Entrevista | Irene Sabaté, Sindicat de Llogaters

“Perder el piso por una subida del alquiler es un desahucio invisible”

Irene Sabaté, portavoz del Sindicato de Inquilinos, destaca que los desahucios por la subida de precio del alquiler no se reflejan en las estadísticas. Pero no sólo eso los hace "invisibles". Cuando se trata de un alquiler aún no asimilamos que nos echan de casa como en un desahucio hipotecario, a pesar de ser "una negación del derecho a la vivienda".

Yeray S. Iborra / Sònia Calvó
 
 
Irene Sabaté ante un cartell sobre expulsión vecinal en el Raval | SÒNIA CALVÓ

Irene Sabaté ante un cartell sobre expulsión vecinal en el Raval | SÒNIA CALVÓ

Antropóloga social de formación, Irene Sabaté se dedica a la docencia y la investigación en la Universidad de Barcelona (UB). Interesada desde su etapa de estudiante por la problemática de la vivienda, hizo la tesis en Berlín para aprender de la experiencia alemana del alquiler. “En Alemania ser inquilino es una opción de vida perfectamente viable y donde hay unos derechos asociados, en cambio aquí se nos es negado de manera sistemática”, sostiene Sabaté.

Ella misma ha vivido las consecuencias del alquiler abusivo: hace diez años que vive en L’Hospitalet, se fue de la capital catalana expulsada. Dentro de poco, sin embargo, la fuga metropolitana tampoco será una opción. Según Sabaté, el alquiler será una batalla de todas, en Barcelona o en Cornellà. Para ir atajando en el camino, ella ha empezado por bajar la experiencia de la academia a la calle y desde que arrancó el Sindicato de Inquilinos ejerce una de las portavocías.

Os constituisteis en mayo con una gran asamblea en el Casinet de Hostafrancs, ¿cómo valoras este más de medio año de arranque del proyecto?

Hemos conseguido representar o dar voz al colectivo de inquilinos, pero todavía hay mucho por hacer. Hasta ahora evidentemente existían muchos movimientos, no salimos de la nada, pero todo estaba más diluido dentro del movimiento general por el derecho a la vivienda, con la experiencia de la PAH y muchas organizaciones de ámbito de barrio. Nosotros tenemos una vocación más metropolitana.

Sin embargo, todavía estamos avanzando en la creación del Sindicato en cuanto a estructura interna, organigrama, comisiones de trabajo, acciones cotidianas, etc. Hemos pasado de 25 personas en el grupo promotor a un núcleo activista de más de 80 personas en diferentes comisiones de trabajo. También tenemos más de 1.200 afiliados. La idea es que si nos erigimos en un actor y una voz pública importante habrá detrás esta coartada de la afiliación. Esto es diferente de otros movimientos por la vivienda.

Apuestáis por la defensa de la vivienda desde la vertiente de la lucha colectiva. ¿Qué ventajas supone esto?

Tener delante un Sindicato de Inquilinos y no un inquilino individual puede hacer que muchos propietarios o intermediarios que tengan intenciones de maximizar las costas al arrendatario se lo piensen dos veces. Si bien la palabra quizás no es intimidación, al menos sí habrá cierto respeto que parece que de manera individual no siempre se tiene. Es muy importante estar empoderados e informados, ya que te sitúa en otra posición frente al interlocutor.

Por otra parte, cuando hay situaciones concretas de una negociación más dura o de una resistencia más fuerte, sobre todo en el caso de algunos bloques, también se puede hacer fuerza perjudicando la imagen de un determinado propietario o intermediario.

Hay experiencias en torno a la hipoteca que parecían que nunca se conseguirían, como parar un desahucio. ¿Llegaremos a ver imágenes similares con los alquileres?

Hasta ahora, ante una subida abusiva del alquiler o una no renovación todos bajábamos la cabeza y nos íbamos. Lo que queremos es romper con ello. A veces se hará con más ruido y otros habrá más confrontación. Hay toda una gradación de riesgos. Habrá casos que irán hasta el final, hasta lo que se conoce como permanencia en precario en una vivienda, consignando el alquiler en el juzgado. Esta situación se puede dar y puede desembocar en un desahucio con violencia o un desahucio activo por parte del alquilador.

