Si hace demasiado calor, no trabajes, y otros consejos laborales de cara al verano

En verano es frecuente que se realicen trabajos al aire libre, des de obras de mantenimiento a tareas relacionadas con el ocio al aire libre. Pero hacerlo a más de 32 grados es un peligro para la salud y podría ser denunciado a Inspección de Trabajo

Redacció
 
 
 
Work on the laying of asphalt in the city. Dump truck and paver machine at work in the steam

Work on the laying of asphalt in the city. Dump truck and paver machine at work in the steam

Trabajar al aire libre a más de 32 grados de sensación térmica es un riesgo para la salud. Por tanto los trabajadores pueden pedir a la empresa medidas que palien la situación, cómo hacer pausas en el trabajo, hidratarse o recibir crema protectora solar. Si esto no se cumple, CCOO recomienda a los trabajadores que avisen al sindicato que, a su vez instaría a la actuación urgente de la inspección de trabajo para que detenga la obra, según explicó Aurora Huerga, secretaria general de la federación de construcción y servicios de comisiones, acompañada por Javier Ruíz, responsable de organización y Sergio Moral encargado de Salud laboral.

El sindicato ha tomado como elemento gráfico de la campaña las gafas de sol. Miembros de la organización repartirán gafas en las obras, donde explicarán a los trabajadores sus derechos y los mecanismos a aplicar para evitar que «trabajar cueste la vida». En cuanto a las temperaturas, el sindicato destaca que los 10 años más calurosos del último siglo se concentran en la franja entre el 2005 y el 2018.

El sindicato ha puesto en marcha una campaña informativa para hacer llegar a los trabajadores cuáles son sus derechos en caso de que tengan que operar en condiciones ambientales de riesgo. La campaña afecta también a las administraciones, que instan a las licitaciones de obras, y también afecta a las patronales que, según Huerga, deberían ser conscientes del riesgo que implica hacer trabajar personas en situaciones penosas.

Situaciones como las denunciadas han pasado en los juzgados de Sabadell y de Gavà y en la empresa Selvafil de Maçanet de la Selva.

«Cada vez está más claro que el cambio climático hace que las temperaturas medias suban. Por lo tanto, hay que aplicar mecanismos que eviten los efectos de los golpes de calor», dice Huerga. En datos estatales los accidentes laborales de mayo de 2018 a mayo de 2019 se han cobrado 19 vidas, de las que al menos en un caso en Catalunya, la causa ha sido el golpe de calor. Los denominados golpes de calor son los accidentes laborales que más crecen. Se han triplicado entre 2014 y 2017. Concretamente, en la construcción, el 19% de los accidentes es debido a las temperaturas, la exposición a la luz o la radiación, según el informe de CCOO referido a los años 2017 y 2018.

El sindicato está informando a los trabajadores de la necesidad de establecer protocolos de actuación a aplicar cuando las temperaturas suben hasta límites que implican peligro para las personas. Así, cuando se dan puntas de calor se recomienda evitar o reducir esfuerzos físicos, especialmente en las horas del día que hay las temperaturas más altas. En este sentido se recomienda hacer jornada laboral continuada, evitar franjas horarias más calurosas o incluso reducir las horas de trabajo y recuperar esas horas cuando cambie la situación meteorológica.

Pliegos de condiciones

Para las administraciones públicas la recomendación de CCOO consiste en incluir en los pliegos de condiciones de las obras cláusulas que tengan en cuenta que a partir de los 32 grados de temperatura se puedan restringir los trabajos en la calle o que, incluso se puedan detener las trabajos para así proteger a los operarios. «Todo el mundo sabe que los meses de julio y agosto son escogidos por ayuntamientos y otras administraciones para hacer obras al aire libre, de mantenimiento y de renovación de las infraestructuras, pensamos que deberían tener en cuenta el factor climático en los pliegos, porque es más importante la salud y la vida humana que el cumplimiento estricto de la fecha de entrega de una obra «dijo la dirigente de CCOO.

Comisiones considera también que las empresas deberían abrirse a incluir en los convenios colectivos puntos que garanticen la protección de los trabajadores frente a aumentos de la temperatura. En este sentido la recomendación sería aplicar flexibilidad de manera que se pudieran cambiar horarios o aplazar trabajos en días en que la situación se normalice, con la condición de recuperar el trabajo no hecho.

La realidad del sector de la construcción, con trabajadores con un grado elevado de precariedad, juega en contra de la seguridad en el trabajo, porque muchos operarios aceptan hacer cosas en unas condiciones insalubres. Ante esto, CCOO recomienda que si la previsión meteorológica dice que las temperaturas subirán hasta superar el límite del riesgo, los 32 grandes de sensación térmica, se ha de avisar a la empresa y se puede  denunciar el caso de urgencia a Inspección de Trabajo pidiendo que detengan la obra», dijo Huerga. En todo caso, si se ha de trabajar, la norma dice que por cada hora de trabajo debe poder descansar al menos 10 minutos que deberían aprovecharse para refrigerarse.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*