“Es más fácil pinchar la luz que ser atendido a servicios sociales”: una radiografía del barrio de Sant Roc

Sant Roc, el barrio de Badalona donde se produjo el incendio que acabó con la vida de tres personas, es una zona históricamente olvidada por la administración y obviada por el resto de la ciudad. Ahora, a raíz del incendio, no falta quien use la desgracia para cargar contra los ocupas, mientras que la verdadera emergencia del barrio es la habitacional

Sandra Vicente
 
 
 
Pla general de l'edifici on es poden veure els habitatges afectats per l'incendi, el 5 de gener del 2019 (Horitzontal)

Pla general de l'edifici on es poden veure els habitatges afectats per l'incendi, el 5 de gener del 2019 (Horitzontal)

“Desgraciadamente, es más fácil pinchar la luz que obtener ayuda de los servicios sociales para calentar el hogar”. Quien habla es Antonio del Río, bombero del parque de Badalona, donde el sábado pasado se dio un incendio en el barrio de Sant Roc que acabó con la vida de tres personas y dejó una treintena de heridos. Del Rio estuvo allí, como todos sus compañeros de parque. El mismo parque donde el martes celebraron una rueda de prensa para elevar la crítica sobre una situación de precariedad extrema que sufren tanto los bomberos a la hora de detectar hogares vulnerables como los servicios sociales para derivar y ayudarlos.

“La precariedad mata”, decían los bomberos, visiblemente compungidos ante los medios, el mismo día en que se producía un incendio causado por una vela que obligó a desalojar a una familia en Manresa. La pobreza energética que obligó una familia a encender una cerilla para iluminarse por no poder hacer frente a las facturas; la pobreza habitacional que sufren los vecinos de Sant Roc obligados a ocupar sus hogares por la falta de parque de vivienda social. Pobreza. Del Río alertó, en una entrevista en Catalunya Plural a finales del año pasado, que esta pobreza puede llegar a ser mortal. Y, una vez más, lo ha sido.

La principal causa del incendio de Sant Roc es una sobrecarga por tener la luz pinchada. “No debemos criminalizar a las víctimas”, dice Juan Carlos Cerdan, también bombero de Badalona, ​​haciendo referencia sutil pero evidente al ex alcalde de Badalona, ​​Xavier Garcia Albiol. El popular, dos días después del incendio, culpó al antiguo gobierno del ayuntamiento de Maria Dolors Sabater, al que definió como “aliado de los okupas”. La respuesta del ex alcalde ha sido, pues, lejos de proponer soluciones a la crisis de vivienda en Sant Roc, pedir una “respuesta inmediata” a golpe de “restablecer las leyes” para acabar con las ocupaciones en Badalona.

Sea como sea, y aunque por motivos diferentes, sí es cierto que las ocupaciones se han convertido en un mal casi endémico en ciertas zonas y barrios deprimidos, como puede ser dicho barrio badalonés. Con una población estimada de 13.700 personas, en 2017 el Ayuntamiento cifró en 126 las viviendas ocupadas en el barrio -siendo que algunas asociaciones y plataformas elevaban el dato al doble. Pero este dato de pisos ocupados no es un problema en sí; el problema es lo realidad que la causa. Sant Roc es el barrio de Badalona con la renta más baja (junto con La Salut), pero sólo es el décimo barrio con más paro (de 34), según un estudio de la AMB realizado en 2016.

“En Sant Roc hay casos de extrema necesidad. Desde hace unos tres años la crisis de la vivienda se ha ido haciendo patente: las problemáticas pueden llegar al 80%. Atendemos unos 15 casos semanalmente”, apunta Carles Sagués, de la Plataforma Sant Roc – Tots Som Badalona y miembro de Guanyem Badalona. Sagués afirma que, a pesar de no defender “a ciegas” las ocupaciones, “¿qué tenemos que hacer? ¿Echarlos y llevarlos a acampar? Intentamos hacer pedagogía con cada caso e intentar negociar con los bancos o fondos buitre para que acepten alquileres sociales que sí se puedan pagar “, apunta.

Tal y como denuncia el que fue ex consejero en el Ayuntamiento por ICV, “cada vez hay más trabajadores pobres en el barrio”. Y es que a pesar de ser la zona con la renta más baja de Badalona, ​​también es el barrio con más población ocupada no cualificada (32,6%), siendo el precio medio del metro cuadrado de 1.724 € para la venta y de 12 ,1 para el alquiler.

Detalle de la Plaza Sant Roc (Badalona) | Territori.Scot

Sant Roc, un barrio olvidado y a oscuras

El nombre de la Plataforma Sant Roc – Tots Som Badalona es bastante paradigmático de la situación que vive el barrio. “Es una zona marginal”, se lamenta Sagués, quien añade que durante la mayoría del tiempo “Sant Roc no importa a nadie, parece que no preocupe. Pero a raíz de la notoriedad del incendio estamos viendo que, de manera electorialista, hay quien se acerca para echar leña al fuego “. Otra referencia, también sutil, a Xavier Garcia Albiol. Y es más, el candidato a la alcaldía de los populares, ya en el mes de octubre comenzó a utilizar el empleo como herramienta de campaña para las municipales.

En aquella ocasión, se desplazó al barrio de La Salut, (uno de los más deprimidos de la ciudad, también), a llamar a la puerta de un -supuesto- piso ocupado para abuchear a los habitantes y hacer pedagogía de la seguridad ciudadana y la convivencia vecinal mientras lo grababa en un vídeo que se convirtió en viral. “El PP ha comenzado su campaña basándola en el enfrentamiento entre vecinos”, lo resume Sagués. Por otra parte, la Plataforma Sant Roc trabaja para “explicar la realidad del barrio y para la normalidad”.

Esta ‘normalidad’ a la que apela el ex regidor va más allá de la comisión especial creada desde Servicios Sociales para atender la problemática concreta del incendio, sino que se trata “de atender el día a día del barrio, que no se detiene. Servicios Sociales están desbordados y esto no se arregla sólo con una intervención temporal”, lamenta. Y es que la emergencia energética en Sant Roc hace años que es “alarmante”, entre otras cosas, por la falta de atención que las administraciones demuestran.

Ya es recurrente que antes de los meses más fríos del año, los vecinos y diversas plataformas y asociaciones salgan a la calle y eleven quejas al consistorio para intentar paliar los efectos que el invierno traerá. Y no sólo estamos hablando de casos de pobreza energética, sino directamente de carencia en el servicio y suministros. “Durante los meses más duros se dan muchos cortes de electricidad porque la red se satura. Así que los problemas a los que nos enfrentamos no son causados ​​ni siquiera por las ocupaciones, sino por unas instalaciones desfasadas”, apunta Sagués.

Ya son varias las intervenciones que se han dado en el consistorio para pedir soluciones para el barrio, donde se ve que “cada vez el recibo de la luz es más alto, aunque el servicio es igual de precario”, reza una de las últimas mociones presentadas al Ayuntamiento, solicitando la mejora de la red. El documento, presentado por la Plataforma Sant Roc – Tots Som Badalona apunta a que los cortes de luz continuos han llegado a dañar electrodomesticos y han causado afectaciones a personas “vulnerables y enfermos crónicos que dependen de respiradores eléctricos”.

Así, la notoriedad que está adquiriendo Sant Roc, apareciendo en los periódicos y en el mapa, desaparecerá, presumiblemente, pronto, pero la emergencia que viven los vecinos y vecinas, persistirá. Un barrio alejado de las campañas electorales, pero con la actualidad de la agenda política a flor de piel.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*