¿Qué ha pasado en las elecciones, más allá de Barcelona?

Analizamos cuáles han sido los resultados de estas elecciones en los diez municipios más poblados de Catalunya, más allá de Barcelona: L'Hospitalet de Llobregat, Terrassa, Badalona, ​​Sabadell, Lleida, Tarragona, Mataró, Santa Coloma de Gramenet, Reus y Girona

Redacció
 
 
 
Analitzem el resultat de les eleccions als 10 municipis més poblats de Catalunya, després de Barcelona | S.V.B.

Analitzem el resultat de les eleccions als 10 municipis més poblats de Catalunya, després de Barcelona | S.V.B.

A medida que van llegando los resultados de estas elecciones municipales, descentramos la mirada de la capital catalana y nos fijamos en los 10 municipios más poblados, más allá de Barcelona. Así, hablamos de los cambios de mayorías y apoyo en los consistorios de ciudades con más de 100.000 habitantes y vemos cómo las anteriores elecciones al Congreso o los hechos del Procés han podido ocasionar cambios en estas instituciones.

El PSC conserva su feudo en L’Hospitalet, con Núria Marín al frente

L’Hospitalet de Llobregat, con 261.068 habitantes, es la segunda ciudad más poblada de toda Catalunya. Es también un histórico feudo socialista que durante esta candidatura no cambiará de color. El PSC revalida la alcaldía al municipio aumentando (con casi un 60% escrutado) más de 10 puntos respecto a las elecciones de 2015. La segunda fuerza ha sido para ERC, continuando la deriva que se inició con las elecciones del 28A. Así, los republicanos (única fuerza independentista en el consistorio) doblan los resultados respecto a los anteriores comicios, relegando a Ciudadanos -segunda fuerza en 2015- a la quinta posición.

Ciudad defensora de Pedro ante Susana Díaz y del PSC en esencia, L’Hospitalet ha sido roja desde las primeras elecciones de 1979. Nuria Marín ha sido su alcaldesa desde 2008 sustituyendo el también mítico Celestino Corbacho.

Jordi Ballart vuelve a la alcaldía por la puerta grande

Jordi Ballart fue alcalde de Terrassa entre el 2015 y el 2017, por el PSC, pero dejó el cargo a raíz del 1 de octubre y el apoyo socialista a la aplicación del artículo 155. Ballart volverá a ser ahora alcalde, con toda probabilidad, puesto que ha dado la gran sorpresa en la cocapital vallesana con la creación de una candidatura nueva, Tot per Terrassa, que ha obtenido 10 de los 27 concejales en juego, por lo cual es muy poco probable que haya una coalición de otros partidos que le pueda desbancar.

El sucesor de Ballart y hasta ahora alcalde del PSC, Alfredo Vega, queda en segunda posición, con siete concejales (pierde dos), mientras que Terrassa en Comú es otra de las sorpresas porque desaparece (cuando había sido segunda fuerza), y ERC se sitúa como tercera fuerza, con 5 electos (1 más). Lluís Puig encabezaba la candidatura de JxCat, pero la presencia del exconseller de Cultura en el exilio no ha tenido el efecto esperado. Pierde un representante en relación con los anteriores comicios y se queda en dos.

La alcaldía se decidirá con pactos postelectorales

La alcaldía de Badalona la decidirán los pactos de nuevo. El Partido Popular de Xavier Garcia Albiol queda como partido más votado con 11 de los 27 escaños, tras ganar uno. En segundo lugar ha quedado la lista Guanyem Badalona y de ERC, con 7 concejales. Respecto a la suma de estas dos fuerzas políticas se pierde un asiento en el pleno. En tercer lugar queda el PSC con 6 concejales. Respecto a los que este partido tenía se puede decir que ha recuperado 2. Badalona en Comú, heredera de la antigua Iniciativa per Catalunya ha mantenido los dos concejales que tenía. Finalmente JuntsXCat con un concejal por la mitad de la representación que tenía en 2015. Ciudadanos, que tenía un concejal lo ha cedido al PP.

Badalona perdió hace un año el tercer lugar entre las ciudades más pobladas de Catalunya, al ser superada por Terrassa. La vida municipal de Badalona en la última legislatura ha sido accidentada. El grupo más votado fue el del PP, que encabezaba Xavier García Albiol con 10 concejales, pero la alcaldía la obtuvo María Dolors Sabaté, una independiente que encabezaba la candidatura Guanyem Badalona en Comú (GBC), formada por Guanyem Badalona y Podem.

La alianza entre Guanyem Badalona, ​​ERC e ICV formó gobierno, que tuvo el apoyo inicial del PSC. Pero en agosto de 2018 se produjo una moción de censura instada por el PP, que dio la alcaldía al socialista Xavier Pastor. La mayoría en la votación fue de 14 concejales, 10 del PP, 3 del PSC y 1 de Ciudadanos. En contra hubo 12 votos, 11 de los grupos de izquierdas de la antigua CDC y una de una socialista que dejó el partido, más la abstención de un antiguo concejal de UDC.