¿Qué proponéis?

Se pueden hacer varias cosas, pero la primera cuestión que decimos siempre es que se ha de abrir una vía de negociación y diálogo, dar a conocer y comunicar al arrendador o el intermediario que no estamos dispuestas a pasar por aquí, que no vamos a aceptar esta subida, que no nos resignamos a esta no renovación, y a partir de ahí empezar a hablar. Esto que parece obvio no lo es, porque en muchos casos el burofax que te enviaba el arrendador o su intermediario era definitivo y nadie respondía. En muchos casos no hay ni una primera conversación. El hecho de ir a hablar y decir ‘no estoy de acuerdo con lo que me decís’ ya es un primer paso.

A partir de aquí hay que informar, leer muy bien nuestro contrato y encuadrarlo en el momento en que se firmó. Ahora mismo están terminando contratos de dos tipos muy diferentes, los de hace cinco años, firmados bajo la ley anterior, y que todavía tienen ciertas garantías. Luego está el otro tipo, los que se firmaron a partir de junio de 2013, los del formato de tres años más uno. Nos encontramos que hay una no estipulación de cuánto nos pueden subir el alquiler.

¿La sociedad entiende que un desahucio por alquiler es menos grave que uno por hipoteca?

En general parece que los desahucios por alquileres son algo más ‘leve’, sí. Sobre todo por el hecho de que no hay el endeudamiento de por vida que hay en el caso de las hipotecas. Para nosotros, una pérdida de la vivienda para alquiler por una subida de precio es un desahucio invisible. Esto puede conducir a una situación muy dramática y de vulneración del derecho a la vivienda dadas las circunstancias actual en las que el mercado está al alza y que los precios son impagables. Si te desahucian por hipoteca o alquiler, al final te encontrarás que no puedes pagar los precios que hay actualmente.

¿Por qué decís que es invisible exactamente?

Decimos que es invisible porque no se reflejan en las estadísticas sobre desahucios. Por la comprensión social que tenemos no lo asimilamos como un desahucio pero es una negación del derecho a la vivienda.

Sabaté: “Hay un gran vacío de datos sobre la estructura de la propiedad en Barcelona” | SÒNIA CALVÓ

¿Es una falacia que el inquilino podrá encontrar otro piso yéndose al área metropolitana?

Totalmente. La semana pasada se hizo una asamblea de 150 viviendas en Sant Joan Despí que están en manos de un banco. La falacia de que nos suburbanizamos y que si vamos hacia el área metropolitana arreglamos el problema no es verdad. Los fondos buitres y los inversores también están apuntando sobre el área metropolitana. Además, el parque de vivienda de alquiler disponible no podría acoger un eventual o potencial desplazamiento de todos los inquilinos de la ciudad de Barcelona. No funciona esta idea que simplemente vamos más lejos y ya está. Otro problema es que tampoco funciona en términos de derecho a la ciudad. La crisis habitacional está rompiendo el tejido social de la ciudad, por eso debemos defender con uñas y dientes.

Hablas de fondo buitres e inversores… ¿De quién es Barcelona?

Hay un gran vacío de datos y transparencia sobre la estructura de la propiedad en la ciudad de Barcelona. Esta es una de las reivindicaciones que estamos haciendo en el Ayuntamiento muy claramente y al Incasòl. Son datos que existen, están en el Incasòl, porque allí tienen constancia y el registro de la propiedad también los tiene pero no están cocinados y no se hacen públicos en nombre de la protección de datos.

No se pueden dar datos de particulares… ¿Pero sí podrían hacerlo de personas jurídicas?

Esto se podría hacer y nos podrían dar una idea de cómo de grandes y pequeños y cómo están distribuidos los tenedores en la ciudad. Esto nos permitiría desmontar la idea de que España es un país de pequeños propietarios donde todos tienen su piso o uno que se ha heredado de un familiar. Cuando atacamos a los propietarios no vamos a por los pequeños propietarios ni comprometemos los intereses de la clase media que tiene un piso o dos.

