Quién decía qué hace un año, cuando el independentismo cruzó el Rubicón

Hoy hace un año, el 6 y 7 de septiembre de 2017, el Parlament de Catalunya aprobó las llamadas leyes de desconexión. El movimiento independentista pasó por primera vez de las palabras a los hechos, en dos maratonianas y muy controvertidas sesiones parlamentarias. Repasamos aquellos días a través de 33 citas.

Redacció
 
 
 
Aplaudiments al ple després d'aprovar la llei del Transitorietat, el 7 de setembre de 2017 | Foto: Parlament de Catalunya

Aplaudiments al ple després d'aprovar la llei del Transitorietat, el 7 de setembre de 2017 | Foto: Parlament de Catalunya

Los días 6 y 7 de septiembre de 2017 marcan el inicio de todo lo que ha vivido Cataluña en el último año (votación del 1 de octubre, violencia policial, apertura de causas judiciales contra líderes independentistas, encarcelamientos y huídas al extranjero, suspensión de la autonomía, elecciones del 21-D, movilizaciones de apoyo a los presos, guerra de lazos, etc). El Parlament cruzó el Rubicón con la aprobación de dos leyes (la del Referéndum el día 6 y la de Transitoriedad el 7), según la oposición sin respetar sus derechos más básicos (como no poder presentar enmiendas ni contar con el dictamen de la Consell de Garanties Estatutàries) y que motivaron una querella inmediata del Fiscal General del Estado. Ambas fueron suspendidas inmediatamente por el Tribunal Constitucional, pero el gobierno catalán presidido por Carles Puigdemont anunció que no acataría esta suspensión y tiraría adelante el referéndum, como así hizo.

Las sesiones del 6 y 7 de septiembre se llevan a cabo además en un marco político y social altamente crispado, porque se están produciendo ya los primeros registros de la Guardia Civil a imprentas y medios de comunicación a la busca de urnas y papeletas, mientras que un día antes del debate el Tribunal de Cuentas anuncia la imposición de una fianza de más de 5 millones de euros a Artur Mas, Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs por la organización de la consulta del 9N de 2014.

La historia deberá juzgar si lo que ocurrió hace un año fue un error histórico, como advertían algunos diputados de la oposición, o un acto de dignidad nacional amparado en la legislación internacional y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como afirmaban los promotores de las leyes. Repasamos algunas de las frases que se escucharon aquellos días, con dos advertencias: 1) se identifica a todo el mundo por el cargo que ocupaba entonces, y 2) puede ser que algún fragmento no sea exactamente literal puesto que son citas extraídas de la prensa.

4 de septiembre

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno: “No puede haber un gobierno democrático que pretenda ir contra la ley fundamental de aquella democracia, que es la Constitución. Esto es absurdo, una estafa a la democracia y no lo podemos consentir”

Carles Puigdemont, president de la Generalitat: “Un referéndum nunca puede ser calificado de estafa porque la estafa sería impedir su celebración, con las urnas no se da un golpe de estado, el golpe de estado es prohibirlas”

5 de septiembre

Jordi Turull, conseller de Presidencia i portavoz del Govern. “Cualquier actuación del fiscal general del Estado o de cualquier institución del Estado que persiga una cosa que no es delito atentaría directamente contra el artículo 49 de la Carta Fundamental de los Derechos de la UE, según la cual no se puede perseguir a nadie por un hecho que no es constitutivo de delito”

Oriol Junqueras, vicepresidente de la Generalitat: “¿Hay algún auténtico demócrata que crea que la democracia tiene un precio o que renuncie a la democracia por una determinada cantidad de dinero? Ningún auténtico demócrata de ningún lugar del mundo estamos dispuestos a renunciar a la democracia porque nos amenacen con estas actuaciones contrarias al Estado de Derecho (…) Convocar un referéndum no es ningún delito, ni desde el derecho internacional ni del español”.

6 de septiembre

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat: “La decisión de los ciudadanos nos vinculará, no puede ser de otro modo, y defenderemos hasta el final el derecho de todos los catalanes a votar, decidir y a ser ellos quienes determinen su futuro. Cataluña decidirá democráticamente su futuro el 1 de octubre (…) En defensa de este derecho pondremos todo lo que tenemos, todo el trabajo, todo el esfuerzo y toda la voluntad y compromiso. Es lo que hacen los gobiernos cuando en la historia de su país llega un momento como este, de encrucijada, decisivo, en el que todos sin excepción asumimos nuestra responsabilidad (…) Esta decisión corresponderá a la gente, no a ningún tribunal, consejo de ministros o Tribunal Constitucional deslegitimado, desprestigiado y politizado hasta niveles impropios [porque] nadie tiene la autoridad ni el poder de incautarnos el derecho a decidir. Es de la gente”

Inés Arrimadas, líder de Cs: “La inestabilidad, la irresponsabilidad, la toma de la calle es sólo un escenario de la CUP. Usted está a punto de cometer el error más grande y grave de la historia de la democracia, y usted será el primer responsable (…) No se saldrá con la suya, porque la democracia tiene mecanismos para defenderse de los gobernantes que quieren abusar de ella”.

