La mayoría de casos de LGTBI-fobia en Catalunya no se denuncian

El Observatori Contra l'Homofòbia registró 113 incidencias contra el colectivo LGTBI en 2018 y pide instrumentos eficaces, cercanos y cómplices para combatir la infradenúncia

Victòria Oliveres
 
 
 
La meitat de casos d'homofòbia a Catalunya no es denuncien

La meitat de casos d'homofòbia a Catalunya no es denuncien

Dos de cada tres incidencias relacionadas con la LGTBI-fobia el año pasado en Catalunya no se llegaron a denunciar. Así lo concluye el cuarto Informe del Estado de la LGTBI-fobia en Catalunya del Observatori Contra l’Homofòbia (OCH), que registró, durante el 2018, 113 casos de agresión o vulneración de derechos a personas LGTBI por el hecho de serlo, dos más que el año anterior.

Este nuevo estudio refleja que el número de incidencias que se comunican al OCH o que éste observa de oficio se mantienen constantes, pero que han aumentado aquellas que no siguen un itinerario oficial de denuncia. En 2017 fueron 31 las personas que, a pesar de haber sufrido discriminación o violencia por razón de orientación sexual, identidad o expresión de género, no quisieron continuar con un proceso jurídico o administrativo. En cambio, en 2018, hubo hasta 71 casos en que las afectadas sólo quisieron notificar el suceso que la OCH tuviera constancia, pero no emprender vías legales.

El presidente de la OCH, Eugeni Rodríguez, explicaba durante la presentación del informe que «esto se debe a la desafección del colectivo hacia los canales oficiales». Por ello, pedía «instrumentos eficaces, cercanos y cómplices para combatir la infradenúncia». Concretamente, desde el observatorio recomiendan que se puedan presentar denuncias por LGTBI-fobia en cualquier comisaría de los Mossos d’Esquadra de Catalunya y que se acerquen los agentes de este cuerpo en espacios donde se encuentran las víctimas.

El informe también concluye, sin embargo, que un 11,5% de las incidencias siguen un proceso penal, una vía poco frecuente por el elevado coste económico y temporal que puede tener. Otro 15% de los casos siguen el itinerario del deber de intervención, un protocolo aprobado por la Generalitat de Catalunya en el desarrollo de la Ley 11/2014 contra la homofobia. Este deber hace que los empleados de la administración pública puedan intervenir en situaciones de vulneración.

Incrementa la transfobia

Las incidencias contra personas trans fueron las que más aumentaron el año pasado, pasando de 19 a 28 casos registrados. Por ello, el OHC pide potenciar organismos como la Oficina para la No Discriminación de Barcelona, ​​donde se trabajan las diferentes discriminaciones para generar políticas que den respuesta a las vulneraciones sufridas.

La mitad de las incidencias registradas siguen siendo contra hombres gays y bisexuales. Los casos que afectan a este colectivo se han mantenido estables y se han reducido las que afectan a mujeres lesbianas y bisexuales, respecto del año anterior. También se ha registrado un número similar de incidencias «generalistas», la categoría utilizada por los hechos que afectan a todo el colectivo LGTBI o una gran parte de este, ya que no se registran los incidentes en función de la identidad de la víctima.

Las agresiones físicas predominan contra hombres gays y bisexuales y personas trans

La mayoría de agresiones físicas registradas son contra hombres gays y bisexuales (11 casos) y contra las personas trans (4 casos). Sin embargo, las incidencias principales son las verbales, las que más sufren las mujeres lesbianas y bisexuales junto con el acoso.

Las incidencias que más han aumentado han sido las que se dan en el ámbito institucional, que se han multiplicado por cuatro, pasando de 4 a 12, y también se han incrementado los casos de amenazas.

Aparte, se han registrado más del doble de incidencias relacionadas con el derecho de admisión, sobre todo contra personas trans. Por ello, el OCH llama a priorizar las inspecciones en los espacios de ocio que vulneren derechos fundamentales como es el de la no discriminación por razón de orientación sexual y / o identidad de género.

Ante el incremento de las incidencias en el ámbito laboral, la OCH pide a la Consejería de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias que desarrolle con las entidades especializadas y los sindicatos el artículo de la Ley 11/2014 sobre la integración del derecho a la igualdad de trato y oportunidades de las personas LGBTI.

Reclamo de un trabajo integral

«Estamos diagnosticando un patrón concreto de agresores que son hombres jóvenes que actúan en grupo contra el colectivo durante los fines de semana en zonas de ocio, especialmente los viernes en la ciudad de Barcelona», explicaba Rodríguez en el Centro LGTBI de Barcelona.

Por ello considera necesario constituir una mesa de trabajo para abordar estas violencias, hacer que la OCH parte interesada en los procesos administrativos sancionadores y poner en funcionamiento recursos y servicios permanentes 24 horas, como por ejemplo un canal de Whats App, con profesionales especializados y específicos para el colectivo LGTBI.

Por otra parte, el informe también recomienda «impulsar la aprobación de la Ley contra la discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género y características sexuales, y de igualdad social de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgéneros e intersexuales registrada en el Congreso», que ha comenzado su trámite parlamentario.

Este es el cuarto informe que se hace desde la aprobación de la Ley 11/2014. Con este trabajo, el Observatori Contra l’Homofòbia pretende hacer un seguimiento de la aplicación del marco legal en Cataluña y su afectación sobre la realidad de la LGTBI-fobia, obtener un diagnóstico de tipo cuantitativo y otro de orientación cualitativa.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*