Ni por distritos ni por barrios: dos cartogramas para que no te engañen los mapas electorales

Barcelona en Comú ha ganado en 6 de los 10 distritos de la ciudad. Esquerra lo ha hecho en 30 de los 37 barrios. Pero los mapas electorales que muestran el partido ganador por zona, a menudo esconden una realidad más compleja. Mostramos dos mapas que ajustan sus medidas a la población y sus colores al porcentaje de votos para ver cómo se reparten los partidos en Barcelona

Victòria Oliveres
 
 
 

El domingo por la noche, cuando ya se anunciaba la victoria de Ernest Maragall en Barcelona, ​​4.833 votos por delante de Ada Colau, se empezaron a difundir mapas de la ciudad que enseñaban cómo la actual alcaldesa se había impuesto en 6 de los 10 distritos de la ciudad. Desde este mismo diario nos hicimos eco de ello, ya que eran los datos más detallados de los que disponíamos en ese momento.

Algunos usuarios de Twitter pertenecientes o afines a Barcelona en Comú comenzaron a difundir esta imagen. Es cierto que, en cuanto a los distritos, la balanza se decantó hacia BeC, que obtuvo el mayor porcentaje de voto respecto al resto de partidos en Ciutat Vella, Gràcia, Horta-Guinardó, Sant Andreu, Sants y Sant Martí. ERC quedó primera sólo en dos distritos (el Eixample y Les Corts), el PSC en un (Nou Barris) y BCN Canvi- Cs en 1 (Sarrià-Sant Gervasi).

Pero los resultados de ciudad eran ajustados. Entre las dos candidaturas había menos de un punto porcentual en cuanto a porcentaje de voto – ERC se impuso con un 21,35% de los votos, por delante del 20,71% que fue a los comunes. Así que a partir del lunes, cuando hubo más datos disponibles, los republicanos contraatacaron mostrando el mapa de Barcelona por barrios, donde el amarillo republicano predominaba. Ellos habían ganado en 30 de los barrios de la ciudad, mientras que el PSC lo había hecho en 24, BeC en 14 y BCN Canvi- Cs en 5.

Aunque tanto el mapa mayoritariamente lila – dividido por distritos – como el mayoritariamente amarillo – dividido por barrios – son ciertos, los mapas no son siempre la mejor manera de transmitir una información. Bajo una apariencia de objetividad, los mapas pueden distorsionar los resultados ya que son cuidadosos en cuanto a la geografía pero no, por ejemplo, en cuanto a los habitantes.

En un sistema electoral como el nuestro, el voto de cada barcelonés cuenta igual pero no todos los barrios ni distritos tienen la misma población. Por ello, pintar del color del partido ganador cada barrio o distrito para mostrar quien ha ganado es engañoso. Estos mapas pueden ser útiles para ver tendencias geográficas pero no para sumar áreas y cuantificar las ganancias de cada partido.

Una alternativa a los mapas tradicionales son los cartogramas, que ajustan el tamaño de las áreas territoriales al número de personas que los habitan. En el cartograma que encontrará a continuación, por ejemplo, podemos ver que la importancia de ganar en el Eixample – que tiene 260.000 habitantes – no es la misma que ganar a Les Corts – que tiene 80.000.

Además, los mapas que muestran sólo el partido ganador pueden ser útiles en los casos donde el ganador se lo lleva todo (como Estados Unidos), pero en el caso de nuestro sistema electoral esconden todos los votos que igualmente suman al resto de candidaturas. Por ejemplo, en Ciutat Vella BeC quedó casi siete puntos por encima de ERC (27,5% contra 20,7%), pero en Gràcia la diferencia fue sólo de décimas (23,83% de los votos por BEC y 23 , 76% por ERC).

Para intentar mostrar mejor estas diferencias, en el cartograma siguiente el color del partido ganador tiene más o menos intensidad según el porcentaje de voto que ha obtenido ese partido en ese distrito.

Lo mismo ocurre cuando mostramos los barrios en relación a su población. Para ERC es mucho más importante ganar en la Nova Esquerra de l’Eixample, que tiene casi 60.000 habitantes, que en Vallvidera que, a pesar de ocupar una extensión enorme, no llega a los 5.000 habitantes.

Igualmente, la victoria de Barcelona en Comú en Sant Andreu, que tiene 57.000 habitantes, influye mucho más en el resultado final que no haber ganado en la Clota, un barrio con poco mas de 600 personas.

La intensidad de los colores de este cartograma también nos ayuda a ver que las victorias más claras por barrios son justamente las del PSC en varios barrios de Nou Barris, como Ciutat Meridiana, Torre Baró o Roquetes, y las de Barcelona pel Canvi – Ciutadans en Pedralbes y les Tres Torres. Ambos partidos han superado el tercio de los votos en estos barrios, donde tienen el segundo partido más votado en más de 10 puntos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*