Mucha tensión y poca concreción: los reproches por la gestión del debate sobre el CAP consiguen eliminar el punto del orden del día

La Capilla de la Misericordia sigue siendo del MACBA, el pleno del Ayuntamiento sigue siendo un espacio de tensión y poca acción y el CAP Raval Nord sigue sin lugar a la espera de ver la viabilidad del acuerdo al que llegaron ayer la Diputació de Barcelona y los departamentos de Salut y Cultura

Carla Benito
 
 
 
Una de les pancartes a l'entorn de la Capella de la Misericòrdia ocupada per la Plataforma CAP Raval Nord Digne / Carla Benito

Una de les pancartes a l'entorn de la Capella de la Misericòrdia ocupada per la Plataforma CAP Raval Nord Digne / Carla Benito

Una hora y media después del inicio del pleno ha llegado el punto que debía desestimar las alegaciones formuladas por el consorcio sobre la cesión de uso de la Capilla de la Misericordia por parte del MACBA. Si la revocación se hubiera dado, hubiera conseguido lo que los vecinos pedían tras conocer el acuerdo que la Diputación de Barcelona y las consejerías de Cultura y Salud establecieron ayer: la igualdad de condiciones entre CAP y MACBA para dos espacios (la Capilla y el cub).

En una primera intervención, Gala Pin explicó que si el punto se ha llevado al plenario ha sido porque después de 13 años ya no se puede arrastrar más este tema. Sobre el acuerdo hecho ayer, manifestó que desde el gobierno de Barcelona En Comú no pondrían ninguna traba pero que éste no les da ninguna confianza. Recordó de nuevo que “el Raval necesita un CAP en condiciones y tenemos que priorizar las necesidades sanitarias de los vecinos del Raval”.

Dado que algunos grupos municipales habían pedido que Barcelona En Común retirara el punto, Gala Pin ha pedido disponer de la Capilla “porque si al final el CUB no es viable, no podemos quedarnos sin opción”. Ha repetido de nuevo que la necesidad de tener las dos opciones en igualdad de condiciones viene porque no les da confianza el acuerdo. Sin embargo, explicó que desde el gobierno están dispuestos durante abril a crear un grupo de trabajo entre Generalitat y Ajuntament que muestre cuál es la mejor opción.

Las respuestas de todos los grupos municipales han sido las esperadas: la aprobación por parte de BEC y la CUP y la negativa del resto. ERC, sin embargo, ha indicado que si finalmente no hubiera más posibilidad que la Capilla, votarían y se decantarían por esto para estar con los vecinos.

La primera intervención de respuesta ha sido del PDeCAT. Xavier Trias ha pedido que se retirara el punto por coherencia: “dijeron que si las conselleries se ponían de acuerdo lo retiraríamos y se ha dado esta circunstancia”. Trias ha acusado al Gobierno de recibir esto con desconfianza y ha añadido que “actúan siempre de destructores” y que no buscan nunca el entendimiento. “Si hay un acuerdo vamos a mirar cómo se aplica y cómo sacamos el máximo provecho”. La reacción de los miembros de la Plataforma ha hecho que la alcaldesa, moderadora del plenario, haya tenido que pedir calma.

Ciudadanos se ha extrañado de que, después de 13 años, BEC quiera resolverlo en dos meses y ha pedido también retirar el punto por coherencia. El grupo municipal ha aprovechado para hacer campaña y culpar todos los gobiernos anteriores tanto de la Generalitat como del Ajuntament: “La sanidad pública es el primero pero justamente está así por la dejadez y los recortes”. Se ha quejado de volver al debate de “confrontar salud y cultura” y, además, ha denunciado que se hagan “escraches” en la sede de Ciudadanos para exigirle una intención de voto y ha exigido al Govern que dejara de hacer electoralismo y populismo.

Ante las palabras de Carina Mejías, uno de los miembros de la Plataforma, presentes como público en el pleno, ha estallado contra su intervención y Colau ha intervenido para llamar a la calma: “Entiendo que puede haber emociones a flor de piel y más cuando hablar de servicios básicos es tan importante”. Carina Mejías le ha pedido a Colau que controlara el orden y la alcaldesa le ha dicho que no le indicara cómo debía hacer su trabajo. La tensión ha estado latente durante todo el pleno.

Esquerra Republicana de Catalunya ha hecho uso de su turno de palabra para explicar el acuerdo y concluir que con este gana la ciudadanía. En esta lógica ha pedido responsabilidad, ya que como es muy difícil poner de acuerdo a dos instituciones, ahora que se ha conseguido, hay que aprovechar este consenso. “La concejala dijo que acataría la decisión que tomara el Departamento de Salud y ayer dijo una”, indicaron.

El PSC ha valorado que había que “pedir disculpas a los profesionales de la sanidad pública y a los vecinos del Raval porque este espectáculo ha sido lamentable. Los desgobiernos de la Generalitat y del Ajuntament han provocado que una solución que se dio ayer se podría haber dado hace tres meses”.

El PP también ha pedido que se retirara el dictamen del orden del día porque desde que se formuló el acuerdo, hoy ha surgido un acuerdo que cambiaba el escenario.

La CUP ha lamentado que todo el mundo rehuye el centro del debate y lo llevara hacia donde cada grupo municipal considerara. Eulàlia Reguant ha aseñalado que “aquí lo que se ha hecho es esquivar el conflicto que hay con el MACBA y su Fundación pero no ha importado ir contra las vecinas” y ha pedido que la ciudad no formulara propuestas o debates pensando en los intereses de los equipamientos sino que pensara en las necesidades del barrio. Además, “es necesario que abordemos quién es el proyecto cultural del MACBA, que es un proyecto cerrado en sí mismo como muchos de los museos de esta ciudad. Con este debate se ha reforzado la idea del MACBA cerrado, el MACBA que busca preservar sus intereses en contra las vecinas”.

Después de las intervenciones de los independientes, Gala Pin ha pedido que se respondiera si se quería revocar o no la cesión de uso, ya que este era el punto del debate y ha entendido que nadie había respondido a la demanda concreta.

Ante esta petición, PDeCAT se quejó de nuevo pero no contestó directamente, Ciudadanos ha dicho que no y ERC dijo que quería estar con las vecinas y que, por tanto, si no hubiera ninguna otra opción que la Misericordia estarían a favor. El PSC ha reafirmado creer en el acuerdo. El PP ha pedido que se retirara de nuevo para poder dialogar pero que, mientras tanto, la respuesta sería que no. La CUP no ha utilizado de nuevo el turno de palabra porque ya había manifestado su voluntad de voto positiva.

Gala Pin finalmente ha retirado la propuesta porque dado que no había acuerdo, si se votaba, aunque fuera que no, el informe técnico se cerraría y habría que abrir uno nuevo lo que provocaría que no se votara de nuevo hasta septiembre. Así queda en stand by. “Yo debería estar haciendo una intervención más enfadada pero realmente estoy triste porque no entiendo que no se vea la realidad en este pleno”, ha cerrado Pin que ha acusado delante la actitud del PDeCAT que “el gobierno del señor Trias no hizo nada y ayer salen con un acuerdo a última hora y han tenido que ser las vecinas las que se han tenido que movilizar para poner el debate sobre la mesa”.

Los vecinos han abandonado la sala al grito de vergüenza.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*