En el caso de Barcelona hay mucha propiedad vertical, hay más concentración de la propiedad de lo que se está diciendo y de lo que se está filtrando a la opinión pública. Tenemos que conseguir que estos datos se hagan públicas porque es un ejercicio de transparencia imprescindible. También hay que tener en cuenta que un bloque puede ser de propiedad vertical pero también hay propietarios que tienen muchos pisos de propiedad horizontal distribuidos por la ciudad. Estos dos datos nos interesan mucho para saber si cuando estamos diciendo que se debe limitar la capacidad que tienen los propietarios de lucrarse a partir del alquiler, a quien estamos atacando.

Con la información que tenéis, ¿qué inversores os estáis encontrando?

En 2016 más de la mitad de compras de edificios enteros los habían comprado empresas de capital extranjero. Esto nos puede hacer sospechar que existe esta proyección internacional de Barcelona que atrae intenciones especulativas. Hay que hacer mucha investigación al respecto, pero es muy laborioso. Supongamos que las compras verticales nos dan una idea de donde hay medios o grandes tenedores, pero esto es mucho suponer porque también está el problema de los pisos individuales pero que son del mismo propietario y eso no se puede saber. De momento los nombres que más estamos encontrando son MK Premium, Vauras Investment, Norvet y mucho capital israelí.

Otro problemática de la emergencia habitacional: los pisos vacíos. El Ayuntamiento está trabajando en un censo…

Desde nuestro punto de vista la cosa va demasiado lenta. Nos consta que están trabajando, pero demasiado lento. Lo están haciendo de manera muy cuidadosa, haciendo muchas visitas para asegurarse en hasta cinco ocasiones que el piso está vacío. Nuestra duda es si llegaremos al final de la legislatura sin tener los datos: eso sería muy grave. Una propuesta podría ser que, ya que tenemos contadores electrónicos inteligentes de los servicios, al menos se haga una estimación de qué casas no tienen gasto energético y por tanto seguramente están deshabitadas.

¿Crees que las políticas de reactivación de pisos vacíos están siendo acertadas? Hace un tiempo se propuso condonar las multas por alquiler social en Ciutat Vella pero nadie se acogió a la propuesta.

Seguramente no lo están siendo y nos hace falta esa información. Saber donde hay pisos vacíos nos permite saber qué potencial hay para convertir en vivienda social de alquiler.

¿Ampliar el parque de alquiler social sería una solución para la emergencia habitacional que vive Barcelona? 

Sería una solución parcial. La emergencia habitacional se debe atacar por muchos frentes y este sería uno de ellos. Nosotros hacemos 10 propuestas y una es esa. Antes de las elecciones organizamos un debate con miembros de todos los partidos políticos candidatos y parecía un consenso la necesidad de aumentar el parque de alquiler social, incluso la derecha más liberal estaba de acuerdo. Esto es porque electoralmente vende y porque es inocuo para el funcionamiento especulativo del mercado. Además hay la excusa de como no hay suelo no se puede crear más vivienda.

¿Otro de los problemas es que este parque se haga en las afueras de la ciudad y no se garantice el derecho a vivir en tu barrio y a preservar tu identidad? 

Se podría articular este parque de manera que fuera más respetuoso y que no provocara realojos en otros lugares alejados. Hay que respetar el derecho al realojo en el mismo barrio o distrito. Estas acotaciones que se podría hacer de crear vivienda pública de alquiler. Por otra parte si, abogamos por la creación de que el parque cumpla como mínimo con la ley catalana de vivienda, quedando menos de 10 años, deberíamos tener un 15% de vivienda de alquiler social. Actualmente no llegamos ni al 2%. Y eso que a esta cifra de esperpento se le suma la vivienda de alquiler social, la renta antigua y también las viviendas de entidades del tercer sector que dan servicio a determinados colectivos. No es ni vivienda de propiedad publica lo que suma esta cifra tan baja.

¿Cómo podemos pasar del 2% actual al 15% prometido?

