Quim Torra, el ‘President’ de Puigdemont

El perfil del candidato es inequívocamente independentista y firmemente partidario de mantener el pulso con el Estado.

Montse Melià
 
 
 
Quim Torra en la Noche de las Letras | Òmnium Cultural

Quim Torra en la Noche de las Letras | Òmnium Cultural

Quim Torra, el candidato designado por Carles Puigdemont para presidir la Generalitat, figuró en la lista de Junts per Catalunya como independiente, es decir, no es militante del PDeCAT, ni de ningún otro partido. Esto quiere decir que, muy probablemente, no se sentirá implicado por las posiciones políticas de este partido y sí seguirá las indicaciones del ex presidente. Esa es la idea, por lo que dicen en JuntsxCat, que Torra sea un presidente interino mientras no se terminen de resolver los procesos judiciales o mientras no se convoquen nuevas elecciones, esta vez desde Catalunya. Y ese el aspecto más controvertido, y más criticado por la oposición y el gobierno central.

Quim Torra es abogado, editor y gestor cultural. Presidió el Born Centre Cultural por encargo de Xavier Trias como alcalde de Barcelona y Òmnium cultural, donde sustituyó Muriel Casals y donde estuvo sólo unos meses. Su perfil es inequívocamente independentista y firmemente partidario de la vía Puigdemont. Ha defendido la legitimidad de su gobierno, de hecho lo hizo en el pleno del Parlamento que debía investir a Jordi Turull como presidente de la Generalitat, al día siguiente del encarcelamiento de Turull, Rull, Romeva, Bassa y Forcadell. Torra ha sido también partidario de aplicar los resultados del 1 de Octubre, lo que quiere decir que es de los partidarios de seguir tirando adelante el procesisme.

La designación de Quim Torra no ha sido bien recibida por los representantes de los partidos parlamentarios, a excepción de los independentistas que, todos, tienen una buena relación con él, a pesar de que todo hace pensar que sus posiciones respecto a las de ERC puedan quedar bastante distanciadas si atendemos a la apuesta de los republicanos para acercarse a las formaciones de izquierdas, como los comunes, con la idea de ensanchar la mayoría social. Inés Arrimadas, de Ciudadanos, ya ha dejado claro que no le dará ni los cien días de confianza; la líder de C’s ha dicho que se necesita un presidente que reconozca el fracaso del proceso.

Para Xavier Domènech, de los comunes, Torra no representa la transversalidad que hace falta ahora. En la misma línea que Miquel Iceta que ha considerado que la trayectoria del candidato no le convierte en la persona indicada para coser la sociedad catalana.

El más duro ha sido Xavier Garcia Albiol, líder del PPC, para quien Torra es «más de lo mismo» y ha recordado unos tuits de Quim Torra muy despectivos contra los españoles que fueron borrados por él mismo en el año 2014. No es nada descartable que se tenga que disculpar por estos mensajes, que no sólo no son adecuadas para un alto representante político, sino que lo alejan de posturas dialogantes.

Quim Torra será investido la próxima semana en segunda vuelta, porque en la primera no obtendrá la mayoría necesaria, pero no será él quien designe al Gobierno, le vendrá hecho. Hace semanas que pactaron la composición JxCat y ERC: trece consejerías, siete para la lista de Puigdemont y seis para Esquerra y cada formación decidirá sus candidatos, aunque eso es lo que suele ocurrir en los gobiernos de coalición.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*