Entrevista | Javier Pacheco, secretario general CCOO Catalunya

«Exigimos que los servidores públicos catalanes trabajen con calidad y que recuperen lo que se les debe»

El secretario general de CCOO de Catalunya considera que los trabajadores han de usar su poder de compra como una arma para mejorar la situación de los más afectados por la precariedad

Tomeu Ferrer
 
 
 
Javier Pacheco Entrevista agost 2018

Javier Pacheco Entrevista agost 2018

Javier Pacheco, secretario general de CCOO recibe a Diari del Treball justo cuando varios asuntos clave en materia laboral, como son el acuerdo en materia de salarios con la patronal parecen que tienen una salida positiva. Pero aún quedan  asuntos pendientes de calado como los sueldos de los trabajadores de la función pública o la renta garantizada en Catalunya,que siguen sin un acuerdo. Habla también Pacheco de los efectos que el 1 O ha tenido en el sindicalismo confederal que él representa.

La patronal estatal ha aceptado finalmente aplicar incrementos salariales mínimos. Usted cree que esta posición es creíble, en cuanto al mismo tiempo, la entidad empresarial del textil: Intertextil, no quiere pagar el sueldo de 14.000 euros al año …

Bueno, creo que los acuerdos de concertación en el ámbito confederal tienen una voluntad de recomendación. Esto no supera las resistencias que la estructura patronal no tiene resueltas en su modelo organizativo. Con la dispersión de diferentes organizaciones sectoriales y territoriales, la CEOE se muestra prácticamente ingobernable en cuanto a llevar a cabo con efectividad plena un acuerdo de las características mencionadas.

Y esta contradicción entre que se firme una cosa y las organizaciones de base no lo acepten, ¿como su supera?.

Esto se resuelve en el marco de las mesas de negociación colectiva. CCOO en el convenio del textil ha fijado una posición firme para llevar a la práctica los acuerdos de salarios reflejados en el Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva del (AENC). Nosotros no ignoramos la realidad de la patronal, pero ellos deben ser conscientes de nuestra firme voluntad de llevar a cabo a todos los efectos los acuerdos de la AENC en todos los espacios de negociación colectiva.

Hace un par de años, usted y el anterior secretario general, Joan Carles Gallego, hacían un llamamiento a los trabajadores a pasar a la ofensiva. ¿Como explica la dificultad de cambiar el chip desde una posición de resistencia a una mucho más activa como la actual?.

De entrada se ha tenido que superar una primera dificultad, que era un larguísimo período de crisis continuada, que había sumido a la clase trabajadora en un estado de resignación. Algo lógico por las consecuencias que estaba comportando la crisis: pérdida de millones de puestos de trabajo, caída directa de condiciones laborales y el desmantelamiento de sus tutelas sindicales y judiciales mediante las reformas laborales. Había elementos para saber que las dificultades existían.

¿Todas estas dificultades objetivas, como las han afrontado los sindicatos?

Hay que decir que la capacidad de resiliencia de las organizaciones sindicales nos colocaba en una situación óptima para retomar el pulso de la reivindicación. Y lo que hemos estado haciendo durante todo este tiempo, que se ha estado generando esta hegemonía de pensamiento de la clase trabajadora, que se incorpora a la realidad material de las condiciones que tenían las empresas para su crecimiento económico. Una cosa y otra, de una manera organizada y firme como lo decidimos en el último congreso, están dando sus frutos.

¿Como veis la perspectiva de la negociación de los convenios pendientes, habrá un otoño caliente?.

Los principales convenios que teníamos pendientes en el año 2018 creo que los tenemos resueltos en un porcentaje alto. Creo, también, que el impulso del acuerdo de la AENC ha desbloqueado las últimas semanas este tipo de negociaciones. Tenemos algunos convenios de empresa importantes recién iniciados, que tienen dificultades para abrirse camino, pero creo que también se incorporarán a la lógica que tiene la ofensiva, que exige que, ¡o el reparto se produce o el conflicto está servido!.

¿Cuál es su opinión ante el hecho de que la patronal CEOE, que durante mucho tiempo no quiso pactar incrementos salariales, ahora, en el momento del cambio de mayorías políticas en España, dice que sí, que pactan los aumentos? ..

Yo no soy una persona a la que se pueda relacionar con opciones de derechas, pero, para ser justos, el cambio de tendencia en la AENC se estaba produciendo en las postrimerías del Gobierno del Partido Popular. Y los avances en la mesa de negociación ya se empezaban a concretar cuando se produjo la moción de censura. Por tanto, la patronal creo que estaba atendiendo más a razones de carácter socioeconómico, es decir estaba viendo el pulso de la conflictividad: las últimas estadísticas sobre huelgas indican que se ha triplicado el número de trabajadoras y trabajadores que han participado en 2017 en huelgas respecto del año anterior. Además de que el crecimiento económico necesitaba también la consolidación de la demanda interna por la vía de más salarios, fruto de los convenios colectivos. Esta es la lógica que creo que ha movido la patronal a aceptar acuerdos.

