La manifestación migrante del domingo gana músculo: medio millar de entidades se suman a la protesta

El encierro de migrantes de Barcelona anuncia 428 apoyos de entidades catalanas a la manifestación del domingo contra la ley de extranjería y por papeles para todos. Tras un mes de encierro, la protesta crece más allá de la Massana: nuevas ocupaciones en Poblenou y Badalona y movimientos análogos en Madrid, Zaragoza y Lleida.

Yeray S. Iborra
 
 
 
Rueda de prensa del encierro de migrantes | Cedida

Rueda de prensa del encierro de migrantes | Cedida

En los aledaños de la antigua escuela Massana hay ambiente de júbilo. Y no solo por los estudiantes, que retozan al sol, entre risas, en el descanso. Si bien los miembros de la mesa que habla en nombre del encierro de migrantes y refugiados de Barcelona –con representantes del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes, Papeles para Todos o Cornellá sin Fronteras– fruncen el ceño cuando enumeran los motivos que les han llevado a ocupar el céntrico inmueble municipal, pesa más la esperanza y la ilusión ante la gran movilización del próximo domingo: medio millar de entidades sociales ya han dado su apoyo a la protesta.

Hasta 428 asociaciones y plataformas –»y creciendo», apunta el encierro– han puesto su rúbrica a la concentración que a finales de esta semana tendrá lugar en plaza de Catalunya, bajo el lema «El racisme mata». Este hecho, y los avances en las negociaciones que el encierro ha mantenido con las administraciones, ha dado un plus de moral a los integrantes de la ocupación (unos 40, en continua rotación), que ya hace un mes que persisten en la antigua escuela Massana. «Veremos, pero puede ser algo muy grande lo del domingo», ha destacado este miércoles uno de los portavoces del colectivo, Juan Avila.

Las reivindicaciones, las mismas que están compartiendo –según corresponde por competencia– con el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Catalunya o el Estado, son claras. Casi todas ellas tienen como telón de fondo la ley de extranjería. Los migrantes piden: papeles sin contrato; empadronamiento sin domicilio, sin largos tiempos de espera y sin revocación (medidas que ya trabajan junto al consistorio de Ada Colau); nacionalidad sin examen; sanidad universal; despenalización de la venta ambulante; y –entre otros– el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE).

«Queremos hablar con las estructuras técnicas pero también con el poder político», destacan los portavoces del encierro, que aseguran que en los próximos días seguirán el ritmo de reuniones con las formaciones políticas –a las que piden su asistencia a la protesta del domingo– y con las administraciones.

Pero la protesta migrante no sólo gana músculo, en vísperas de la manifestación, en la Massana. A la ocupación en el centro de Barcelona, cabe sumar ahora una protesta semejante en el barrio del Poblenou y también en una ciudad colindante a la capital catalana, Badalona. Los contactos entre colectivos migrantes para nuevas ocupaciones se están produciendo también en Lleida, ciudad –como ha recordado el encierro– con problemas para los temporeros, Madrid y Zaragoza, estas últimas con alta presencia de manteros. Según el encierro migrante, es posible que en breve germinen nuevas protestas antiracistas.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*