Sin techo, precarios y migrantes organizan una semana de debates en plaza Catalunya: “República sí, pero con derechos para todos”

La Acampada x Derechos, formada sobretodo por personas sin techo, organiza en la céntrica plaza una semana de debates para repensar un nuevo Estado catalán desde los "olvidados". La ocupación de sin hogar comparte la plaza con otra protesta, la Acampada x República, que no se ha unido a la idea de los sin techo.

Yeray S. Iborra
 
 
 

“Queremos que esa bandera signifique derechos”. Con una mano, Miqui se tapa la cara de los rayos de sol que le espetan en la cara, con la otra –con el dedo bien estirado– apunta a una estelada. La bandera corona el tenderete de una de las tiendas de una acampada independentista, la Acampada x República, en un flanco de la plaza de Catalunya, justo delante de las fuentes de colores.

“Hasta que no nos garantice a nosotros también los derechos básicos, nuestra bandera es esta otra”. Dando media vuelta, el joven apunta a una manta térmica, dorada y plata, como la que utilizan los servicios de emergencias. La misma con la que se protegen del frío las personas sin hogar.

Miqui también está acampado en la céntrica plaza de Barcelona. Pero justo al otro lado de la base soberanista. Él forma parte de la Acampada x Derechos, una iniciativa con mayoría de personas sin techo (Miqui también lo es y de ahí que la manta térmica sea su símbolo), que están a favor de la República catalana, siempre y cuando esta les incluya.

Con el objetivo de debatir qué debería garantizar el Estado independiente de Catalunya a sus ciudadanos han organizado debates con diferentes colectivos que consideran “olvidados”: sin hogar, precarios, jóvenes, estudiantes, mujeres o migrantes.

La iniciativa la han tildado “Semana de las luchas sociales”, por el guiño a la Semana Santa, y se lleva a cabo desde el lunes en la misma plaza. Para ello han pedido a diferentes entidades, proyectos y colectivos que acudan a la plaza y la convierten en un ágora. El objetivo es hablar –explica Miqui– de “vivienda, pensiones, universidad, machismo, libertad de expresión o fronteras”.

La semana de debates en las plazas no es una cosa única de Barcelona, pues también se espera que haya versiones de la misma en Madrid o Sevilla, pero la movilización en la capital catalana es particular por una cuestión: su longevidad.

Los acampados en plaza Catalunya llevan desde el 26 de octubre en la calle. Primero en la plaza Sant Jaume para pedir que si se declaraba la independencia “se contara con ellos” y finalmente, desde hace cerca de un mes y medio tras ser desalojados de las inmediaciones de la Generalitat, en la plaza de Catalunya. Si bien la policía acude semanalmente a identificar a los miembros de la acampada, hasta el momento ni el cuerpo de agentes ni el Ayuntamiento de Barcelona han intentado poner fin a la ocupación.

El campamento independentista, Acampada x República, de la plaza de Catalunya | Sònia Calvó

Miqui comparte la plaza, ataviada con tiendas de campaña, plásticos y telas, con unas 60 personas, entre las que se cuentan anarquistas, activistas vinculados a movimientos post-15M y otras causas solidarizadas con la Acampada x Derechos. Aunque si algo hay entre los acampados es gente sin hogar. De hecho, hace tanto que dura la acampada, que muchos se acercan simplemente para tener un lugar donde cobijarse. “Muchos llegan como náufragos… Sin nada, hambrientos. Y eso no puede ser. Estamos a favor de la independencia, pero no queremos ni un sin techo en ella”.

El joven, que a sus 31 años ha formado parte de diversos colectivos por el derecho a la vivienda y que también estuvo presente en el 15M, e incluso en Podemos (“me metí en el partido… y no, aquello no… volví a la calle”, ríe), espera que la indignación por la encarcelación de políticos catalanes haga que más gente se sume a la ocupación. “La manifestación del domingo por la detención de Puigdemont pasó por aquí, y repartimos tantos flyers como pudimos. Hace falta más movilización y recuperar esa revolución sorpresa, imaginativa y sólida del 15M”.

Miqui, que esta mañana se mueve arriba y abajo para tener todo a punto para la primera sesión (la de colectivos feministas), apunta que –como si se tratara de un mal presagio– la Acampada x República ha decidido no sumarse a su “Semana de las luchas sociales”.

Marta es una de las personas de la ocupación independentista autónoma –asegura no estar ligada a entidades ni partidos– y destaca que la función de la protesta de los suyos pasa por explicar “la injusticia catalana a los turistas que pasan por la plaza”. “Y ya está”. Mientras la joven responde a las preguntas, atiende una paradita de símbolos independentistas que la ocupación vende para ampliar la caja de resistencia. “La voluntad”, dice a un chico que mira unos pins con estelada.

Marta, licenciada en Marketing y ahora en paro, lleva desde el 30 de enero en la ocupación de la plaza junto a otras 20 personas. Hacen turnos y no quieren ser más, si bien las jornadas son largas, y las noches duras. Aunque asegura reciben el calor de la gente. “¡Muy bien chicos!”, jalea a Marta y sus compañeros una señora con lacito amarillo en la pechera. Con la misma energía, la mujer, ya mayor y que pasea un maletín de cuero con pulcros acabados, cruza la plaza y, a la altura de Miqui y los sin hogar, baja la mirada.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*