Miquel Iceta, líder del PSC: “Lo que ha pasado aquí hoy ha sido una vergüenza, los socialistas no podemos dar por bueno un proyecto que incorpora el germen de la división y sitúa a las instituciones fuera de la ley (…) No podemos legitimar este disparate en el momento de votarlo. No en nuestro nombre. No con nuestra presencia. El acto de hoy tendrá consecuencias muy negativas, pero sólo ustedes son responsables, aunque las consecuencias causarán un gran mal a todos”.

Lluís Rabell, presidente de CSQEP: “El 1 de octubre da la espalda a la mitad de la sociedad de Cataluña y no reúne las condiciones mínimas que marca la Comisión de Venecia”

Xavier Garcia-Albiol, líder del PPC: “La ley del referéndum no entrará en vigor nunca porque es un ataque a la democracia (…) ustedes sufrirán las consecuencias si siguen adelante con el engaño del referéndum ilegal (…) El independentismo está arrastrando Cataluña a la peor crisis institucional desde el intento de golpe de Estado del 23-F”

Anna Gabriel, portavoz de la CUP: “Por mucho que lo repitan, esta ley no es un golpe de estado, no vulnera ningún derecho, no bebe de ningún totalitarismo ni voluntad aniquiladora (…) Este no es un debate sobre legalidad, sino sobre legitimidades. El objetivo de la ley es ejercer el derecho de autodeterminación de los Países Catalanes, pero a la vez impugnar la cartografía del régimen del 78 (…) saltar el muro (…) Hay que afrontar este reto con desobediencia institucional y judicial. Si ustedes se mantienen firmes nosotros estamos dispuestos a salir a la calle para defender nuestros derechos mientras persistan las amenazas del PP”.

Lluís Corominas, presidente de JxSí: “Se ha intentado todo para pactar este proceso con el Estado. Hemos agotado todas las vías para que fuera un proceso pactado con el Estado, y no ha habido voluntad política”.

Los diputados de Cs, PSC y PP abandonaron el pleno | Foto: Parlament de Catalunya

7 de septiembre

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat: “No suspenderá la democracia en Cataluña ningún consejo de ministros, ningún tribunal ni ningún órgano desprestigiado (…) el TC actúa coordinadamente con el Gobierno español, con un total desprecio por la separación de poderes”.

Inés Arrimadas, líder de Cs: “Ni habrá referéndum ni habrá independencia. Esto no es una discrepancia política, es una realidad (…) Sean valientes y díganlo: saben que no pueden hacer el referéndum, están poniendo en peligro el autogobierno de Cataluña (…) Ustedes serán los únicos que no podrán participar en la solución política (…) La justicia es igual para todos, aunque uno sea diputado no tiene carné de inmunidad ni superpoderes”.

Miquel Iceta, líder del PSC: “El objetivo de esta ley es liquidar la Constitución y el Estatuto de Autonomía y sustituirlos por un modelo de escaso nivel democrático inspirado entre Kosovo o Montenegro (…) Irá a la papelera además de provocar sanciones que algunos lamentarán”.

Joan Coscubiela, portavoz de CSQEP: “Estoy aquí porque mis padres me enseñaron a luchar por mis derechos. No quiero que mi hijo Daniel viva en un país donde la mayoría puede tapar los derechos de quienes no piensan como ella (…) Ustedes se han pulido en 48 horas negras el capital del soberanismo y de la autoridad moral de la democracia, porque de forma irresponsable han decidido aplicar su estrategia (…) ¡Qué gran irresponsabilidad, señor Puigdemont! (…) ¿Por qué han forzado tanto la máquina con una ley que es papel mojado? Es un error histórico”.

Benet Salellas, diputado de la CUP: “Si se desea abrir un proceso constituyente no hay ninguna otra forma efectiva de hacerlo que no pase primero por hacer efectivo el ejercicio del derecho de autodeterminación. No se puede ejercer desde la condición de comunidad autónoma (…) Las querellas de la Fiscalía General del Estado y las amenazas de los tribunales no nos dan miedo ni condicionarán la celebración del referéndum”.

Xavier Garcia-Albiol, líder del PPC: “Esto es un secuestro y un golpe a la democracia que sólo se puede responder con firmeza. Están poniendo en un grave riesgo a las instituciones y el autogobierno de Cataluña”.

Jordi Turull, portavoz del Govern: “A partir de ahora nos sentimos convocados ante este estado de sitio encubierto a defender los derechos más fundamentales, derechos humanos, el derecho a la libertad ideológica, a la libertad de expresión, a la libertad de iniciativa política. Recordamos que convocar un referéndum no es delito (…) No habrá bastante poder para frenar tanta democracia”.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España: “Nadie vacilará a la hora de cumplir su deber. La democracia responderá, lo hará con firmeza, con serenidad, con aplomo y con dignidad (…) Lo que no es legal no es democrático (…) No renunciaré a nada para impedir que los independentistas catalanes liquiden el modelo de convivencia democrática”.

Albert Rivera, líder de Cs: “Apoyaremos sin fisuras, sin dudas y sin complejos las actuaciones que haga el Gobierno de España para evitar este golpe a la democracia”.

