Los profesionales de TV3 y Catalunya Ràdio, contra la restitución del ‘modelo Pujol’

El mandato de los miembros del CCMA está caducado desde hace meses. En el Parlament se vive una intensa batalla sobre cómo tiene que ser hacerse la renovación de este organismo mientras los trabajadores de TV3 y Catalunya Ràdio, a través de los respectivos comités de empresa y consejos profesionales, están forzando la máquina para conseguir que la fórmula final garantice la independencia de los medios públicos de la Generalitat.

Redacció
 
 
 
La presidenta del comité de empresa de TV3, Roser Mercadé, y el secretario del de Catalunya Ràdio, Marc Olivé, comparecen ante la comisión de control de la CCMA en el Parlament. Foto: Comité de empresa TV3

La presidenta del comité de empresa de TV3, Roser Mercadé, y el secretario del de Catalunya Ràdio, Marc Olivé, comparecen ante la comisión de control de la CCMA en el Parlament. Foto: Comité de empresa TV3

Un acuerdo del Parlament de Catalunya en la pasada legislatura logrado por unanimidad obligaba a los grupos parlamentarios a renovar los miembros del Consejo de Gobierno de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) con el voto de dos tercios de la Cámara y con un mínimo de tres grupos parlamentarios. Este acuerdo tendría que ser el complemento a la reforma de la Ley de la CCMA en la línea de la que había habido en la época del gobierno tripartito en la Generalitat por la que los órganos de gestión del ente se debían elegir por mayoría cualificada.

Cuando CiU volvió a ganar las elecciones con Artur Mas hizo del brazo con el PP la contrarreforma de la ley anterior –a la que había apoyado en época del tripartito cambiando de opinión cuando recuperó el poder en la Generalitat– restableciendo de nuevo el criterio de la etapa pujolista que la elección de las personas que formaban parte de los órganos de gestión de la radiotelevisión pública se hiciera por mayoría absoluta, permitiendo así que esta pudiera volver a ser controlada más fácilmente por el gobierno de turno.

Desde aquel momento y, especialmente en la última legislatura, los trabajadores de TV3 y de Catalunya Ràdio, a través de los respectivos comités de empresa y consejos profesionales, han ido haciendo un trabajo de hormiga para intentar regresar a un marco en el que las decisiones se adoptaran de manera más amplia para evitar que los partidos que formen parte del Gobierno catalán se repartieran entre ellos la gestión y el control de los medios públicos autonómicos. Esto facilitó el acuerdo que se logró en los últimos meses de la anterior legislatura.

Unas TV3 y Catalunya Ràdio con los mismos vicios de siempre

Con el inicio del actual mandato y ante la evidencia que se repetían los vicios del anterior, de reparto de los cargos entre las dos formaciones que conforman el Gobierno catalán, los trabajadores de la CCMA, con el apoyo de algunos grupos parlamentarios, han intentado pararlo. En estos momentos, la necesidad de renovar el Consejo de Gobierno de la CCMA se ha convertido en una especie de pieza separada de la reforma integral de la Ley de la CCMA de acuerdo con el consenso logrado en la pasada legislatura. Los dos grupos del gobierno querían hacerlo aplicando la norma actualmente vigente pactada entre CiU y PP y así poder elegir unos miembros del organismo más próximos que les permitan garantizarse el control de la radio y la televisión públicas.

El caso es que ERC está dudando porque es partidaria de aplicar unos criterios más amplios. Además, es lo que ha defendido y votado en Madrid, con las propuestas para renovar RTVE y no se entendería que adoptara ante un mismo hecho dos posiciones distintas. Esquerra está recibiendo presiones por los dos lados y esto es lo que está atrasando la decisión final a la cuestión. Los trabajadores de TV3 y Catalunya Ràdio entienden que ahora es el momento de forzar la máquina.

Comparecencia de los comités de empresa al Parlamento

El pasado 6 de julio, los comités de empresa de TV3 y de Catalunya Ràdio intervinieron en el Parlament, en la Comisión de Control de la CCMA, donde reclamaron una vez más a los grupos parlamentarios «que no dejen pasar la oportunidad de renovar el Consejo de la CCMA por amplias mayorías y con criterios de profesionalidad e independencia, tal como aprobaron por unanimidad hace un año, aunque no se haya hecho la reforma de las leyes audiovisuales».

Un elemento de discordia añadido a la renovación del Consejo de Gobierno de la CCMA es su número de miembros. Actualment, la ley fija que haya seis, aunque ahora  quedan cinco después de la salida del presidente, Brauli Duart, a la consejería de Interior, todos con el mandato caducado desde marzo. Las prisas del Gobierno para renovarlo es que tras la salida de Duart, en estos momentos, son minoría porque sólo tienen dos, Núria Llorach (JuntsxCat) y Rita Marzoa (ERC). En el acuerdo de la pasada legislatura se plantea que haya siete porque algunos grupos ven que es la fórmula para asegurarse tener un representante. Pero este criterio no es unánime. Ciudadanos, por ejemplo, plantea que sigan siendo cinco.

Criterios de profesionalidad e independencia

Así, la postura que los trabajadores presentaron la semana pasada en el Parlamento tenía como eje principal «la urgencia de renovar el Consejo de Gobierno, y que de acuerdo con resoluciones del pleno del Parlament tomadas por unanimidad, se debería hacer según los criterios aprobados por la nueva ley de la Corporación, acordada en ponencia conjunta también por unanimidad, que son los de mayoría cualificada y propuesta de un mínimo de tres grupos parlamentarios para elegir a los consejeros y al presidente del Consejo». De la misma manera, los comités apuntan «la necesidad que los nombramientos se hagan con criterios de profesionalidad e independencia».

Las reivindicaciones de los trabajadores de la CCMA pasan también por la necesidad que la Corporación apruebe un Contrato Programa «con presupuesto plurianual y suficiente para afrontar los retos de futuro largamente aplazados». Y mientras en esta cuestión los diputados coincidieron con los representantes de los comités, estos temen, según un comunicado hecho público el pasado 9 de julio, «que se desaproveche otra oportunidad para desgubernamentalizar los medios públicos», en relación a la renovación del Consejo de Gobierno. Otra cuestión que los comités denunciaron en el Parlament aprovechando su presencia en la Cámara es la situación de la Agència Catalana de Notícies –que aún depende directamente del Gobierno– cuyos trabajadores «están empantanados en una negociación de convenio desde hace años, mientras los aplican el convenio de Oficinas y despachos».

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*