Entre 2 escenarios, 100% renovable

Reclamamos el debate imprescindible para determinar cómo será el futuro sistema energético: en manos de oligopolios o alianzas público-comunitarias; la especulación, expropiación de tierras y maximización del beneficio económico versus las necesidades y demandas del territorio y la sociedad

Xarxa per la Sobirania Energètica (Xse)
 
 
Aerogeneradors de propietat col·lectiva a Pujalt, Viure de l'Aire | Eolpop

Aerogeneradors de propietat col·lectiva a Pujalt, Viure de l'Aire | Eolpop

El objetivo está claro: alcanzar en 2050 el 100% de energía a partir de fuentes renovables, junto con una flota de vehículos de transporte eléctrico. Desde la Xarxa per la sobirania energètica (Xse) reclamamos el debate imprescindible para determinar cómo será el futuro sistema energético: en manos de oligopolios o de alianzas público-comunitarias; la especulación, expropiación de tierras y maximización del beneficio económico hacia las necesidades y demandas del territorio y la sociedad. Entre estos dos extremos es donde los municipios tienen el reto de asentar una idiosincrasia local, basada en la toma de decisiones y las fuentes de financiación.

En el primer escenario sólo participarían las cinco grandes empresas energéticas que tienen el control del sector y se caracteriza por una connivencia entre corporaciones y partidos políticos. Las políticas y proyectos suelen decidirse de manera opaca y acaban revirtiendo en beneficios crecientes y centralizados para las empresas, y oportunidades laborales a los representantes políticos que acaban legislaturas para entrar en los consejos de administración correspondientes.

Muchos de estos proyectos consisten en grandes macro-parques que salen a subasta pública, donde las ofertas que tienen más números de ganarlas son las que tienen mayor capacidad de inversión y apoyadas por la gran banca y fondos de inversión. Además, se utilizan procedimientos administrativos que permiten que sean construidos en espacios naturales y protegidos.

El oligopolio utiliza el argumento de la urgencia para llegar a la generación 100% renovable para promover los procedimientos definidos anteriomente. Este hecho supone la vulneración de la soberanía energética, que nos debe permitir llegar a la generación 100% renovable, decidiendo sobre cómo, para quién y para qué queremos generar la energía.

Por lo tanto, desde la Xse apostamos por el segundo escenario, que es lo que nos debería permitir ejercer la soberanía energética. En este, la administración pública facilita espacios efectivos de co-creación y toma de decisiones vinculantes en los que se forme, se informe, se debata, se contraste y se decidan las políticas y proyectos energéticos. Las subastas públicas se limitan por paquetes al alcance de pequeñas y medianas empresas, contemplando no sólo costes económicos, sino sociales y ambientales, y reservando fondos para la promoción de la económica local. Se contemplan importantes partidas de inversión pública en incentivos y bonificaciones, junto con el apoyo de la banca pública o ética y proyectos de inversión colectiva.

La administración también facilita el desarrollo de las placas fotovoltaicas, para que la producción se descentralice y una parte importante de la sociedad produce electricidad desde las propias tejados, compartiendo la energía con los hogares cercanas.

Y ¿qué es lo que quieren los ayuntamientos? Tanto gobierno como oposición tienen la opción de encaminar la transición energética hacia un extremo u otro. Las iniciativas que pueden dirigirse hacia la soberanía energética se pueden inspirar en proyectos ya existentes como son el aerogenerador de propiedad compartida de Vivir del Aire (Eolpop), el Generation kWh de Som Energia o las compras colectivas de fotovoltaica de Ecooo, Col·lectiu Solar y Som Energia.

Estas iniciativas se pueden promover a través de diferentes enfoques, los cuales son discutibles, como son descuentos en el IBI, el IAE o el ICIO, que numerosos municipios de toda Catalunya ya han comenzado a aplicar. Uno de los municipios de referencia sobre la aplicación de medidas transformadoras en el ámbito de la energía es Avià que, con poco más de 2.000 habitantes, ha encabezado la lista de municipios en decrecimiento de costes, consumos energéticos y emisiones de gases de efecto invernadero en el ámbito doméstico, en la recogida de basuras y en puntos de consumo de propiedad pública, al igual que ha elaborado planes estratégicos entorno las ordenanzas, han creado espacios de formación y proyectos de intercooperación.

Por lo tanto, desde la Xse confiamos que los resultados de las elecciones del próximo domingo permitan que los consistorios de todo el territorio apuesten por la generación 100% renovable distribuida, apostando por la soberanía energética y dando la espalda a los intereses mercantilistas de la oligopolio energético.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*