Grito unánime en las calles contra la sentencia de ‘la manada’: «No es abuso, es violación»

Miles de personas llenan la plaza Sant Jaume contra la sentencia que ha condenado por abuso –y no por violación– a los agresores de una joven a los San Fermines de 2016. La protesta tiene lugar también en otras ciudades. La sensación de injusticia recorre las plazas y desata la indignación feminista: "Si tocan a una nos tocan a todas".

Yeray S. Iborra
 
 
 
Manifestación en Barcelona contra la sentencia de 'la manada'

Manifestación en Barcelona contra la sentencia de 'la manada'

La sentencia contra ‘la manada’ se ha leído en Navarra esta mañana del jueves, pero ha sido contestada en todo el Estado, ya por la tarde, y con contundencia. Miles de personas han salido a la calle por una condena por abuso –y no por agresión sexual, como pedían la Fiscalía y la acusación particular– que ha sido considerada insuficiente y que ha desatado la indignación feminista en múltiples ciudades españolas. Los manifestantes han dictado su propia sentencia en las calles, bajo un mensaje claro: «No es abuso, es violación».

En Barcelona la protesta ha tenido lugar en Sant Jaume, donde miles de personas –6.000 según la Guardia Urbana– han llenado la plaza bajo otro de los gritos más escuchados el día de hoy: «Yo sí te creo». Los concentrados han utilizado campanillas y ollas para picar con intensidad mientras acompañaban la concentración, que ha transcurrido sin incidentes.

La protesta inmóvil ha roto poco antes de las ocho de la tarde, cuando una columna ha arrancado una manifestación por Vía Laietana y que ha llegado hasta los alrededores del Parlamento de Catalunya, en la Ciudadella, y que después ha seguido por Passeig de Sant Joan. Si bien la marcha feminista se ha ido deshilachando por las calles de la capital catalana, las muestras de apoyo se han reproducido una y otra vez: cacerolada en balcones y un «las calles serán feministas» que ha sonado de nuevo, con menos gente, pero con la fuerza del 8 de marzo.

Entre los manifestantes, en su mayoría mujeres, se han contado personas de todas las edades. El lila ha sido el tono predominante, a pesar de lo imprevisto de la concentración. Marta, de 30 años, se ha enterado de la sentencia en el trabajo, pero nada más salir de él se ha dirigido a Sant Jaume. «Me ha indignado, no es justo. Había pruebas suficientes». A su lado, Concha, de 74 años, con un cartel hecho a mano con proclamas feministas, también ha criticado la decisión judicial. «Estoy indignada, triste. Que hayan hecho lo que han hecho y que no pase nada… Vergüenza. Después del 8 de marzo que vivimos… Nunca es suficiente la protesta».

La contestación a la sentencia contra ‘la manada’ se ha vivido en la tarde en las calles de Barcelona, ​​y en diversas ciudades del Estado, pero han sido muchas las personalidades políticas y las entidades que también han lamentado la sentencia durante el día.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha bajado a la plaza Sant Jaume para exigir la «revisión de una sentencia por machista e injusta». También a pie de calle, la activista feminista Montse Pineda, miembro de la plataforma Creación Positiva –una de las impulsoras de la protesta de este jueves– y que sostenía una de las pancartas más grandes («No más violencia machista») de las que se podían leer en la plaza, ha apuntado que «no hay abuso sexual sin violación». Por su parte, el colectivo Dones Juristes ha denunciado que la decisión del juez marca un «grave precedente».

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*