Los trabajos del futuro reclamarán más creatividad y empatía

La crisis ha hecho crecer los empleos muy bien pagados y también las que tienen peores remuneraciones, mientras que ha hecho caer los trabajos de categoría media

Tomeu Ferrer
 
 
 
Quines seran les ocupacions del futur, segons el 'llibre blanc del treball'? | Pol Rius

Quines seran les ocupacions del futur, segons el 'llibre blanc del treball'? | Pol Rius

Los servicios a las personas y el turismo siguen siendo campos con futuro, mientras que las opciones más nuevas son las relacionadas con la seguridad informática o las criptomonedes.

En la economía del futuro las empresas e instituciones demandarán personas altamente cualificadas, un punto creativas, con capacidad de adaptación. Que hablen varias lenguas y capaces de manejar a la vez en proyectos diversos, que pueden ser empresas o sectores diferentes. A esto las ayudará el hecho de que hayan sabido cultivar una ‘marca personal’ en lugar de vincularse a una empresa durante toda su vida.

Además, estos candidatos ideales deberán formarse durante toda su vida laboral, y también deberán estar dispuestos a cambiar de ciudad o de país, si es necesario, según afirma el Libro blanco del futuro del trabajo, editado por Barcelona Activa , en su capítulo sexto referido al empleo del futuro, donde habla de las habilidades laborales que serán necesarias a partir del año 2020.

Las características mencionadas dibujan una persona ideal para afrontar los cambios que la sociedad y la economía deberían encarar los próximos años. El libro no lo menciona, pero se supone que empresas y administraciones también deberían encarar cambios importantes para adaptarse al futuro inmediato.

El informe The future of Jobs afirma que de cara a 2020 será necesario que trabajadoras y trabajadores hagan un cambio del 35% de las habilidades respecto a las valoradas en 2016. Esto significa que se refuerza la demanda de habilidades soft, más allá de los conocimientos estrictamente técnicos.

El castigo de la crisis

¿Y para que se plantea este cambio de paradigma de nuevo trabajador? La crisis económica iniciada en 2008 castigó especialmente dos sectores: el de la manufactura y el de la construcción. Y, en el conjunto de los trabajadores y trabajadoras sufrieron más los que tenían menos formación, situados en el extremo de los sueldos más bajos. Pero también se vieron afectados negativamente los segmentos medios de la escala laboral, que se podrían identificar con los tradicionales empleados de cadena de montaje.

Fruto de la crisis, el libro detecta lo que dice polarización en la creación de empleo y en los salarios. Así, justo al inicio de los problemas económicos, en la Unión Europea las cuatro trabajos peor pagados representaban el 22% del total, mientras que las ocho tareas mejor remuneradas representaban el 32%, y las nueve medias, el 46%. Entre 1993 y 2006, el primer grupo aumentó 1,58 puntos porcentuales. El grupo correspondiente a los trabajos mejor pagados aumentó 6,19 puntos y el de los trabajos medianas disminuyó 7,77 puntos.

En resumen, polarizar significa que ahora las empresas hay cada vez ocupaciones de dirección bien pagadas y al mismo tiempo muchos más puestos de trabajo malos y mal pagados. Esto en España es especialmente significativo debido a una menor cualificación profesional de la fuerza de trabajo, si se compara con la Europa del norte.

Nuevas oportunidades

Si la crisis afectó más negativamente la construcción y las actividades de manufactura, hay que ver de dónde vendrán las nuevas oportunidades laborales. De cara al futuro se estima que la recuperación del empleo se localizará especialmente en la distribución, el transporte y los servicios a las empresas. En este sentido, se distingue entre los puestos de trabajo que se crearán procedentes de la expansión de la demanda y que tendrán su origen en la sustitución de las personas que, o bien dejan el mercado laboral o dejan el trabajo porque han encontrado otra. Concretamente, la demanda por sustitución creará nueve veces más trabajo que la que aportará la expansión del mercado, según la agencia europea European Centre for the Development of Vocational Training (CEDEFOP).

El estudio antes mencionado afirma que en 2025 un 27% de la creación de puestos de trabajo en España será aportada por las ventas y los servicios. En el resto de la Unión Europea esta proporción queda en un 16%. A su vez, la proporción de oportunidades laborales para profesionales muy cualificados (ingenieros, médicos, economistas, académicos) se situaría en el 13% del total, mientras que la demanda de este tipo de profesiones en la UE será de un 24%, nueve puntos más, especialmente en el transporte, la distribución y las finanzas.

Cambio en la estructura productiva

Algo que se repite constantemente por parte de los expertos es la necesidad de que España realice un cambio importante de su estructura de producción. El modelo productivo de España ha estado basado hasta el momento en fabricar más barato que los países del entorno. Pero el próximo ciclo la solución debería ser competir con valor añadido, es decir, haciendo las cosas mejor.

