Entidades sociales piden detener la deportación de un solicitante de asilo LGTBI del CIE de Barcelona

Un joven proveniente de Marruecos será deportado el viernes a su país de origen a pesar de ser solicitante de asilo por motivos LGTBI. Desde la Jefatura Superior de Policía de Cataluña aseguran que su petición fue rechazada y no presentó recurso. Según Tanquem els CIE ya ha sido trasladado al CIE de Aluche, en Madrid, desde donde se procederá a su expulsión

Sònia Calvó
 
 
 
Fotografia d'arxiu d'una concentració davant el CIE de la Zona Franca de Barcelona / ENRIC CATALÀ

Fotografia d'arxiu d'una concentració davant el CIE de la Zona Franca de Barcelona / ENRIC CATALÀ

Un joven proveniente de Marruecos será deportado este viernes a su país de origen a pesar de ser solicitante de asilo por motivos LGTBI. La plataforma Tanquem els CIE y el Encierro Migrante han denunciado la situación este jueves a través de un comunicado. «Las autoridades han agotado prácticamente la estancia permitida en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) para expulsarlo, obviando la grave situación en que se encuentra en su deportado, privándole de libertad y exponiéndolo», remarcan. Según Tanquem els CIE, el joven ha sido trasladado hasta el CIE de Aluche, en Madrid, donde se procederá a su deportación. La fecha en que cumple los 60 días, el tiempo máximo de estancia en el centro, finaliza este domingo 3 de junio.

Fuentes consultadas de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña aseguran que la persona solicitó asilo en la Oficina de Asilo y Refugio pero su petición fue rechazada. Según la Policía Nacional, «se le informó que podía presentar recurso, pero no lo hizo», por lo que el juez ha procedido a su deportación, prevista para este viernes.

La solicitud denegada, hecha en el CETI de Melilla, podría atribuirse a los «déficits del asesoramiento jurídico en el CETI por la situación de masificación que hay», valoran desde el Ayuntamiento de Barcelona. Una vez el joven llegó al CIE de Barcelona, ​​aseguran desde el consistorio, presentó una solicitud de asilo que fue inadmitida y a través del Servicio de Orientación Jurídica del Ayuntamiento de Barcelona se pidió una revisión a reexamen. Desde Irídia – Centro para la Defensa de los Derechos Humanos aseguran que el procedimiento todavía está abierto en la Audiencia Nacional y recuerdan que las personas LGTBI en Marruecos pueden ser condenadas a penas entre seis meses y tres años de prisión.

Las entidades piden a la Policía Nacional y al Ministerio del Interior que se cumpla el Derecho Internacional. «El principio de no devolución prohíbe a los estados por el Derecho Internacional a expulsar o devolver a una persona en el territorio de cualquier país en el que su vida o su libertad se encuentran amenazadas o en que pueda sufrir tortura, tratos inhumanos o vulneración de sus derechos humanos fundamentales», recuerdan. Para intentar detener la deportación y para denunciar la «violencia racista», los colectivos han convocado una concentración ante la Delegación del Gobierno este jueves por la tarde.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*