Sant Jordi suspende en paridad: sólo en la categoría infantil y juvenil la presencia de autoras es mayoritaria

El Gremi de Llibreters ha hecho pública la lista definitiva de los libros más vendidos en Sant Jordi. La presencia de escritoras en la lista de los diez libros más vendidos en las categorías de ficción y no ficción continúa siendo minoritaria respecto a la de escritores. Y, a modo de confirmación de una tradición que viene de largo, este 2018 sólo en la literatura infantil y juvenil la presencia de autoras ha sido significativamente superior a la de autores.

Anna Cristóbal
 
 
 
Lectoras buscando libros en el dia Sant Jordi / Ajuntament de Barcelona

Lectoras buscando libros en el dia Sant Jordi / Ajuntament de Barcelona

El feminismo ha llegado a la tercera ola y el último 8-M fue una buena demostración de ello: reivindicaciones de paridad y discursos acerca de la diversidad sexual y de género poblaron las calles de todas las ciudades. Pero, realmente, ¿esta explosión discursiva en contra del machismo y del heteropatriarcado ha tenido su traducción en el campo literario el día de Sant Jordi? Pese a que libros como Teoria King Kong de Virginie Despentes o Feminisme de butxaca de Bel Olid, así como Mujeres y poder de Mary Beard o El Calibán y la bruja de Silvia Federici, se han consolidado como recurrentes recomendaciones literarias y han dinamitado buena parte del debate social, una diada más la lista oficial de libros más vendidos –en ficción y no ficción- sigue blindada a la paridad y –salvo algunas excepciones- también al feminismo.

Sólo en la categoría literaria de literatura infantil y juvenil arrasan las mujeres y el feminismo lidera la lista de títulos. Elena Favilli y Francesca Cavallo, en la primera y segunda posición con sus Contes de bona nit per a nenes rebels I y II, proponen una escritura que, según reza la cubierta, pretende visibilizar “las vidas extraordinarias de cien mujeres valientes: científicas, astronautas, levantadoras de pesos, chefs…”. Este proyecto literario, que nace con el objetivo de que “todas las niñas crezcan sabiendo que pueden ser todo aquello que quieran ser”, lidera una serie de títulos en catalán escritos la mayoría por mujeres. Excepto por el décimo tercero episodio de la saga Els futbolíssims de Roberto Santiago o La nit del Dr. Brot de Jaume Copons, el resto de títulos están firmados por autoras: El meu primer llibre de Sant Jordi, de Màriam Ben-Arab Canela; Germans, de  Rocio Bonilla Raya; Sant Jordi i el drac. Minipops, de Meritxell Martí;  La llegenda de Sant Jordi, de Emma Martínez; La porta dels tres panys, de Sónia Fernández-Vidal; y La llegenda de Sant Jordi. Amb sons, de Purificación Hernández.

Así, en la literatura infantil y juvenil en castellano, la tendencia es parecida. Salvo por el El principito y los youtubers The Crazy Haacks, el fenómeno Wegetta o el Guiness World Records 2018, vuelve a haber una presencia significativa de autoras: De (casi) todo se aprende de Paula Gonu; ¡Aventuras en Londres! y Un desastre de cumpleaños, de Martina D’Antiochia; los Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes I y II de Elena Favilli i Francesca Cavallo -que repiten en esta categoría pero, esta vez, en la cuarta y décima posición-; y Elashow. Un concurso en Musical.ly, de Elaia Martínez.

Presencia minoritaria de autoras y feminismo entre los diez libros más vendidos

Si bien desde el Gremi de Llibreters insisten en recalcar que “Sant Jordi es una distorsión en el sentido estadístico” y que focalizar en los diez libros más vendidos es hablar, sólo, del 6% del total vendido ese día”, parece significativa la ausencia de escritoras en la lista de novelas y ensayos más vendidos. Y es que, tal como declara el secretario del Gremi, también “es evidente que excepto en la literatura infantil y juvenil, la presencia de mujeres es minoritaria, con comportamientos de presencia muy desiguales según la segmentación (alta en poesía, baja en ciencias, por ejemplo)”.

La sección infantil de una parada de libros | Ajuntament de Barcelona

En efecto, y pese a la destacable presencia de escritoras en la categoría de literatura infantil y juvenil, entre los cinco libros de ficción escritos o traducidos al catalán no se encuentra ninguna mujer. De Martí Gironell a Paolo Cognetti, pasando por el premio Sant Jordi 2017 Joan-Lluís Lluís, el escritor estadounidense A. J. Finn o el guionista de Merlí Héctor Lozano, no hay atisbo de ninguna historia firmada por una escritora. Tenemos que descender al noveno puesto para dar con Permagel de Eva Baltasar –novela que, además de contar con una protagonista lesbiana, también se resiste a la (re)producción de realidades heteronormativas-, y al décimo para encontrar Mare de llet i mel de Najat El Hachmi –narrativa que visibiliza la “experiencia de la inmigración desde el punto de vista de una mujer musulmana”. Desde el Gremi de Llibreters también subrayan que, si bien Permagel de Baltasar no figura entre los cinco libros más vendidos, fue “uno de los títulos más adquiridos días antes a la diada y el sábado previo a la fiesta del libro, incluso, llegó a reventar el stock de casi todas las librerías de Catalunya”.