La consultora PwC augura que de cara al año 2033 los sectores con más demanda de profesionales en España serán seis:

  • Turismo, que aún tiene mucho por recorrer en cuanto a desarrollo.
  • Medio ambiente y las energías renovables, donde la demanda de profesionales puede crecer un 44%, el con demanda de un amplio abanico de especialistas.
  • Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) , donde la necesidad de trabajo todavía puede aumentar hasta un 37% .
  • Ingeniería civil, que debería dar respuesta a las necesidades de infraestructuras locales y en la necesidad de amplias zonas del mundo de alcanzar un desarrollo sostenible.
  • Medicina, la salud mental y la psicología. Este conjunto de disciplinas deberán dar respuesta a la necesidad de cuidar del envejecimiento de la población, la creciente inquietud por el bienestar físico y mental de las personas y los problemas también notables causados ​​por el estrés y las addicciones.
  • Lenguas como el último gran ámbito donde los próximos años habrá gran demanda de profesionales. La necesidad de interactuar con otros países donde se situará la producción de bienes y servicios precisará profesionales expertos en la traducción y la interpretación, a pesar de los avances que se espera que proporcionen los algoritmos de traducción automática, ya que nunca los programas informáticos podrán proporcionar el nivel de detalle que se necesita en las relaciones comerciales y humanas.

Medio ambiente y cuidado

Entre los ámbitos donde todo el mundo coincide que se creará empleo en el futuro, está el medio ambiente y los cuidados. En el primer caso se apunta a la creación de profesiones nuevas como coordinador de sostenibilidad, consultor de eficiencia energética o asesor en el cambio climàtico.

Les cuidados son un gran campo donde se espera que crezca el empleo. Antes, sin embargo, hay que acabar con la visión simple según la cual son una extensión del trabajo no remunerado en el hogar. La transformación del sector de los cuidados, en el que hay una gran informalidad, con muchas personas que trabajan en la economía sumergida y en condiciones denigrantes, en un ámbito económico regulado requerirá grandes cambios, como que estos servicios se den mayoritariamente en centros públicos, afirma el estudio.

Profesiones de futuro en este sector serían auxiliares de ayuda a domicilio, personal técnico de atención sanitaria, nutricionistas, cocineros y cocineras, personal que pueda encargarse de las tareas domésticas o que también pueda hacerse cargo de estas tareas en residencias y centros de día.

El precedente del informe Delors

Por otra parte, para cubrir necesidades nuevas e inmediatas como las que produce el comercio electrónico hacen falta expertos en logística o en transporte, afirma el Servicio de Ocupación de Cataluña (SOC). Y en los sectores tradicionales como la construcción y el turismo también se deberán desarrollar nuevas especialidades laborales. En el primer caso dirigidas a la rehabilitación de edificios y viviendas y en el segundo hacia la especialización en ámbitos como el cultural, los negocios, los deportes, la gastronomía o la salud.

De hecho, los posibles ámbitos que pueden sustituir o complementar los filones tradicionales del trabajo remunerado hace tiempo que se conocen. El primer trabajo serio en este sentido es el conocido como informe Delors, planteado por lo que fue presidente de la Comisión Europea en su Libro blanco del crecimiento, la competitividad y el empleo.

Trabajos en clave más futurista

Les anteriores son algunas de las profesiones que el estudio considera que tienen más posibilidades de cara al futuro, pero también identifica 10 nuevos trabajos en clave más futurista. A continuación las enumeramos

  • Especialista en banca digital y criptomonedas
  • Especialista en alojamiento de datos
  • Especialista en ingeniería alimentaria
  • Especialista en impresión de alimentos 3-D
  • Responsables de nuevas colonias de negocios
  • Responsables de datos
  • Especialista en privacidad
  • Personas capaces de diseñar nuevos órganos humanos
  • Personas capaces de organizar campañas de crowdfunding
  • Diseñadores de avatares o responsable de relaciones con ellos

Sabemos que en el futuro surgirán nuevos trabajos de las que hoy ni siquiera hemos oído hablar. Ya sucedió antes. Desde la primera Revolución industrial a finales del siglo XVIII y principios del XIX, donde la rotación de cultivos y la producción artesanal se hizo un salto hacia la automatización y la maquinaria pesada, hasta la era del conocimiento, las telecomunicaciones y la digitalización, cada problema la humanidad ha aportado una solución. Técnicamente es posible que todo el mundo viva mejor. Hacer que esto llegue a todos no es problema de la tecnología, sino de la voluntad de las personas. Y los gobiernos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*