Adriana Lastra, número dos del PSOE: “Ayer y mañana, y especialmente hoy, la respuesta de las fuerzas políticas democráticas no puede ser más que la legalidad democrática, porque sin respecto a la ley no hay democracia”.

Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo: “Cualquier acción contra la Constitución de un Estado miembro es una acción contra el marco legal de la Unión Europea”.

Puigdemont conversa con Iceta | Foto: Parlament de Catalunya

8 de septiembre

Iñigo Méndez de Vigo, portavoz del Gobierno: “Quien participe o colabore en un referéndum ilegal lo sabe, y todo el mundo tiene que aceptar las consecuencias de lo que hace (…) El Gobierno ha previsto todos los escenarios posibles y tiene capacidad de actuación en todos los escenarios posibles”.

Maria Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y ministra de Defensa: “Unos representantes públicos instalados en la radicalidad han abandonado su función representativa, han vulnerado de forma grosera las garantías de la ciudadanía catalana y han pisoteado la ley y los derechos de los ciudadanos. Estamos respondiendo como Estado de derecho y haciendo lo que hay que hacer: proteger y defender a los ciudadanos”.

9 de septiembre

José Montilla, senador del PSC y ex presidente de la Generalitat: “Este referéndum no será reconocido internacionalmente, lo sabe todo el mundo y creo que también lo saben los organizadores (…) Democracia y referéndum no son sinónimos, para que una consulta sea democrática tiene que reunir una serie de garantías y condiciones legales que no se dan en este caso”.

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat: “Digan lo que digan los tribunales del Estado español, si un pueblo quiere votar, esto es democracia, y como quienes queremos votar somos mayoría, lo haremos (…) La ley es fruto de un acuerdo vigente del Parlament porque se ampara en los derechos de los pueblos a su autodeterminación, que a su vez se amparan en los derechos humanos, y por encima de estos no puede pasar nadie. Cuando un pueblo se pone en pie para ejercer su derecho en la autodeterminación, los derechos humanos quedan reforzados”.

Marta Rovira, secretaria general de ERC: “El Tribunal Constitucional no es el órgano para juzgar si Cataluña tiene o no tiene derecho a la autodeterminación. La misma ley del referéndum dice que no admite injerencias del Constitucional”.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno: “Sería bueno que aquellos que promueven el referéndum den marcha atrás. Se evitarían males mayores (…) No habrá referéndum, no pienso abdicar de mi obligación (…) En democracia no llega más lejos quien más corre, sino quien no se desvía del camino”.

Pedro Sánchez, líder del PSOE: “En el Parlament de Catalunya no se ha producido un choque de trenes, sino un atropello de las instituciones catalanas, del autogobierno y de la legalidad constitucional. El independentismo ha cometido un error histórico, y es considerar que cualquier idea está por encima de la democracia. Y esto no es cierto. Cualquier idea puede ser legítima siempre dentro de la democracia, y pierde toda su razón y legitimidad cuando trata de situarse por encima de la legalidad democrática”.

10 de septiembre

Miquel Iceta, líder del PSC: “Si el Gobierno ha hecho promesas que ahora no puede cumplir que no intente derivar la irresponsabilidad a otros: su ley, hoy suspendida, dice que el responsable de la organización de esto que querían hacer el 1-O es el Govern. Pues que lo demuestre y si quiere hacer cosas que las hagan ellos (…) A estas alturas todo el mundo sabe que no habrá referéndum vinculante, efectivo y con garantías, puesto que sin censo, con urnas escondidas y papeletas que cada cual se tendrá que imprimir en casa no hay garantías ni condiciones para celebrarlo”.

Artur Mas, presidente del PDeCat y ex presidente de la Generalitat: “Lo que están haciendo es intentar asustar, haciendo acciones de guerrilla para asustar la gente. Pero hay una fuerza que sólo la tenemos nosotros, la fuerza de unos cuantos millones de personas que no tienen miedo y que irán a votar. Lo único que me preocupa es si somos conscientes de nuestra fuerza. Si lo somos, el 1 de octubre ganaremos”:

Jordi Turull, conseller de Presidencia: “La historia nos ha convocado y es un gran honor pero también una enorme responsabilidad. Haremos de todo y más, y a la manera catalana, que es pacífica y democrática, para que el pueblo de Cataluña decida libre y democráticamente (…) Muchas generaciones sabían que ellos no lo verían, pero fueron capaces de mantener el poso y la conciencia; lucharon porque sabían que llegaría un día que una generación estaría lista para recuperar la plenitud como nación. Y esta generación somos nosotros”.

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat: “Las urnas son para todos, para quienes quieren una Cataluña independiente y para los que legítimamente quieren seguir formando parte de España. Las urnas no dividen, lo que divide, lo que degrada a la democracia es no votar (…) Sólo el Parlament de Catalunya puede inhabilitar al gobierno que yo presido. No hay ninguna otra instancia judicial o política que pueda hacerlo”.

Miembros del Govern y diputados cantan ‘Els segadors’ al final de la jornada | Foto: Parlament de Catalunya

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*