El Síndic y el departament d’Ensenyament retoman el pacto contra la segregación después del «stand by» del 155

El Conseller d'Educació, Josep Bargalló, ha anunciado que se prevé aplicar medidas que no dependan de "cuestiones presupuestarias" a partir del curso 2019-20, como el nuevo decreto de admisión del alumnado

Sandra Vicente
 
 
 
Escola d'educació primària Sant Roc, Olot. /Carles Palacio

Escola d'educació primària Sant Roc, Olot. /Carles Palacio

El conjunto de la comunidad educativa coincide en que un reto que hay que emprender urgentemente es el de la segregación escolar. Las desigualdades entre escuelas -tanto entre públicas como con concertadas- afectan al resultado académico de los alumnos y son especialmente visibles en ciudades medianas y grandes. Antes de la aplicación del 155, el Síndic de Greuges logró impulsar un pacto contra la segregación con todos los actores, incluido del departament d’Educació, pero los trabajos quedaron a medias por la falta de liderazgo político.

Se llegaron a realizar dos reuniones con diversos actores, la última de las cuales fue en julio de 2017. «El trasiego social y político en Cataluña, así como la aplicación del 155 con su consecuente ‘no gobierno’, han puesto trabas a la política educativa que veníamos planteando», afirma Rafael Ribó, Síndic de Greuges, quien ha impulsado la reanudación de las negociaciones del pacto contra la segregación. Así, la que ha sido la tercera reunión se ha celebrado este miércoles, con la presencia de nuevos actores, como ha sido el nuevo consejero, Josep Bargalló, quien ya hizo de la lucha contra la segregación uno de los puntos importantes de su -corta- responsabilidad a la cabeza del Departament d’Educació de diciembre de 2003 a febrero del año siguiente.

Con esta vuelta a la mesa de negociaciones, el Síndic ha apuntado que a mediados de octubre «ya podremos tener un documento con medidas concretas que podremos ir aplicando para luchar contra la segregación, tanto de acceso a los centros como de gestión de los mismos». Así, tanto el Síndic como el Conseller coincidieron en que la falta de equidad es un problema del sistema escolar, pero que «mientras haya segregación en la sociedad no se puede plantear su desaparición en la escuela. Los centros son una herramienta importante para esta lucha, pero no podemos darles la responsabilidad única», apuntó Bargalló, quien se ha comprometido a que el curso 2019-20 ya se apliquen algunas «medidas efectivas» del documento que se apruebe.

Aunque ninguno de los dos ha querido concretar demasiado sobre las medidas que aparecen en el documento sobre el que se está discutiendo, Bargalló ha afirmado que no hay medidas que difieran mucho de las que ya se plantearon en las dos primeras reuniones. «El pacto se ha vuelto a expresar de manera similar a la de julio de 2017, pero como se han añadido nuevos actores a la mesa y ha habido cambios de responsables al frente de algunas entidades y de la conselleria misma, debemos retomar las reuniones», apuntó Ribó.

Los documentos surgidos de los encuentros anteriores recogían parte de las recomendaciones que el Síndic de Greuges ha realizado en los dos informes sobre segregación escolar publicados en 2016. Ribó ha confirmado que el documento que se está elaborando en esta nueva ronda de discusiones sigue la misma línea y en el borrador que se aprobará en octubre se plantean cuestiones como la gestión de los posibles cambios de centro, los criterios para el seguimiento de las asignaciones de oficio, la limitación de la matrícula viva en los centros desfavorecidos, un proceso de detección de necesidades educativas especiales y un proceso de información previa de plazas vacantes en los centros.

Respecto a la calendarización de aplicación de las propuestas, es una cuestión que aún está un poco en el aire. «Hay muchas de las medidas que dependerán de la aprobación de los presupuestos y, hasta que esto no ocurra, no se podrán aplicar, pero estas son concretas y fáciles de llevar a cabo con resultados rápidos y buenos», afirmó el Consejero, en referencia a las medidas citadas por el Síndic que, aseguró, serán las que se empezarán a aplicar dentro de dos cursos. Septiembre del 2019 será también la fecha en que se hará efectivo el nuevo decreto de admisión del alumnado, en el que se regulará la normativa sobre los puntos que obtiene cada familia para acceder a una plaza pública.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*