Seis ‘fake news’ que han calentado este agosto y tal vez te has perdido (o creído)

Al turista no le seccionaron la femoral; el Constitucional no avaló las leyes del 6 y 7 de septiembre; Pisarello y su familia no han ido de vacaciones a cargo del contribuyente; en Poble Sec no hubo tiroteo ni heridos; el apagón del pebetero del Fossar no fue intencionado; y la mujer agredida por el tema de los lazos no es la de las fotos.

Víctor Saura
 
 
 
Man is holding smartphone and reading fake news on internet. Propaganda, disinformation and hoax concept.

Man is holding smartphone and reading fake news on internet. Propaganda, disinformation and hoax concept.

No existe una definición unívoca de lo que es una fake news, concepto que puso de moda Donald Trump durante la campaña que le llevó a la Casa Blanca en 2016, pero que no deja de referirse al amarillismo de toda la vida y que con la eclosión de las redes sociales (y en especial de Twitter) ha tomado una nueva dimensión. La Wikipedia define las fake news como “un tipo de periodismo amarillo o propaganda que consiste de forma deliberada en ocultar información o falsedades difundidas a través de medios de comunicación tradicionales de impresión y difusión o medios sociales on line”. De esta definición tan amplia se podrían encontrar ejemplos prácticamente a diario, si bien es misión imposible contrastar toda la vorágine mediática que nos impacta por múltiples canales. Hemos hecho una compilación de seis hits periodísticos del verano donde los hechos se han revestido de fakes.

Día 2. El turista al que los manteros no seccionaron la femoral

Agosto se estrenó con un episodio en la plaza Catalunya, filmado parcialmente por una transeúnte, en el que se ve a un grupo de manteros persiguiendo y agrediendo a un turista. Imágenes impactantes, que no muestran el origen de la trifulca, pero que dan pie a titulares del estilo: “Brutal agresión de manteros a un turista en Barcelona” (La Vanguardia) o “Herido de gravedad un turista tras ser agredido por unos manteros” (El Mundo). Estos son sólo dos ejemplos, pero todos los titulares (en digital y papel) van en la misma línea. En las primeras versiones afirman además que durante la pelea los manteros han seccionado la femoral del turista, pero horas más tarde empiezan a informar que el hombre ya ha sido dado de alta después de haber sido atendido por algunas contusiones en la cabeza.

No hay ninguna femoral seccionada, así pues, pero tampoco noticias que rectifiquen. Al contrario, el error no empuja a ningún diario a rebajar el tono, y por lo tanto los titulares siguen dando a entender que la paliza ha sido descomunal, y alimentan así el mito de la ciudad insegura gracias a un gobierno municipal amigo de gente de mal vivir. La versión de los manteros sobre lo sucedido (según dicen, había dos personas borrachas agrediendo a un vendedor senegalés que no había querido rebajar un precio, que un grupo salió en su defensa y que el turista se metió por en medio) tarda dos días en aparecer, y con un tratamiento mucho menos relevante que el de las primeras noticias, e incluso menor que la noticia, aparecida una semana más tarde, sobre la detención del presunto agresor del turista.

Día 7. El falso aval del TC a las leyes de transitoriedad

El 8 de agosto las redes hierven. O más acertado sería decir que incrementan unos grados el nivel de ebullición, puesto que nunca dejan de hervir. En este caso es debido a una sentencia del Constitucional que avala una reforma del Parlament para tramitar leyes por la vía exprés, lo que se conoce como procedimiento de lectura única. Corre como la espuma una noticia publicada por eldiario.es que se titula: “El Constitucional avala la reforma del reglamento del Parlament que impulsaron JxSí y la CUP”. Es una noticia de noviembre, pero de esto parece que prácticamente nadie se da cuenta. Y por generación espontánea o por generación inducida (que cada cual piense lo que quiera) se crea una especie de elipsis interpretativa: el titular parece que esté diciendo lo que no dice, y lo que no dice es que el Constitucional avala las leyes de referéndum y transitoriedad jurídica de los días 6 y 7 de septiembre de 2017, que es como mucha gente lo entiende. No hay fake mediático, sino que es la misma dinámica de la red la que crea el fake. Ayudan, y mucho, tuits como estos de la cupera Mireia Boya y del republicano Gabriel Rufián.

La noticia dice que es constitucional que el Parlament de Catalunya apruebe leyes por el procedimiento de lectura única, que es lo que se quería hacer con estas leyes pero que en realidad no se pudo hacer el 6 y 7 de septiembre precisamente porque esta reforma del reglamento estaba suspendida por el TC a la espera de sentencia. Pero las redes abominan de los matices y tecnicismos, a menudo demasiados complejos. Y la ebullición lleva a un montón de gente a tuitear que la sentencia del Constitucional da la razón a lo que se hizo en aquellas sesiones parlamentarias de hace un año. Unos pocos, entre los cuales el periodista de El País Oriol Güell, intentan hacer entender que hay una confusión y que la noticia no dice lo que se está diciendo. Pero por mucho que se desgañite el ruido ya es demasiado fuerte.