Regresa un PSC libre del clan Bustos

El PSC gobernó Sabadell durante 16 años, desde 1991 hasta 2015, cuando la alcaldía pasó a manos de una coalición de partidos que se aliaron con el objetivo principal de borrar el rastro del exalcalde Manuel Bustos, entonces procesado en varios casos de corrupción. En la pasada legislatura, Juli Fernàndez (ERC) y Maties Serracant (Crida) gobernaron la ciudad, dos años cada uno, pero con la formación del nuevo consistorio todo hace pensar que la ciudad volverá a manos socialistas, puesto que ahora obtienen 10 concejales (4 más que en 2015, mientras que los Comuns pierden cinco) con una candidata, Marta Farrés, que ha presumido en campaña de estar completamente desvinculada del legado Bustos.

Farrés tendrá que decidir si acepta la oferta de la cabeza de lista de Cs de gobernar en coalición (una oferta que Adrián Hernández le ha repetido varias veces durante la campaña), o intenta un gobierno en solitario con acuerdos de geometría variable. El PP desaparece del Consistorio.

Un alcalde independentista después de décadas de hegemonía socialista

El Ayuntamiento de Lleida ha sido durante la democracia post franquista un feudo del PSC, que sólo durante dos años perdió la alcaldía a manos de CiU. En la capital de Ponent se escogen 27 concejales. A pesar de perder la mayoría absoluta, la alcaldía la mantuvo Àngel Ros (PSC), después de hacer un acuerdo estable con Ciudadanos. Ahora, ERC empata con el PSC pero pactando con Junts per Catalunya la alcaldía para Pueyo puede ser un hecho.

Sorpresa en Lleida, pues, PSC y ERC han empatado en número de escaños. Los pactos serán decisivos. ERC es el partido que más ha crecido y si pacta con la antigua Convergencia y con el común de Lleida, equivalente a los Comunes, podría confeccionar una mayoría estable.

Los socialistas, si quieren continuar presidiendo la Paeria deberían intentar un pacto algo extraño: repetir el acuerdo estable con los 3 concejales de Ciudadanos y, al mismo tiempo, conseguir un acuerdo con El Comú de Lleida. Pero hechas las sumas, el pacto no sumaría. El sorpaso desbancaría al PSC después de décadas de la capital del Segrià.

Durante toda la legislatura el tira y afloja sobre cuestiones con el Procés o los símbolos ha estado a la orden del día. En Lleida nunca estos aspectos habían suscitado controversia. Los detractores de Ros han vinculado el cambio a que consideran que se ha plegado a las exigencias del grupo de Rivera.

En agosto de 2018 se produjo un relevo al frente de los gobierno local de Lleida, paer hasta entonces, Ángel Ros, dimitió para ocupar el cargo de embajador en Andorra. Lo sustituyó Félix Larrosa, con la idea de destensar las relaciones con la oposición, especialmente con la CUP, activa en todos los terrenos.

Ballesteros podrá reeditar el acuerdo con Cs y PP

Josep Fèlix Ballestero podría repetir en la alcaldía de Tarragona tras conseguir 7 concejales. Sumando los 4 de Ciudadanos y los 2 del PP conseguirían una mayoría justa.

Otra posibilidad sería un pacto entre ERC, con 7 concejales, 3 de Junts per Catalunya no conseguirían mayoría, a no ser que los Comunes que ha obtenido 2 votos, pactara con este bloque. Por lo tanto, todo dependerá de la habilidad y la ductilidad de los negociadores en los próximos días

El Ayuntamiento de Tarragona vio en la anterior legislatura cómo el PSC tenía que hacer pactos para gobernar. El alcalde de la ciudad, Josep Fèlix Ballesteros, tuvo que negociar con Ciudadanos y también con el PP para conformar una mayoría estable. Esto desdibujó la política de predominio socialista que tradicionalmente había tenido la capital del Tarragonès.

El PSC obtuvo en las elecciones locales de 2015 9 concejales, lo que no le permitió gobernar en solidario. ERC y PP obtuvieron 4 concejales en cada caso. El cuarto grupo con presencia municipal fue Ciudadanos con 3 asientos al pleno. El mismo número de representantes lo tuvo el PDCat, la CUP en consiguió 2 e ICV 1.

Pero durante la legislatura, aparte del acuerdo implícito entre PSC Ciudadanos y PP, en Tarragona han pasado cosas que han cambiado la composición del plenario. Así, fruto de las últimas elecciones al Parlamento, la concejala Lorena Roldan, de Ciudadanos, pasó a ser diputada de este grupo. La sustituyó Beatriz Pérez Velasco, que pasó a ser concejala no adscrita.

