La banca ética, tres veces más rentable que la banca ‘sistémica’ europea

Un estudio sobre la banca alternativa destaca que Europa se han destinado 750.000 millones a rescatar bancos convencionales mientras que no se ha tenido que dedicar ni un euro a salvar bancos éticos

Tomeu Ferrer
 
 
 
La banca ética crece en el estado español

La banca ética crece en el estado español

Las entidades de finanzas éticas y sostenibles en Europa no sólo tienen una identidad moral distintiva sino que son más rentables que los bancos  sistémicos. Y es que las entidades éticas y alternativas rindieron más del triple que los bancos convencionales, según el Informe sobre las Finanzas Éticas en Europa (2019) elaborado por la Fondazione Finanza Ética (Italia) y la Fundación Finanzas Éticas de España. Así pues, la relación entre el beneficio neto y el patrimonio neto, establece una rentabilidad media anual del 3,98% de la banca ética frente el 1,23% de la sistémica.

Otro aspecto significativo de la solidez profesional de la banca cooperativa y ética es que desde la caída, en 2008, del banco estadounidense de inversiones Lehman Brothers, los estados europeos han gastado unos 750.000 millones de euros en salvar de la quiebra a decenas de bancos, mientras que en estos diez años, sin embargo, no ha sido necesario rescatar a ninguno de los bancos éticos y sostenibles que operan en Europa.

Curiosamente, los bancos éticos y alternativos tienen una estructura de negocio totalmente tradicional: reúnen depósitos de sus clientes y con ese dinero conceden créditos, lo que les proporciona la rentabilidad. Por el contrario, las entidades sistémicas se dedican más a otras actividades (inversiones en títulos, servicios financieros, etc). Esto se demuestra con un dato comparable. En 2017, la concesión de créditos representaba un promedio de casi 77% de la actividad total de los bancos éticos y sostenibles, pero en los bancos tradicionales era de sólo el 40,52%.

Los convencionales, estancados

Otro aspecto que muestra la diferente sanidad de los dos modelos bancarios es que durante los últimos años de crisis económica, el crecimiento de los grandes bancos sistémicos en Europa se ha detenido o se ha ralentizado de forma notable. Por el contrario, los activos, los depósitos y el patrimonio neto de los 23 bancos éticos y alternativos que hay en el continente han crecido a una media anual del 9,66%, mientras que en el caso de las entidades sistémicas esta evolución anual es de media de -1%.

En una segunda parte del trabajo se analiza el rendimiento de las inversiones que hacen los bancos éticos europeos. Se han analizado las cifras de los fondos socialmente responsables: los que invierten en acciones y obligaciones de empresas que cotizan en bolsa o en obligaciones del Estado, seleccionados en base a criterios ambientales y sociales, excluyendo, por ejemplo, las armas o los juegos de azar y promoviendo el diseño ambiental, la transparencia fiscal, la reducción de las emisiones de gas invernadero o las buenas relaciones con los sindicatos.

Así, las inversiones responsables son cada vez más cruciales. Ya son más de mil los bancos, fundaciones, órdenes religiosas, universidades, ayuntamientos, aseguradoras y fondos de pensiones que se han deshecho de inversiones ‘irresponsables’, como la venta de títulos de empresas del sector de los combustibles fósiles que aceleran el cambio climático. Este cambio de modus operandi suma un total de casi 7,2 billones de dólares. Una cifra enorme, casi equivalente al 40% del producto interior bruto europeo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*