¿No hay céntimos? ¿O lo que no hay es voluntad política?

Ahora se trata una vez más de no intentar "gestionar" un modelo sanitario del siglo pasado e ir hacia un nuevo modelo del siglo XXI, de servicios de Salud y no sólo de atención a la enfermedad

Josep Martí
 
 
Doctor with stethoscope in hand on hospital background, medical and medicine concept

Doctor with stethoscope in hand on hospital background, medical and medicine concept

El otro día, ordenando papeles antiguos, encontré un interesante artículo que había guardado, publicado en 2011 en la Gaceta Sanitaria y firmado por Peiró S, Nudillos JJ y Meneu R.

El contenido del artículo era fruto de las sesiones de debate de un «panel» de 13 expertas en servicios de salud de los ámbitos de gestión, economía, salud pública, clínicos (de hospitales y Primaria) e Industria farmacéutica. Los mismos autores del artículo resumen las propuestas así en el artículo:

«Las Propuestas (del panel) se centraron en el Buen Gobierno y la transparencia, la concentración de servicios y Equipamientos de atención especializada, la reducción de actividades Asistenciales y preventivas de Escaso valor, la gestión de la demanda, la gestión de la incorporación de Nuevas Tecnologías y medicamentos, el REFUERZO del papel de la Atención Primaria, la reforma de las políticas de personal y una serie de actuaciones reguladoras y de gestión «.

Algunas de las primeras medidas en prioridad global y en eficiencia/mayor impacto presupuestario de las 112 medidas propuestas eran:

  1. Estar convencidos de que no se puede mejorar la gestión sanitaria pública sin controlar la corrupción y la partitocracia.
  2. Contundente reorganización del terciarismo (hospitalario) basada en evidencias sobre la relación entre volumen, resultados y costes.
  3. Replantear las actividades preventivas que no aportan valor añadido (revisiones médicas y otros).
  4. Gestión de la demanda, priorización según necesidades, priorización de listas de espera.
  5. Implicación de los pacientes (sobre todo crónicos, hábitos poco saludables) en auto cuidado.
  6. Definir la cartera de servicios basada en la evidencia científica.
  7. Reforzar el papel de la Atención Primaria como filtro de la especializada.
  8. No abrir más hospitales (sobre todo pequeños).
  9. Financiar los nuevos fármacos sólo en las indicaciones aprobadas y reducir los márgenes de los más caros.
  10. Transferir funciones asistenciales (de forma pactada y explícita) a otros profesionales del equipo asistencial.

Hoy, han pasado 8 años de las reuniones de este equipo de expertos, así como 8 años de crisis y recortes presupuestarios brutales en el Sistema sanitario, recortes lineales, sobre todo en los temas fáciles para los que mandan: laborales, mantenimiento e inversiones y ha seguido el proceso creciente de externalizaciones de dinero público hacia empresas privadas con lucro (con la excusa de las listas de espera crecientes por la falta de recursos, los colapsos en urgencias por los cierres de camas y otras causas), que han significado el adelgazamiento de Sistema Público de Salud y la situación actual de descontento generalizado de los profesionales. Se han perdido 8 años para llevar a cabo lo que proponían los expertos y mucha otra gente (profesionales y ciudadanía empoderada) para hacer cambios más radicales en lo que era más prioritario en el modelo Sanitario, haciéndolo más eficiente,

Los autores dicen al final del artículo:

«Desde los responsables políticos de las diferentes administraciones sanitarias parece visualizarse la« crisis »como algo ajeno al sector, que implica problemas de sostenibilidad financiera, pero que no Requiere a Corto Plazo un cambio sustancial de las políticas y la gestión sanitarias. Se trata de aguardar, lo menos mojados posible, a que deje de llover para seguir por el Mismo camino. La relevancia de las aportaciones del panel estriba en señal que, más allá de las Medidas «anticrisis» (sobre el sector sanitario, antes que del sector sanitario), haber una hoja de ruta con NUMEROSAS oportunidades para mejor la eficiencia interna del SNS y dirigir los recursos disponibles Hacia aquellas área en la que puedan generar mayores beneficios en términos de salud y bienestar. Se trata de reformas estructurales factibles y que, en todo caso, requieren el desarrollo de componentes de buen gobierno y transparencia».

Y tenían toda la razón, en definitiva se trata una vez más de no intentar «gestionar» un modelo sanitario del siglo pasado e ir hacia un nuevo modelo del siglo XXI, de servicios de Salud y no sólo de atención a la enfermedad, modelo que está haciendo el juego a los intereses de la medicalización y el mercado para cuentos de servir a la promoción y protección de la salud colectiva ya unos servicios públicos asistenciales de calidad, universales, equitativos, primaristes, integrales, más accesibles, más eficientes y sostenibles y con profesionales bien pagados y bien considerados. Y eso, según el pensamiento todavía hegemónico, ya será una revolución radical del sistema y es urgente.

Josep Martí
Sobre Josep Martí

Ha estat metge assistencial de l'Hospital Universitari Vall d'Hebron. Del 80 al 86 va ser el Delegat de Serveis de Sanitat i Medi Ambient de l'Ajuntament de Barcelona. Del 2000 al 2006 va ser el director assitencial de l'Hospital Universitari Vall d’Hebron. A més és soci fundador del CAPS i membre fundador de la Marea Blanca de Catalunya Más artículos

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*