Municipalicemos el agua

Ahora mismo nos encontramos ante una posible oportunidad histórica para poder echar a Agbar y municipalizar, por fin, el servicio del agua

Mery Loor, Adrià Rivera i Alicia Puig
 
 
Con la Munticonsulta aprobada para finales de 2019, se abre la puerta a la municipalización del agua en Barcelona | Foto: Jordi Delgado

Con la Munticonsulta aprobada para finales de 2019, se abre la puerta a la municipalización del agua en Barcelona | Foto: Jordi Delgado

La factura del agua que pagamos en Barcelona es más cara de lo que debería ser. Y esto es responsabilidad de una empresa, Agbar, que explota un servicio público a la manera de un negocio y no tiene inconveniente en cortar el agua a familias pobres que no pueden hacer frente al pago del recibo. Y no sólo eso: Agbar y sus filiales están presuntamente implicadas en varios casos de corrupción, como el Caso Lezo, la Operación Pokémon, la Operación Púnica, o incluso el Caso 3%.

Y esto es sólo la punta del iceberg de las supuestas corruptelas de esta empresa. Los gastos de Aguas de Barcelona resultan, como mínimo, sospechosas: se gastan 6,5 M € en campañas publicitarias, 29 M € en pagar la concesión, 48,2 M € para pagar créditos e intereses en La Caixa, 27, 9 M € para pagar los beneficios de los accionistas de Aguas de Barcelona (que son Agbar y … ¡la misma Caixa!), etc. Todo esto hace que el recibo del agua se encarezca un innecesario 56% y hace evidente que, si la gestión del agua fuera a la vez una empresa pública, nos podríamos ahorrar buena parte de este incremento, que repercute directamente en la factura de los consumidores finales.

Los y las Jóvenes de Barcelona en Comú defendemos que el agua es un derecho humano básico, y que como tal debe estar garantizado por las instituciones públicas y con participación ciudadana. Ninguna empresa privada capitalista debería tener derecho a hacer un negocio. París o Berlín ya han municipalizado el servicio de agua, y han tenido unos resultados, tanto económicos como de calidad democrática, muy positivos. Pero no hay que ir tan lejos para encontrar ejemplos: muy cerca de aquí, ciudades del Área Metropolitana de Barcelona como Castelldefels, Santa Coloma, Badalona, ​​Sant Adrià de Besòs, Sant Boi de Llobregat, Cerdanyola del Vallès y Barcelona están trabajando para a una municipalización del servicio de la gestión del agua, y algunas, como Terrassa ya lo han conseguido.

La situación es casi siempre la misma: las grandes empresas y los grandes lobbies económicos impiden, por todas las vías posibles, que se haga efectiva una municipalización del servicio. Y esto les permite, por ejemplo, proponer un aumento de las tarifas del 4,1%, como ha hecho Agbar últimamente. Afortunadamente, el Ayuntamiento de Barcelona estuvo a tiempo de detener este aumento, al detectar que Agbar tenía 31M de euros de ingresos superiores a los previstos que no justificaban esta subida.

El actual Ayuntamiento de Barcelona ha sido el más valiente en avanzar por una municipalización del agua. Tuvimos la oportunidad de hacer una consulta ciudadana, pero la mayoría de los demás partidos votaron en contra. ¿Por qué razón? Esto es lo que nos preguntamos nosotros: ¿han recibido presiones de Agbar? ¿Tienen intereses en que el negocio siga siendo privado? ¿O es que acaso sólo lo han hecho por “joder a Colau”? Si es así, hay que dejar claro que, “jodiendo a Colau”, están jodiendo a toda Barcelona.

Ahora mismo nos encontramos ante una posible oportunidad histórica para poder echar a Agbar y municipalizar, por fin, el servicio del agua. El Tribunal Supremo debe ratificar en los próximos meses si la concesión de Aguas de Barcelona, ​​hecha en 2012 por PSC y Convergència, es declarada irregular, y por lo tanto se debe anular. Sería un paso muy importante para poder tener en la ciudad un servicio municipal de agua, sin malas gestiones, corrupción ni puertas giratorias. En Barcelona se puede reducir la factura del agua casi a la mitad de lo que pagamos, y defender el agua no como una mercancía, sino como lo que es, un derecho.

7 Comments en Municipalicemos el agua

  1. Leonard Recordé // 03/12/2018 en 10:01 // Responder

    Este artículo se invalida por él mismo, ya que las falsedades y mentiras son numerosas. Para los lectores y lectoras, objetivos y no sectarios, enumero:
    Uno. EL responsable del precio de la factura no es Agbar, ni AB, es el regulador o sea la administración. Dos. desde hace años no se corta el agua a familias vulnerables. Tres. Paris y Berlin . Deudass, mal servicio y agua mas cara que Bcn.
    Agur…y no mintáis tanto que se os ve el plumero.

  2. Eloy Babau // 03/12/2018 en 11:08 // Responder

    Uyyy como se nota que estamos en campañ, y la Colau y los Comuns no tienen ningún activo exitoso para vender…. falta aire nuevo en el ayto.

  3. Santi Abascal // 03/12/2018 en 11:12 // Responder

    Colau quiere que Barcelona sea como Caracas, expropiación y poner palos en la rueda a las empresas.
    Hablad de los trabajos y salarios de las compañeras sentimentales, nepotismo y enchufes del Ayuntamiento de Colau y Badia, los viajes de la familia Pisarello a la Argentina, etc…..

  4. pau varufakis // 03/12/2018 en 14:37 // Responder

    esto de la remunicipalización de barcelona es ….HUMO…les costaría a los barceloneses más de 1.500 millones de euros.
    El mandato Colau ha sido un absoluto fiasco.

  5. el polaco // 03/12/2018 en 14:39 // Responder

    Comuns=demagogos
    Colau= fracaso
    Barcelona= triste y sola
    Fin.

  6. Tatiana Guerrero Muñoz, pareja sentimental del concejal Eloi Badia, también trabaja en el Ayuntamiento de Barcelona y lo hace con una nómina de 50.790 euros brutos al año, según figura en la web de transparencia municipal. Esta cifra contrasta con los sueldos de otros cargos de Barcelona en Comú, limitados por el código ético del partido, que los reduce a 14 pagas de 2.000 euros al mes -28.000 euros anuales

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*