¿Qué ha pasado? Los tuits de Boya y Rufián, del día 8, en realidad no son el paciente cero de la confusión. El primer tuit, del día 7, es del abogado Gonzalo Boye (responsable de la defensa de los ex consejeros Comín y Serret) y horas después hace otro el economista Germà Bel (exdiputado de Junts pel Sí). Los dos mencionan únicamente el titular de la noticia de eldiario.es, sin más interpretaciones, pero obtienen miles de tuits y retuits (y algún comentario muy ofensivo, como el de la “bombolleta barallina” de Toni Albà, que incrementará aún más el ruido). Esta coincidencia lleva a Crónica Global a deducir que se trataba de un acto coordinado y premeditado, según explica en una noticia del día 11 titulada: “Así manipula el independentismo en las redes los hechos del 6 y 7 de septiembre”.

¿Pero realmente es así? ¿Por qué motivo Boye y Bel difunden una noticia sobre una sentencia que saben que es de noviembre? Lo entendemos, finalmente, gracias a uno de los muchos comentarios que cuelgan del primer tuit de Bel (y que después él mismo elogiará en un posterior tuit). De hecho, sin decirlo, el abogado y el catedrático de Economía de la UB estaban respondiendo a otro catedrático de Economía de la UB, Anton Costas, que el día 6 había publicado en El Periódico un artículo titulado “Dictadura de la minoría independentista radical”, que estaba teniendo bastante eco, y en el cual, efectivamente, se refería a las leyes del 6 y 7 como un “auténtico golpe parlamentario revolucionario”. Este es el desencadenante del primer tuit; lo que pretendían demostrar Boye y Bel recuperando aquel titular de eldiario, y si con ello querían expresar lo que sí dicen Boya y Rufián, ya es otro debate.

Día 13. Las vacaciones de Pisarello falsamente pagadas por el Ayuntamiento

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha pasado todo el mes de agosto en Argentina (su país de origen) y Uruguay, donde ha alternado vacaciones familiares con actos oficiales. No es un hecho habitual, pero otros políticos como Jordi Pujol también habían hecho viajes donde alternaban familia y representación institucional. En todo caso, atendiendo a lo que ha publicado determinada prensa, mucha gente está ahora mismo convencida de que el Ayuntamiento le ha pagado las vacaciones a Pisarello y a su familia.

El fuego lo abre el día 13 OK Diario con este titular: “El nº 2 de Colau se monta un viaje oficial de un mes a su país con 19 días sin actos públicos”. No parece que tenga mucho eco. Tampoco es un viaje que se haya hecho a escondidas: el mismo Pisarello ha publicado un tuit con sus hijos en la puerta de la casa donde la dictadura militar argentina mató a su padre. Unos días más tarde, el día 22, OK Diario vuelve a la carga: “La asesora de Pisarello en su “viaje oficial” de un mes a Uruguay y Argentina es su pareja sentimental“. Las informaciones no están contrastadas, y desde la oficina de prensa de Pisarello informan al diario de varios errores que tienen los textos, en cuanto a la agenda de actos oficiales, y en cuanto a la distribución de los gastos del viaje (grosso modo: el Ayuntamiento paga el vuelo de ida, la Universidad de Rosario el de vuelta, y él todo lo de su familia y algún vuelo interno).

Pero parece que intentando dar explicaciones se genera el efecto contrario. El digital en cuestión hace caso omiso. Mientras que a partir de aquel momento un alud de medios, incluidos los de papel, empiezan a publicar noticias sobre el viaje de Pisarello. Incorporando algunos de ellos la versión municipal, pero con unos titulares que inducen a pensar que el regidor y su familia han disfrutado de vacaciones por todo lo alto pagadas por el contribuyente: “Colau paga a su ‘número dos’ un viaje a Argentina con su mujer que combina vacaciones y trabajo” (El Mundo); “Colau paga a su ‘número dos’ el vuelo y gastos de un “viaje oficial” de un mes a su país con 14 días libres” (El País). Otros ya sin matices y con insultos, como Periodista Digital, que titula “Las vacaciones con todos los gastos pagados (por usted) del caradura de Pisarello en Argentina y Uruguay”. El caso del ABC tiene su gracia ya que la noticia se ilustra con unas imágenes de playa… que no es precisamente adónde van los habitantes del hemisferio sur durante los meses de agosto y julio, puesto que ahí es invierno. Con todo este ruido mediático (esto es sólo una muestra) todos los intentos de explicarse son inútiles.

Día 21. El tiroteo que no existió

El 21 de agosto, al atardecer, el diario Ara publica en su edición digital que se ha producido un tiroteo en una calle del barrio del Poble Sec de Barcelona, y que de resultas de esto hay tres personas heridas, que la policía cree que son dominicanos. La noticia se publica casi al mismo tiempo que los Mossos están desplazándose al lugar de los hechos para comprobar qué ha ocurrido. Y lo que encuentran es que no ha pasado nada: ni rastro de disparos ni menos aún de personas heridas. Pero varios diarios digitales ya han repicado la noticia del Ara, si bien no todos citan la fuente original. Un par de horas más tarde, el mismo diario cambia el contenido de la información para decir que todo ha resultado ser una falsa alarma, que una fuente que el diario siempre había considerado fiable en este caso no lo ha sido, y varios diarios digitales hacen lo mismo.