De los cuatro concejales del PP, dos han sido sustituidos: Alejandro Fernández, porque ha sido elegido diputado en el Parlamento, y Jordi Roca, porque entró en el Parlamento español. En febrero de 2017 murió repentinamente Maria Isabel Negueruela que fue sustituida por María Elisa Védrines Conesa.

A su vez, el PDCAT obtuvo 3 concejales, de los cuales uno, correspondiente a la cuota de UDC, se separó el grupo, mientras que a diciembre de 2017 murió el concejal Albert Abelló.

El PSC revalida, pero esta vez con mayoría

Fuerte victoria del PSC en Mataró que dobla los resultados de 2015. Los 13 concejales alcanzados por los socialistas permitirán David Bote renovar la alcaldía, esta vez, con mayoría. El último mandato Bote ostentó la alcaldía gracias a un pacto con CiU, pero este acuerdo fue roto por los 5 concejales convergentes después del 1 de octubre. CiU salió del gobierno municipal porque su socio de no ayudó con la organización del referéndum ni condenó las agresiones policiales.

De hecho, los convergentes han visto relegados a la cuarta fuerza con sólo dos concejales, dejando paso a una Izquierda que ha ganado la segunda fuerza. Así, el independentismo se asienta en Mataró con 10 concejales, ya que la CUP ha quedado fuera del consistorio, al igual que el PP.

El de Mataró, con 126.988, es un caso curioso: en los últimos mandatos ha habido gobiernos del PSC y gobiernos de CiU de manera alterna. De hecho, en el mandato de 2011, CiU tenía 10 concejales y, a la anterior, en 2007, el PSC tenía 13.

Parlon arrasa y fortalece su liderazgo

Nuria Parlon ha pasado de 14 a 17 concejales en Santa Coloma de Gramanet, cuando parecía que la gran incógnita en estas elecciones seria si podría o no revalidar su mayoría absoluta. Algunas encuestas predecían que el PSC podría bajar del 40% de los votos, que ha sido su suelo electoral en esta ciudad desde 1991. Estos sondeos iban muy errados, puesto que la candidatura de Parlon ha superado el 50% de los sufragios, lo cual fortalece su figura de capitana territorial del PSC.

La otra sorpresa en este municipio es la desaparición de la candidatura local vinculada la CUP, que en la pasada legislatura había quedado como segunda fuerza con seis concejales. Una parte de estos votos los ha recogido ERC, que nunca había tenido representación en Santa Coloma y ahora tendrá tres concejales. Cs ha ganado un concejal y los comunes (que en las últimas elecciones todavía se presentaron con las siglas de ICV-EUiA) otro.

Todo cambia en Reus, excepto JxCat

La capital de la comarca del Baix Camp, con 103.477 habitantes, siempre había sido del PSC hasta el 2011, que cedió el gobierno a CiU con Carles Pellicer i Punyed como alcalde y con un total de 7 concejales. Este año Pellicer revalida la primera posición, conservando sus concejales. La legislatura pasada fue necesario un pacto entre los convergentes, ERC y Ara Reus para gobernar. Tras estas elecciones, el independentismo suma 16 concejales -contando a la CUP.

Pero aparte de estos resultados, todo el consistorio de Reus cambiará de manera notoria. En un consistorio que cuenta con 27 concejales, la Candidatura d’Unitat Popular – Poble Actiu consiguió 6 concejales siendo la primera vez que obtenía y siendo la segunda que se presentaba. Ahora quedan relegados a la quinta fuerza, regalando su posición en el PSC. Esquerra duplica resultados, mientras que el PP queda fuera.

JxCat revalida pero el independentismo pierde votos

Marta Madrenas es la alcaldesa de una Girona que supera por poco los 100.000 habitantes y lo hace en nombre de CiU. Madrenas fue nombrada en marzo de 2016, sustituyendo a Carles Puigdemont al frente del consistorio y, tras estas elecciones revalida los mismos resultados. Ahora, sin embargo el independentismo, que en 2015 sumaba 18 escaños pierde la mayoría y suma 14. Teniendo, pues, en cuenta que Girona pasa de tener 25 a 27 concejales y que la CUP ha caído del consistorio.

Así, mientras ERC mantiene también unos resultados similares, el PSC ha logrado un 20% de los votos y Guanyem Girona ha entrat con fuerza con 5 concejales.

Durante el mandato del 2011 ERC no formaba parte del consistorio, la CUP había obtenido ya 3 concejales y fue de los pocos municipios donde conseguirlo y PSC y PP tenían bastante más representación. Así, la tendencia de Girona en las últimas dos legislaturas ha sido la de apostar más por los partidos independentistas, aunque parece que en esta legislatura pueden cambiar las tendencias.


Con informaciones de Sandra Vicente, Carla Benito, Tomeu Ferrer y Víctor Saura. Infografías de Victoria Oliveres

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*