En cuanto al discurso de la equidad en la ficción en castellano, la lectura es ligeramente más optimista: María Dueñas, con Las hijas del capitán, encabeza la lista de libros más vendidos; y Elisabet Benavent, por su parte, aterriza en el cuarto puesto con Fuimos canciones. No encontramos la presencia de ninguna otra escritora hasta la novena posición, en la que figura la sueca Camila Lackberg con su novela de misterio La bruja.

Los ensayos sobre el procés y las reflexiones acerca de la libertad de expresión, retrato del convulso momento político que está viviendo Catalunya, han marcado la tónica de la lista de libros más vendidos esta diada. En esa enumeración de diez títulos sólo se encuentran dos mujeres: Laia Vicens, coautora de Operació urnes, arrasa en el primer puesto, y Pilar Rahola, con su S.O.S Cristians, cierra la lista de libros más vendidos.

El panorama de no ficción en castellano en materia de representatividad de género, con todo, no dista tanto del ensayo en catalán: sólo Laura Escanes, con su Piel de letra, y Leticia Dolera, con su texto feminista Morder la manzana, aparecen en la lista configurada por el Gremi de Llibreters.

La infrarepresentacion de escritoras: una tradición que viene de largo

Si bien es cierto que, desde el Gremi de Llibreters, nos recuerdan que  la diada “depende mucho de las oportunidades de creación y de la oferta de novedades”, también cabe destacar que la infrarrepresentación de mujeres en la lista de los libros más vendidos el día de Sant Jordi es una tendencia constatable en los últimos cinco años.

Desde 2014 hasta ahora, sólo en dos diadas las mujeres han tenido más presencia que los hombres entre los cinco libros más vendidos en una de las categorías establecidas. Fue en 2014 y 2016, en la sección de ficción escrita o traducida al castellano, cuando Julia Navarro –primero con Dispara, yo ya estoy muerto y después con Historia de un canalla-, Almudena Grandes –con uno de sus episodios de la Guerra Civil: Las bodas de Manolita, y dos años más tarde con la novela Los besos en el pan-, Paula Hawkins –con la novela de suspense The girl on the train-, e Isabel Allende –y su Juego de Ripper– marcaron la diferencia en la lista de los cinco libros más vendidos.

Si bien en los últimos cinco años la lista oficial de narrativa en castellano ha contado siempre con tres o cuatro autoras, la ficción en catalán escrita por mujeres el día de Sant Jordi nunca ha superado los tres títulos en la lista de los diez libros más codiciados. A destacar que, mientras que en 2014, 2015 y 2016, dos escritoras siempre figuraron entre los cinco libros más vendidos (Care Santos y Marta Rojals en 2014; Sílvia Soler y Milena Busquets en 2015; y Empar Moliner y Paula Hawkins en 2016), el año pasado –a modo de preámbulo de la ausencia de este 2018- sólo Rosa de cendra, de Pilar Rahola, consiguió entrar dentro de los cinco primeros títulos.

Este año se ha roto la tradición en cuanto a la no ficción en catalán: por primera vez desde 2014 esta diada ha sido liderada por un ensayo escrito por una mujer (Operació Urnes, de Laia Vicens y Xavi Tedó). A excepción de 2014, año en el cual sólo figuraba una autora (Patricia Gabancho, con Les dones del 1714), en los últimos cinco años el ensayo o divulgación en catalán escrito por autoras ha oscilado entre los dos o tres títulos en la lista de los diez libros más vendidos.

En referencia a la no ficción en castellano, cabe decir que, a pesar de que ha habido años -como en 2016- en los que la lista de no ficción en castellano ha contado con la presencia de hasta cuatro autoras (Marie Kondo, Elsa Punset, Keri Smith, Aida Domènech) y que incluso, en 2017, El libro de Gloria Fuertes entró dentro de los títulos más vendidos, la equidad tampoco se ha conseguido a lo largo de los últimos cinco años. Sin olvidar que en 2015 la presencia de escritoras en la lista de los diez libros más vendidos en castellano brillaba por su ausencia, los títulos firmados por escritoras siempre han ocupado entre dos o cuatro posiciones.

La «paridad» reservada a la literatura infantil y juvenil

Sin embargo, y a la luz de las listas oficiales de libros infantiles o juveniles de las últimas cinco diadas, se podría advertir una posible feminización de esta categoría entre los diez libros que trascienden al gran público. A excepción del fenómeno youtubers –con presencia destacable sólo en la literatura en castellano- o contados escritores –como Toni Soler, Jaume Copons o Francisco Ibáñez-, el número de escritoras que suele conformar el ranking de los libros más vendidos es significativamente mayoritario al de autores.

Siempre oscilando entre siete y ocho títulos en lista oficial, los libros de las autoras dominan la categoría infantil y juvenil –en cuanto menos- desde hace cinco diadas. Elisabetta Dammi –demiurga del ratón Gerónimo Stilton-, Anna Canyelles, Rocío Bonilla, Anna Llenas, J.K. Rowling, Suzanne Collins son solo algunas de las escritoras cuyas historias conforman las listas de libros más vendidos en esta categoría.

Ahora bien, “si ensanchamos la mirada y salimos de los diez libros más vendidos”, apunta el Gremi de Llibreters, “comprobaremos que en esta categoría hay una cierta paridad: este año, por ejemplo, entre la lista de los 25 más vendidos, 13 son mujeres en el caso catalán y 11 en la categoría en castellano”.

Una instantánea del último Sant Jordi | Ajuntament de Barcelona

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*