Pero la noticia ya corre por las redes, en un terreno muy abonado a lo largo de un verano en el que se han magnificado los episodios de violencia o inseguridad ciudadana en Barcelona. El desmentido es tan rápido que no da tiempo a los tótems mediáticos a amplificar el run-run. Pero no todos los diarios rectifican, como OK Diario, que todavía hoy mantiene en su web la historia del tiroteo que nunca ocurrió.

Día 22. El falso apagón intencionado del pebetero del Fossar

Quizás más que de una noticia fake se tendría que calificar de llamarada estival. Pero hay que ver el incendio causado. El 22 de agosto El Món informa que se ha apagado el pebetero del Fossar de les Moreres, que recuerda a los caídos en la defensa de Barcelona ante el ejército borbónico, y dice que los responsables de la asociación Memorial 1714 han advertido al Ayuntamiento, pero que este les ha contestado que presenten una instancia por escrito. En la primera versión de la noticia de El Món no se dice que el Ayuntamiento afirma que el apagón es por motivos técnicos que se están estudiando, y que se volverá a encender lo antes posible. De hecho, tampoco se dice que el tesorero del Memorial 1714, Joan Llacuna, que es quien ha dado la alerta, ha tenido una curiosa forma de intentar contactar con el Ayuntamiento: ha telefoneado al 010. No ha sido ningún interlocutor oficial quién le ha dicho lo de la instancia, sino un/a telefonista, pero esto no se sabrá hasta que el fuego ya esté fuera de control.

A partir de aquí dirigentes municipales de PDeCat y ERC empiezan a denunciar el apagón; da la impresión de que haya sido deliberado. Es más, da la impresión de que haya sido ordenado personalmente por Ada Colau. ¿Por qué motivo? Es lo de menos, no hace falta ni decirlo, ya que se le presupone falta de sentimiento patriótico. En especial se viraliza un tuit de Quim Monzó, que no se sabe si quiere ser crítico o humorístico, pero que en todo caso no dice que el pebetero se ha apagado, sino que el Ayuntamiento “lo ha apagado”.

Los responsables municipales contraatacan como pueden para explicar su versión, y al día siguiente ya se puede informar de que la causa del apagón ha sido la lluvia, como explica Nació Digital en este artículo. La alcaldesa intentará también responder usando el sentido del humor, cosa que no apreciará mucho la legión de haters que la siguen, y que seguirán convencidos de que si el día 24 la llama ya ha vuelto al pebetero ha sido gracias a la presión popular, porque si de ella dependiera nunca más seguiría encendido.

Día 25. Las falsas imágenes de una mujer agredida por sacar lazos

El 25 de agosto, por el Parque de la Ciutadella, un hombre le pega un puñetazo a una mujer después de una discusión. El tema eran los lazos amarillos. A partir de aquí durante los siguientes días nos encontraremos con dos versiones muy diferenciadas: quienes dicen que el hombre discutió con la mujer y le dijo que se largara a su país (es de origen ruso) porque sus hijos tiraban los lazos amarillos al suelo, y por tanto ensuciaban la calle, y quienes dicen que lo hizo porque arrancaban lazos amarillos. Parece un matiz ridículo, pero en el marco de la guerra de los lazos, mucha gente lo encuentra capital. La agresión nadie la cuestiona, pero para los sectores cercanos a Ciudadanos y PP es la prueba del nueve de la fractura social que hay en Cataluña, mientras que para los cercanos al mundo soberanista evidencia la voluntad de los otros de dividir a la sociedad con informaciones falsas.

Se genera un estruendo que dura días (aún sigue al escribir esto), con versiones contrapuestas sobre los motivos ideológicos o no de la agresión; políticos y ciudadanos toman partido por una de las dos versiones, y ven con airada indignación que otros pretendan sostener la versión opuesta. Por lo tanto, todo es aún incierto. Pero lo que es objetivamente falso son las dos imágenes que corren sobre la señora objeto de la agresión. La periodista de Cadena Ibérica Yolanda Couceiro cuelga una foto muy estridente pero falsa (alguien descubre que es de una mujer a la que hicieron una septoplastia años atrás) en un tuit donde destaca un “TORRA CULPABLE” escrito en mayúsculas. Al día siguiente Couceiro borrará el tuit, admitirá la falsedad de la foto y pedirá perdón, si bien a continuación contratacará reproduciendo tuits en los que el sector independentista se supone que también ha manipulado imágenes.

Otro medio, Periodista Digital, usa aquel mismo día otra foto para ilustrar la agresión. Pero también esta foto resulta ser falsa, puesto que corresponde a un episodio que tuvo lugar en Cleveland (Ohio) en 2012. La noticia se titula “Cataluña: Un facineroso independentista rompe la nariz a una mujer por quitar lazos amarillos“, y tanto el pie de foto como el tuit del director del diario, Alfonso Rojo, dan a entender que la mujer de la imagen es la agredida. En este caso no ha habido rectificación y la información continúa colgada tal cual.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*