Ante todo hay que movilizar el parque de viviendas vacías. Debe hacerlo la Administración de oficio, no esperando que vengan los propietarios con incentivos o con buena intención con uso fruto de sus viviendas. Hacen falta políticas más decididas y de oficio que permitan movilizar estas viviendas. La banca tiene una deuda moral y social con la población de este país y con las personas más vulnerables, deben revertir la situación de la población que ha sido expoliada por la misma operación de la banca.

En 2016 había 40.000 viviendas en Catalunya en manos de la banca. Pero es difícil saber las cifras, ya que han sabido hacer ingeniería financiera para crear otras sociedades dentro de su grupo, con otros NIF.

La PAH trabaja en una moción que incorpora el tema del alquiler, ¿estáis con ellos?

Esta moción se presentará este mes. El objetivo es promover o exigir que al menos los grupos municipales se pronuncien respecto a políticas que incentiven o que aumenten el parque de alquiler público en Barcelona. Propone tres o cuatro estrategias concretas. Estas mociones no son vinculantes, simplemente llevan el tema al pleno municipal y hacen que los grupos tengan que decir algo al respecto. Lo ha impulsado la PAH pero también trabajamos de manera coordinada otras entidades.

A escala estatal, ¿os sumáis a la Ley de Vivienda PAH?

Sí, ellos llevan cinco propuestas, donde dos interpelan directamente al alquiler. Una hace referencia a la regulación de los precios y la otra es el alargamiento de los contratos. Además, también piden vivienda social de alquiler público. Sin embargo, nuestras propuestas monográficas son más ambiciosas. Damos todo el apoyo a la  Ley de Vivienda PAH, pero nuestra idea es ir más allá, no volver al contrato de cinco años, como la LAU de 1994, sino conseguir una situación más estable.

Si la propuesta que hacéis es más ambiciosa… ¿No es complicado que prospere, teniendo en cuenta que la Ley de Vivienda de la PAH podría ser vetada por el PP? ¿De qué escenario estaríamos hablando? ¿Dentro de, digamos, diez años? 

Sí, esto puede pasar, así son los ciclos de la legislación sobre alquiler. Si miramos los últimos años lo que ha ido pasando es que se ha modificado con una cierta periodicidad y el hecho de que ahora mismo se esté pensando o planteando como mínimo la posibilidad de cambiar la LAU sólo cinco años después nos indica que la de 2013 fue fallida y que quizás se puede abrir una rendija para conseguir ir un poco más allá. Esto puede pasar en el Estado y también si se plantea una LAU catalana. Esta posibilidad está en el cajón ahora, pero hubo movimientos hace un año y medio en este sentido, queremos que esto se reactive y tener una LAU catalana más garantista. Si en Madrid no se mueven las cosas, tendremos que hacerlo desde aquí.

3 Comments en “Perder el piso por una subida del alquiler es un desahucio invisible”

  1. Andrés Andrino Poldark // 05/02/2018 en 15:31 // Responder

    Vergonzoso

  2. No comparto en absoluto el planteamiento hostil arrendatario versus arrendador. No se puede generalizar. Pero lo que se acostumbra a omitir es que la vivienda tiene un coste y los derivados de ésta, para su valoración, no son siempre meramente especulativos. Se da por hecho que el arrendador es un usurero baboso que prefiere putear a un inquilino que paga religiosamente cada mes y poner un sobreprecio aún a costa de no alquilarlo. Se olvida que la obligación del arrendador es mantener la estructura del piso en condiciones, pagar la comunidad, impuestos y seguros, conceptos que cada año suben por mucho lamentable e injusto paro, muy por encima de IPCs o similares (siempre más bajo). No se puede exigir a un particular lo que a través de servicios públicos pagados con el impuesto de todos se puede y debe ofrecer ante situaciones familiares de vulnerabilidad. Lo otro, simplemente es abusar acogiéndose a algo tan sensible como el derecho a vivienda digna,… pero no a costa de otros.

  3. hola, soy una afectada mas a la terrible subida del alquiler, en este caso la empresa empire properties me quita demi piso que hace 10 años estoy aquilando, mandandome a juicio.
    tengo dos niñosy soy trabajadora, pero no me alcanza a pagar almonto que me han aumentado, necesito informacion de que hacer.gracias y saludos

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*