Durante meses en Catalunya no ha habido un gobierno efectivo. Esto ha afectado asuntos como la Renta Garantida o los salarios de la Administración. ¿Ahora parece que hay gobierno, piensan presionar desde el primer día o darán un tiempo de gracia?

Yo creo que los compromisos que vienen con retraso por parte de la falta de capacidad de acción del Govern son imputables a las propias organizaciones politicas. por tanto, tienen la responsabilidad de recuperar el tiempo perdido.
Un objectiu es el r
etorno de los derechos arrebatados en el período de crisis, como las pagas extras de los años 2013 y 2014 a los trabajadores y trabajadoras de la función pública, creo que la administración ha tenido demasiado tiempo de gracia para que cuatro años más tarde no se haya llevado a cabo su compensación. Cabe recordar que Catalunya es la única comunidad autónoma donde no se han restituido los derechos que fueron recortados en la crisis en, la función pública.

Además, los trabajadores y trabajadoras de la Administración pública en Catalunya han demostrado un muy alto índice de responsabilidad con su trabajo incluso en los peores momentos como fueron los del bloqueo institucional y administrativo que supuso la aplicación de artículo 155, cuando fueron ellos los que hicieron funcionar el país con la mayor normalidad posible. Esto no se merece una respuesta como la de la estrategia dilatoria aplicada por la institución sobre sus derechos.

Javier Pacheco despatx

Javier Pacheco despatx

Y sobre la Renda Garantida, ¿que me dice?

Hay políticas como la Renda Garantida o el Pacte Nacional per a la Industria, que son estratégicas para el modelo de país y sociedad en Catalunya, que se intentaron construir en la última etapa del anterior Govern. Y eso requería una articulación del compromiso con partidas presupuestarias concretas para hacer efectivos los dos acuerdos. Por eso instamos al Govern a que articule las partidas presupuestarias que sean necesarias en el marco de una prórroga del presupuesto. El esfuerzo se debe hacer para restituir tres de los ejes estratégicos que tiene el país: exigimos que sus servidores públicos trabajen en las condiciones de calidad que necesita la ciudadanía y recuperen lo que se les debe; que los que están por debajo del margen de la pobreza tengan suficientes recursos para reincorporarse a la vida normal y la cohesión social, y que Catalunya se encamine hacia la vanguardia, con un nuevo modelo productivo, que nos permita no ser un país subsidiario sino líder en la creación de riqueza y de modernidad.

CCOO sufrió tensiones internas durante la crisis política del otoño. ¿Cree que la ciudadanía, la que piensa una cosa y la que piensa lo contrario, ha entendido el papel que jugó el sindicato?

Si no lo entendieron entonces, creo que lo entienden ahora. Lo que entonces planteamos, ahora es lo que desea la mayoría. En este proceso nosotros defendíamos el autogobierno y el derecho a decidir. Defendíamos un estatuto que, para ser correctos, diríamos que fue modificado por el Tribunal Constitucional, y también defendíamos la voluntad de la ciudadanía exigiendo articular su futuro con estructuras de Estado. Cuándo algunos daban por superados los objetivos, luego volvían a la posición del sindicato en la que apelábamos al respeto, al consenso y a la convivencia. Estos contenidos vuelven ahora a tomar protagonismo para la mayoría de la sociedad.

¿Y ese espíritu de consenso como se concretaría ahora, después de lo ocurrido?

Habría que facilitar el desbloqueo político, económico e institucional sobre la base de la articulación de un diálogo eficaz y de la recuperación de la convivencia para huir de escenas como las que hemos vivido, como la batalla por el uso de las calles o por la simbología, que pueden acabar en conflictos de convivencia.

¿Cree que la mayoría de la sociedad está en esta posición que usted explica?

El sindicato está en la centralidad de las posiciones de la sociedad. Por ello, las tensiones que hemos vivido, como el resto de la sociedad catalana, no han cristalizado en una ruptura ni de la estructura interna de la organización ni de las bases de la afiliación. Por eso somos y seguimos siendo la primera fuerza sindical, seguimos creciendo en afiliación. Por eso seguimos ganando las elecciones sindicales. Porque además de tener una posición centrada realizamos como nadie la función del sindicato que es defender los intereses de los trabajadores.

En este mismo sentido, ¿cree que la confederación estatal de CCOO, en medio de las tensiones y acusaciones, entendió bien el lema que afirma que el de Catalunya es un sindicato ‘nacional y de clase’?

Creo que sí lo entendió y además lo compartió y refo
rzó el posicionamiento de la CONC. La coordinación que se logró no la han igualado otras organizaciones progresistas de tipo estatal. Por ejemplo, nosotros hicimos pública el 17 de octubre una propuesta de negociación avalada por la dirección de la CONC y la dirección de CCOO en la que se apelaba a una estrategia basada en dos mesas donde se fijaban las condiciones para articular una consulta en Catalunya, cuando entonces en España nadie hablaba del reconocimiento de una consulta. Por lo tanto, este papel creo que es necesario que lo valore la sociedad catalana.

El 8 de marzo se produjo una huelga casi general. Una parte de la opinión pública vio la jornada como una movilización casi espontánea. La pregunta es: cree que se valoró suficientemente el trabajo previo realizado por los sindicatos en esa acción?

