El pleno de L’Hospitalet vota en contra de saber cuántas personas duermen en la calle.

L'Hospitalet vota 'no' a hacer un recuento de sus propios vecinos y vecinas que duermen en la calle. El actual gobierno se escuda en sus políticas sociales actuales para votar en contra mientras los vecinos saben que hay gente durmiendo en la calle.

Óscar Martínez Rivera
 
 
 

Los titulares de los medios de comunicación suelen focalizarse en todo lo que aprueban los ayuntamientos y excepcionalmente se refieren a lo que no se llevará a cabo. Pero las ciudades también son todo lo que no se ha querido llevar adelante. En el último pleno municipal de L’Hospitalet de Llobregat (24 de julio de 2018) se votó en contra de hacer un recuento o censo de los vecinos y vecinas que duermen en las calles de la ciudad fruto de una situación de sinhogarismo. Que sí que hay gente durmiendo en la calle es una afirmación contrastada por los propios vecinos.

La moción, impulsada por Ciudadanos, aunque tiene una buena intención, navega en la confusión de lo que está proponiendo. Utiliza el término censo y recuento sin demasiada distinción, tal como los han reprochado algunos de los grupos municipales. Pero propone una acción necesaria para poder hacer una fotografía de la cuestión.

Para poder hacer una buena política social municipal debes poder tener un diagnóstico de la situación. Y eso pasa por saber concretamente cuántas personas están en una situación de sin hogar en tu ciudad. Esta es la base de las acciones que llevan a cabo en este sentido las 37 organizaciones expertas en la temática y agrupadas en la Red de Atención a Personas Sin Hogar de Barcelona (XAPSLL). Del mismo modo, hasta diez municipios de Cataluña ya están realizando periódicamente esta tarea.

Cuando tantas entidades y profesionales expertos se ponen de acuerdo durante diferentes años para organizar un recuento y otras acciones vinculadas es porque creen firmemente que esta acción consigue un dato básico y necesario para medir la magnitud de la situación. Esto nos puede permitir saber si verdaderamente los recursos que estamos ofreciendo son suficientes o no lo son. El dato concreto de número de personas durmiendo en la calle es capital, y también lo es complementarlo con un diagnóstico que pueda investigar las causas y las necesidades concretas de estas personas.

Para algunos ayuntamientos, como en el caso del L’Hospitalet, todo lo organizan y analizan tantas organizaciones expertas no es suficiente argumento para sacar adelante una iniciativa que con ojos de algunos políticos serían los datos de la vergüenza, el número de personas expulsadas por el sistema, la fotografía de lo que sucede bajo la alfombra de la ciudad. La invisibilidad de las personas sin hogar en L’Hospitalet seguirá siendo tan grave que seguiremos sin saber de cuántas personas estamos hablando.

El pleno del Ayuntamiento se desarrolla entre los diferentes argumentos de los diferentes concejales. La concejala no adscrita y con responsabilidades en la ciudad sobre sanidad, argumenta que la moción demuestra poco interés en las políticas sociales de la ciudad porque, según ella, hacer esta propuesta significa no conocer toda la buena labor que se hace desde servicios sociales contra la pobreza. Además, se escuda preguntando al partido que propone la moción si han pensado en los trabajadores que lideran este tipo de cuestiones en la ciudad. Tampoco aclara si ella ha consultado a los «asistentes» (refiriéndose a los profesionales del trabajo social) y las educadoras y educadores sociales. Además, dice en el pleno, que la acción de recuentos están muy bien para municipios que no tienen políticas sociales «avanzadas», que según ella sí lo está en L’Hospitalet y afirma que en la ciudad ya hay «protocolos «. También hace algunas afirmaciones sobre cómo hacer el recuento que demuestran que si bien ella afirma que los que proponen la moción no conocen lo que se hace en la ciudad, es posible que ella vote en contra de una acción que no conoce tampoco y sobre la que nunca se ha formado específicamente para saber que sólo se hace recuento de determinadas personas claramente identificadas como sin hogar. Dice textualmente que «se han dado casos de parejas que han discutido, una baja a la calle y se queda dormida».

Quizás no nos damos cuenta de que una propuesta como ésta no es un posicionamiento de rechazo a lo que se esté haciendo, sino una acción más para combatir la exclusión residencial de la ciudad. Pero el imaginario y el pensamiento político es diferente al de muchos profesionales que se dedican a la acción social.

