es quien tiene más, según las cifras del Sindicato, 24 fincas enteras con 548 pisos. El colectivo en defensa de los alquileres justos ha presentado los datos durante la exposición de su nueva campaña “Nos quedamos”.

Con la recopilación de fondo buitres el Sindicato de Inquilinos pretende denunciar la acumulación de propiedad en la ciudad, lo que favorece el encarecimiento del alquiler. “Hay un gran vacío de datos y transparencia sobre la estructura de la propiedad en la ciudad de Barcelona”, sostuvo en Catalunya Plural, en una entrevista reciente, una de las portavoces del colectivo, Irene Sabaté. Uno de los fondos de inversión que han detectado desde el Sindicato y que señalan en este top10 es Norvet, conocido por hacer obras integrales de reforma en un bloque del barrio del Poble Sec de Barcelona, con dos vecinos viviendo dentro y sin los permisos pertinentes, a fin de hacer pisos de lujo.

Mapa de propiedad de fondo buitres | Sindicato de Inquilinos

Marta Ill, portavoz del Sindicato de Inquilinos ha destacado durante la presentación que con los mapas quieren “destapar cuáles son los bloques de propiedad vertical” con el objetivo de “avisar a los vecinos que pueden ser expulsados” y que así puedan “organizarse colectivamente “. De hecho, desde la creación del Sindicato están haciendo el seguimiento de más de un centenar de casos por toda la ciudad y el Área Metropolitana.

Una de las personas que se ha acercado al Sindicato es Aurora, vecina de la calle San Baltasar del barrio de Sants. Ella, su marido y su hija de dos años viven en un piso de 53 metros cuadrados por el que pagan 550 euros. Ahora la propiedad les quiere subir el alquiler hasta 750 euros y, dicen, que como se han negado porque no lo pueden “asumir”, la propiedad les hace mobbing . Esta familia no es la única que ha experimentado una subida del precio este año. 150 familias se han visto afectadas por un incremento de entre el 40 y el 100% del alquiler en Sant Joan Despí, en la avenida de Barcelona.

Durante la rueda de prensa también han querido “desmentir de raíz el mito del pequeño propietario”. Lo afirman basándose en los datos que han plasmado en el mapa y también porque la gran mayoría de casos que siguen desde esta entidad son propiedad de grandes tenedores o fondos de inversión. Por eso quieren poner el foco en esta lista de 10 grandes tenedor que “especulan con el alquiler”.

Negociar, organizarse colectivamente y resistir

Este grupo de activistas y vecinos en defiende del derecho a la vivienda apuesta porque, ante una finalización de contrato, los inquilinos no se vayan, negocien con la propiedad y sigan pagando el alquiler, consignando la mensualidad en el juzgado. “Queremos organizarnos colectivamente y si los propietarios no quieren sentarse a negociar, pondremos en marcha una campaña de desprestigio y resistencia”, explicó Ill. “Los fondos de inversión y los grandes propietarios deben ser responsables con la sociedad”, ha espetado.

La subida “inasumible” de la renta o la no renovación de contratos, acompañada a veces de acoso inmobiliario o mobbing, es lo que definen desde el Sindicato como desahucio invisible. Ante esta situación el Sindicato ha iniciado la campaña #EnsQuedem para “defender la legitimidad de la resistencia colectiva y la permanencia en la vivienda a cambio de un alquiler justo”.

Por eso tienen claro que lo más importante es tomar “conciencia colectiva”. “Si vives en un bloque de propiedad vertical –donde todo el bloque pertenece a un único propietario– quizás hoy todavía no te toque a ti la subida del alquiler o la expulsión, pero te acabará pasando”, ejemplifica Ill. Desde el Sindicato se muestran confiados ya que, poco a poco, “la gente está perdiendo el miedo a quejarse ante una subida injusta, reclamar y negociar”.

“El uso social de la vivienda debe primar sobre su uso como mercancía” concluyen desde el Sindicato. Opinan también que si “la subida de los salarios es cero, la subida aceptable del alquiler también es cero”. Una de sus preocupaciones es que cada vez se destine un porcentaje más elevado de los salarios al alquiler, ya que esto provoca “el empobrecimiento de la población, que destinará menos dinero a otras necesidades”. Según una de las portavoces del Sindicato, Irene Sabaté, en Catalunya se destina el 47% del salario bruto mensual para pagar las mensualidades, aunque la ONU ha establecido que no puede superar el 30%.

Ante esta situación recomiendan a todos los inquilinos, además de los 1.200 afiliados del Sindicato, que conozcan sus derechos porque “cuando demuestran que los conocen, los propietarios aflojan” y es “más fácil” sentarse a negociar. Desde el Sindicato organizan asambleas, asesoramiento legal y “buzoneo” informativo. “Queremos tirar adelante litigios estratégicos, pero en última instancia siempre será el arrendatario quien decida hasta dónde quiere llegar”, explica Ill. Lo que tienen claro es que quieren convertirse en un agente negociador.

No obstante, desde el Sindicato aseguran que hace falta un cambio legislativo de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) para asegurar contratos estables y asequibles y una regulación del precio del alquiler. Por ello muestran su apoyo a la Ley de Vivienda de la PAH y la moción de vivienda que se debatirá este viernes en el Pleno del Ayuntamiento de Barcelona.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*