No podemos negar que hubo una amplia movilización de la sociedad civil que superaba la imagen de una huelga sindical clásica. Creo que es una pérdida de tiempo intentar apropiarse del protagonismo de la movilización. Dicho esto entiendo que hay una valoración cualitativa a tener en cuenta: la movilización laboral que se produjo se pudo hacer gracias a las convocatorias legales de huelga de dos horas realizadas por los sindicatos de clase. Estas convocatorias dieron a la jornada una señal de identidad, la de la huelga, que la diferenció de otras convocatorias que se dieron en otros países donde se hicieron sólo concentraciones y manifestaciones. Aquí la convergencia de los dos mecanismos consiguió lo que finalmente fue patente: que el 8 de marzo de 2018 fuera un punto de inflexión en la lucha por la igualdad de género en todo el mundo.

¿Y esta lucha cree que tiene buenas perspectivas?

Yo creo que el posicionamiento institucional, político, económico, ciudadano y también mediático y sindical en relación con la lucha por la igualdad de las mujeres en la sociedad y en el trabajo está un punto sin retorno. Esto no quiere decir que no quede todavía mucho trabajo por hacer. Y en el sindicato intentamos materializar este compromiso a través de los espacios de participación directa, como son los convenios colectivo. O en el mismo Acuerdo Interprofesional de Catalunya (AIC) donde se recogen medidas muy concretas en materias sobre igualdad en el mundo laboral. Entendemos, pues, que el trabajo es la principal fuente de igualdad que debe construir una sociedad, también en cuanto al género. En este sentido, el movimiento sindical dio a la movilización del 8 de marzo su seña de identidad convertida en el paro, pero lo que creo también que será más importante es dar signos de continuidad a las reivindicaciones del movimiento feminista como Lconseguir avances significativos en materia de igualdad en el mundo del trabajo.

¿Porque CCOO en Catalunya se define como sindicato feminista?

La nuestra ha sido históricamente una organización feminista. Hemos sido siempre parte del movimiento feminista. Hace más de 20 años que nos movilizamos en este sentido. Sería muy injusto no reconocer a las mujeres de CCOO su trabajo en el seno del movimiento feminista. Cuando ellaa empezaron pocas personas se acercaban al balcón de las reivindicaciones de las mujeres …

¿Cuál es el camino para organizar los nuevos sectores sociales. Me refiero, por ejemplo, a los miles de catalanes que dependen de Internet para ganarse la vida?

En Catalunya hay 230.000 personas que participan de la dicha economía de plataforma. Nosotros hemos habilitado una campaña para dar respuesta a la organización del trabajo en estos nuevos espacios. Lo hacemos abriendo y modificando los espacios de relación del sindicato con estos trabajadores y luchando contra la precariedad. Tenemos una aplicación de whatsapp, que es una puerta virtual y directa con el sindicato a la que pueden acudir las estas personas de la ‘nueva economía’. Estamos habilitando también mejoras en el asesoramiento civil para dar cobertura contra la vulnerabilidad que produce la precariedad de su situación social. Y sobre todo hemos puesto en marcha un equipo de 17 personas dedicadas a coordinar trabajos para dar respuesta a esta realidad que se incorpora al mundo laboral.

Esta es ahora una línea de acción preferente?

Sí, en este sentido lo estamos haciendo con la participación directa en algunas acciones adoptadas en el conjunto del Estado, que están fructificando con actuaciones de la Inspección de Trabajo y con denuncias a la Seguridad Social, para hacer que se contraten legalmente trabajadores que operan en la economía de plataforma. Y también actuamos en la economía analógica, porque los últimos años se ha incrementado de forma espectacular el uso de falsos autónomos y de falsas cooperativas, como es el acuerdo firmado en Le Porc Gourmet.

Es la individualización el principal enemigo de las relaciones laborales reguladas?

La individualización y la desregulación de las relaciones laborales son los principales aspectos que hay que combatir. Hay que explicar a los trabajadores que se pueden conseguir mejoras laborales, pero que hay que cambiar las relaciones entre empresas y trabajadores y también los hábitos de consumo. Debemos pensar quién y en qué condiciones nos trae la comida preparada a casa, porque hay alternativas para poder conseguir este objetivo sin afectar los derechos de otros trabajadores. Pensamos que a esos trabajadores se les deben regularizar las condiciones de trabajo: que tengan contratos, que les otorguen derechos al igual que a los trabajadores que compran la comida.

Parece que se ha dado una pátina de modernidad a la desregulación de las relaciones laborales …

Es que si no se puede negociar, lo que hay es un desequilibrio total. Aquí lo que hay es una parte que tiene el poder, que es el conocido como emprendedor, y la otra, la débil, la que ejecuta las órdenes. Sin normas que lo regulen, dicha situación te lleva a la impotencia total, que dicho en términos de siglos anteriores sería la esclavitud. Hasta hace poco esto se hacía con fraude de ley, con economía sumergida y fraude en la contratación. Ahora no, ahora han encontrado métodos para desregular el trabajo sin necesidad de hacer fraude a la legislación laboral y mercantil.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*