Hacia una igualdad de género efectiva. También en el Institut Català de la Salut

Es necesario que la perspectiva de género impregne el conjunto de la organización y que esto se traduzca en decisiones de gestión. Nos hemos conjurado para enderezar la situación. Porque es de justicia. Porque las cifras lo reclaman a gritos

Josep Maria Argimon
 
 

Digámoslo claro, en el Institut Català de la Salut el número de mujeres con cargos de responsabilidad está lejos de ser óptimo. Hay que sacudir las pirámides de poder en los estamentos en el Institut Català de la Salut y, por extensión, al sistema sanitario catalán. Actualmente, no hay un número bastante significativo ni representativo de mujeres en puestos de mando, situación que contrasta con el hecho de que el 70% de los profesionales en la organización lo son. En la atención primaria, la situación está más equilibrada, donde el 69% de los directores son mujeres. En cambio, los hospitales, sólo hay un 22% de mujeres jefes de servicio y un 36%, jefes de sección.

Desigualdad en cargos de responsabilidad y, relacionado en parte con ello, consolidación de una brecha salarial del 11%. ¿Por qué se ha llegado a esta situación? Con toda probabilidad, en el ICS se reproducen ciertas dinámicas sociales. Como la que las mujeres asumen el peso principal del cuidado de los hijos y, en consecuencia, realizan menos guardias, hacen menos actividad en investigación o docencia y se acogen a más excedencias y permisos. Con estos datos en la mano, ya hemos detectado diferentes flancos donde hay que actuar y podemos incidir con medidas de gestión. Sabemos que las causas son, evidentemente, multifactoriales, y muchas de ellas se escapan del ámbito del sector sanitario. Pero esto no nos debe permitir soslayar el tema. Al contrario. En el ICS asumimos nuestra responsabilidad como entidad líder del sistema nacional de salud de Catalunya, con unos valores y unas actuaciones que deben servir de ejemplo para el conjunto de la sociedad, y nos hemos conjurado para enderezar la situación. Porque es de justicia. Porque las cifras lo reclaman a gritos.

Para precipitar este cambio hay que cambiar políticas internas para promocionar aquellas profesionales que quieren acceder a un puesto de mando. Debemos empoderar a las mujeres para que rompan el techo de cristal, lo desmenuzcan y se sitúen en más puestos de responsabilidad. Y lo haremos con reconocimiento y formación. Por ello, impulsamos ya toda una serie de iniciativas para incentivar el liderazgo femenino a través de programas específicos.

Hemos puesto en marcha un programa de liderazgo femenino, con una fórmula innovadora a través de la cual profesionales expertas de la organización se convierten en mentores de jóvenes profesionales con voluntad de ascender a posiciones con más responsabilidad. ¿Quien mejor que mujeres que han conseguido liderar en un mundo profesional preeminentemente masculino para asesorar de otras mujeres? Hasta el momento, el grado de satisfacción de esta formación es muy elevado por ambas partes y nos marca una línea de trabajo a seguir y, si es necesario, ampliar. También por primera vez, el alumnado del programa de desarrollo directivo hospitalario ha sido paritario, la mitad son mujeres.

Pero esto sólo será el principio. Es necesario que la perspectiva de género impregne el conjunto de la organización y que esto se traduzca en decisiones de gestión. Somos conscientes de que estas formaciones suponen sólo una parte de la solución y que no todas las profesionales quieren alcanzar un nivel de responsabilidad mayor. Por ello, y evidentemente de forma consensuada con todos los agente sociales, también queremos impulsar medidas que faciliten la conciliación real y efectiva. Se trata de que, siempre que sea posible, no haya reuniones más allá las 16.00 horas. También hemos puesto en marcha un plan de teletrabajo para que sea más sencillo trabajar y tener tiempo propio, ya sea para el cuidado de familiares o para otras situaciones particulares.

Josep Maria Argimon
Sobre Josep Maria Argimon

Josep Maria Argimon és director gerent de l'Institut Català de la Salut Más artículos

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*