Llamada al diálogo y algún equilibrio semántico, el manifiesto de la sociedad civil previo a la reunión Torra-Sánchez

Espai Democràcia i Convivència ha presentado hoy un manifiesto titulado "Recuperemos el diálogo político y la normalidad democrática", con vistas a la entrevista que el próximo lunes mantendrán los presidentes de los Gobierno español, Pedro Sánchez, y catalán, Quim Torra.

Víctor Saura
 
 
 
Els representants de l'Espai de Democràcia i Convivència. Micro en mà, el president de Confavc, Jordi Giró | Foto: VS

Els representants de l'Espai de Democràcia i Convivència. Micro en mà, el president de Confavc, Jordi Giró | Foto: VS

A la presentación y lectura del manifiesto, que se ha hecho esta mañana en la sede de la Confederación de Federaciones de Asociaciones de Vecinos de Cataluña (Confavc), han asistido casi todas las entidades que impulsaron este espacio, el pasado mes de marzo y que después convocaron una manifestación el 15 de abril. Un espacio con entidades sociales muy representativas (La Fede.cat, la Fapac, CCOO y UGT, Unió de Pagesos, la Unió de Federacions Esportives de Catalunya, la Associació d’Actors i Directors, el Consell Nacional de la Joventut de Catalunya i òbviament la Confavc), pero del que también forman parte la ANC y Òmnium Cultural, que han sido algo más que unos espectadores en el denominado proceso político que ha vivido Cataluña en los últimos años. Hoy la ANC no ha enviado nadie a la lectura del manifiesto; Òmnium sí.

El manifiesto insiste reiteradamente en una llamada al diálogo y la negociación política como claves para la salida a la crisis, y apela a “establecer puentes de entendimiento desde el respeto a la diversidad y pluralidad de la sociedad catalana y a preservar la convivencia en el espacio público evitando situaciones de confrontación”. Diálogo y respeto, o diálogo desde el respeto. También pide la derogación de la ley mordaza, la retirada de las denuncias contra artistas, sindicalistas, activistas y docentes, la liberación de los dirigentes independentistas y la recuperación de las leyes sociales que han sido suspendidas por el Tribunal Constitucional.

Sus promotores han tenido alguna dificultad cuando, a preguntas de dos periodistas, han tenido que explicar la frase que cierra el primer punto del manifiesto: “Cualquier solución política tiene que basarse en el derecho que tiene el pueblo catalán a decidir su futuro”, una condición que parece poco asumible por parte del Gobierno del Estado. “No podemos entrar en el debate político, ahora hay una oportunidad de diálogo y estamos diciendo que se tendría que aprovechar”, han respondido.

Cerrado el acto, varios integrantes del Espacio reconocían que entre las diferentes entidades hay un amplio consenso en muchos aspectos (como la derogación de la ley mordaza o la liberación de los presos), pero en otros ha hecho falta hilar muy fino en el redactado. Por ejemplo, sí que se habla de “derecho a decidir” pero no de “referéndum de autodeterminación”, lo cual permite un mayor margen de interpretación; también en un punto del manifiesto se habla de “la participación en el 1 de octubre”, sin catalogar aquella fecha de referéndum o movilización (o golpe de estado). No se habla en ninguna parte del manifiesto de “presos políticos” sino de “la prisión preventiva a los y las dirigentes políticos y sociales encausados por el Tribunal Supremo”, y tampoco aparece la palabra “exiliados”. El diálogo pasa, pues, para medir muy bien las palabras y posiblemente también por alguna renuncia retórica.

Este es el segundo manifiesto que se presenta en un sentido similar en dos días en Barcelona. El de ayer no apelaba tanto a la cuestión del diálogo político, sino a revertir la regresión en derechos y libertades. Muchos de los firmantes coincidían, incluso en la foto, como el actor Àlex Casanovas, presidente de la Asociación de Actores y Directores, que aparece en la foto de ayer y en la de hoy.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*