Nuevas agresiones racistas en el Metro de Barcelona

Para denunciar las agresiones del personal de seguridad del metro, el Espacio del Inmigrante convoca un acto de concentración y rechazo a la violencia y al racismo este lunes 15 de abril a las 19h en la entrada del Metro Barceloneta

Julián Porras
 
 
Imatge del vídeo enregistrat per Ruben Wagensberg i penjat a @wagensberg

Imatge del vídeo enregistrat per Ruben Wagensberg i penjat a @wagensberg

Jueves 11 de abril, apareció otro vídeo en redes en el que se ve a un guardia de seguridad del Metro de Barcelona golpear a un joven en la estación de la Barceloneta. Este vídeo al igual que otros 4, que han aparecido en redes sociales en menos de 2 meses, evidencia un problema. Estamos naturalizando la violencia, y la estamos naturalizando en forma aguda contra ciertos colectivos, en estos casos de jóvenes “racializados”. Es muy difícil hablar de racismo cuándo sabemos que las razas no existen, que las razas son construcciones sociales que aceptamos “inconscientemente” para clasificar. Así mismo, es muy difícil hablar de racistas cuando la imagen que tenemos de estos son las de una caricatura. La de un personaje pequeño y vulnerable de estrecho bigote y mal carácter, o la opuesta, la de un joven musculoso, rapado, mal encarado y con ropa ajustada llena de símbolos.

Es claro que la agresión que sufrió este joven se trata de un acto racista, pero no sólo es un acto racista, es un acto legitimado por una institución racista. Si no existieran los vídeos filmados por transeúntes, muchos en forma anónima, en dónde se evidencian el uso desproporcionado de la fuerza y el abuso de poder sobre estos jóvenes, casi con absoluta certeza, no se habría podido denunciar este hecho. Es una institución racista el Metro, la empresa de Transportes Metropolitanos de Barcelona, así como la empresa de seguridad contratada, por dar como herramienta de control y resolución de conflictos la distinción y detención por perfil étnico a sus trabajadores. Seguramente la precariedad, las condiciones de trabajo, la escasez de personal y de medios técnicos generan que una de las herramientas que utilizan en forma cotidiana los guardias para trabajar sean los “prejuicios” racistas, dicho sea de paso que todos tenemos interiorizados. El problema está en que la institución los utilice. No hay mecanismos dentro del sistema de transporte que vigilen y controlen los actos racistas de guardias de seguridad, de otros usuarios u otros funcionarios. No hay formaciones antirracistas, o estas no funcionan, para los funcionarios y trabajadores del sistema. No hay mecanismos de control interno para que otros miembros del sistema de transporte impidan y denuncien estos actos. Hay encubrimiento institucional, y al mismo tiempo, abandono, por medio de la subcontratación y precaridedad que fomenta el sistema, hacia los mismos trabajadores.

Se debería castigar a los guardias de seguridad que tienen estas prácticas. Pero solo hacer esto sería reproducir la caricatura de hombres enfadados que no nos representan. Es necesario unir el hilo que va de las instituciones, a la precariedad, a nuestros profundos sistemas de clasificación social, y que regresa y atraviesa en forma central las instituciones políticas. Deberíamos encontrar ese hilo que comunica los gritos de Manuel Valls por una Barcelona “segura”, una Barcelona con más policías, una Barcelona “fuerte”, con los gritos que también dan los de Vox por más armas y menos migración. Deberíamos poder conectar eso con nuestros miedos expropiados, de los cuales no conocemos su origen, por ciertos barrios, por ciertas calles, a ciertos colectivos, a la droga, a los narcopisos. Si no somos capaces de desenredar esta madeja ya vendrá alguien a decirnos dónde debemos firmar para comenzar a expulsar gente, a invertir en más policía, en más antidisturbios, en más pistolas Taser, en más naturalización de la violencia, en más armas y más exclusión.

Para denunciar este hecho El Espacio del Inmigrante convoca un acto de concentración y rechazo a la violencia y al racismo este lunes 15 de abril a las 19h en la entrada del Metro Barceloneta.

Julián Porras
Sobre Julián Porras

Miembro Espacio del Inmigrante y doctor en sociología Más artículos

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*