“Se buscan mujeres 3B: Buenas, bonitas y baratas”

La idea del amor romántico, la mujer superwoman, el estereotipo de la menstruación, el control o la violencia económica son cuestiones que se tratan en "Somos nuestras". Una exposición que escenifica aquellas situaciones cotidianas y públicas donde se ejerce discriminación y violencia hacia las mujeres

Maria Antònia Frau
 
 
Mostra de l'exposició 'Som nostres' | Fundació Surt

Mostra de l'exposició 'Som nostres' | Fundació Surt

Los estereotipos sexistas están normalizados en la sociedad y, muchas veces, no pensamos que estos puedan ser una forma de discriminación o violencia hacia las mujeres. Es por ello, que las mujeres que forman parte de la Red de Mentoras de la Fundación Surt han querido ponerlos sobre la mesa y cuestionarlos, organizando una exposición, con la colaboración de la fotógrafa Francesca Nocivelli, a través de la Fundación LAPIZ. El objetivo de las instantáneas que forman Som nostres (somos nuestras) es poner en el punto de mira los estereotipos sexistas y de género que rodean a las mujeres y denunciar la violencia machista. Lo más interesante es que el proyecto está creado a través de la fotografía participativa, en clave de ironía, que muestran estos estereotipos. Las mujeres son las que han diseñado los escenarios de cada fotografía y escenificado las situaciones cotidianas y públicas en las que se ejerce discriminación y violencia.

El proyecto fotográfico se inauguró el viernes en Barcelona por sexta vez, en el centro de fotografía Fuga. Antes ha pasado por la Asociación lapiz, por los centros cívicos de San Andreu y La Verneda, por La Bonnemaison y por último, se ha expuesto en el museo marítimo de Barcelona. Anna Passarell, coordinadora de la Red de Mentoras de la Fundación Surt, explicó a los asistentes que “cada fotografía tiene más o menos un mes de trabajo porque significa un trabajo de análisis, de debate, de investigación donde las mujeres han estado buscando cuáles son los estereotipos, qué violencias queremos denunciar. Hemos hecho muchas dinámicas para buscar los mensajes que lleguen más”.

Las creadoras son 11 mujeres que comparten el hecho de haber sufrido violencia machista que han conseguido salir y ahora se dedican de forma voluntaria a ayudar a otras mujeres que han sufrido situaciones similares. Como bien afirmaba Anna Passarell al inicio de la presentación, “ellas son un espejo muy alentador, que te dice: ‘yo me he recuperado, tú también puedes”. Además, se refirió a que Som nostres, título escogido para la exposición, es una manera de reivindicar “que nosotras no queremos ser de nadie, queremos que se nos vea como somos, no como los estereotipos sexistas o la publicidad sexista quiera mostrar. Somos nuestras como afirmación “.

Durante la presentación las mismas creadoras explicaron el por qué de estas fotografías. La idea del amor romántico aparece en una fotografía que representa la portada de un videojuego “Imagina ser: después del ‘boda perfecta’, ‘mi bebé y yo’ y ‘cosas de chicas’, llega el extraordinario juego ‘ princesa, vigila con los sapos'”. Afirman que el amor romántico no existe, sino que es un invento del patriarcado, y además, en tono irónico añadieron que “los que van de este rollo son sapos que molestan”. En la exposición también está presente la idea de la mujer que lo puede y lo debe hacer todo, la idea de la mujer que se debe sacrificar por los demás y en las que las tareas que lleva a cabo son invisibilizadas. En la fotografía aparece la frase “Participa en el concurso mujer invisible 2018” y se ve una mujer realizando muchas tareas a la vez.

Otros estereotipos representados en las fotografías son el control como forma de amor, en el que afirman que vigilar el correo, las redes sociales o cómo te vistes “no es amor, es violencia”. El estereotipo de belleza impuesto a las mujeres “¿Quieres presumir? ¡Prepárate para sufrir! “En el que han reivindicado la idea de vivir la belleza como queremos. O se ha escenificar la idea de la mujer perfecta con la frase irónica “Se buscan mujeres 3B: Buenas, bonitas y baratas”.

Al finalizar la presentación de las fotografías, cada mujer de la Red lució una camiseta con una letra formando “somos nuestras” reivindicando el nombre de la exposición y que “no queremos ser de nadie”.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*