Los otros concejales no adscritos, como es habitual en los concejales que no representan ningún grupo municipal, tardan dos segundos en aportar al pleno del Ayuntamiento su opinión. En el caso del no adscrito, que también fue contratado por el Ayuntamiento, vota en el mismo sentido que el gobierno local sin argumentos, porque la cuestión debe ser poco importante. A la televisión pública de la ciudad no le da tiempo ni de enfocarlo en su aportación.

La CUP-Poble Actiu hace énfasis en un aspecto fundamental de la moción, y es que cuando hablamos de sinhogarismo no podemos obviar las causas de la situación actual de exclusión residencial que está expulsando las vecinas y vecinos de sus barrios, tal y como lo está haciendo en otras ciudades como Barcelona. Hacen todo el argumentario y finalmente se abstienen teniendo en cuenta que Ciudadanos no ha querido hacer algunas rectificaciones de la moción como dejar claro si se hacía inicialmente un recuento o qué modalidad de censo o diagnóstico se haría. También puntualiza que ante cualquier política social al respecto se tenga en cuenta la propia voz de las personas que duermen o han dormido en la calle.

CiU, aún con esta denominación en las actas y órdenes del día de los plenos, vota a favor con el matiz de si la guía publicada por Fundación Arrels, y presentada como referencia para Ciudadanos, se podría mejorar, pero no concreta cómo. El PP vota favorablemente sin hacer ninguna aportación. Por otra parte, ERC vota a favor haciendo un breve apunte sobre las causas del sinhogarismo y relacionándolo con el sistema que es el verdadero causante de la situación.

La confluencia Cambiem L’Hospitalet (ICV-EUA-Pirates) se abstienen argumentando, entre otras, que el recuento o el censo es un dato que queda obsoleto a los pocos meses. En este sentido, no tienen en cuenta el argumentario de 37 organizaciones expertas de Barcelona que lo llevan a cabo hace años con la colacolaboración de un millar de personas, unas cuantas de L’Hospitalet.

Y llega el turno del teniente de alcaldía de Bienestar Social que afirma en el pleno que el sinhogarismo, para los «servicios técnicos» no es una problemática a destacar. Lo afirma sin poder dar un dato de cuántas personas duermen en las calles de L’Hospitalet. No lo puede dar porque no hay recuento hecho, pero sobre todo porque acabará votando en contra basándose en el buen funcionamiento que dice que tienen las políticas sociales del Ayuntamiento. Que el gobierno de la ciudad no quiera hacer el recuento alalegando el buen funcionamiento de Bienestar Social es la misma lógica que tendrían unos padres para no preguntarle a una hija si alguna vez ha tomado alguna droga argumentando que ellos hacen una buena labor educativa con ella y que no hace falta ni preguntar.

El sinhogarismo no se soluciona con más camas en los recursos de servicios sociales sino que se hace interviniendo en la raíz del problema que provoca la exclusión residencial. Pero se necesitan políticas realmente valientes que se enfrenten al sistema.

Del trabajo bien hecho de los profesionales y el esfuerzo que hacen no dudamos. Pero mientras haya una sola persona durmiendo en la calle, debemos reconocer que ni el sistema ni los servicios sociales del Ayuntamiento están dando una óptima respuesta a la pobreza. Mientras estos concejales hacen estos argumentarios y votan en contra de hacer un recuento de personas que duermen en la calle, muchos vecinos y vecinas de L’Hospitalet continuarán colaborando en los recuentos de otras ciudades y también continuarán viendo cada noche, con frío, calor o lluvia personas que duermen en la calle.

Óscar Martínez Rivera
Sobre Óscar Martínez Rivera

Professor d'educació social i treball social Contacto: Twitter | Más artículos

4 Comments en El pleno de L’Hospitalet vota en contra de saber cuántas personas duermen en la calle.

  1. Enric Benavent // 31/07/2018 en 10:14 // Responder

    És lamentable. Si no miro, no hi ha problema.

  2. Nivelòn que té l,ajuntament. Així no avancem i sino es detecta no es pot treballar…Idees bàsiques per intervenir en polítiques socials… lamentable i posa de relleu com funciona la política: propostes del partit contrari no la recolzem.

  3. Miguel Montaño // 04/08/2018 en 0:24 // Responder

    Como creo que has entendido mal algunos posicionamientos y algunas explicaciones que se han dado en el pleno, te comento: La moción de Ciudadanos no aporta nada nuevo a lo que ya se hace en la ciudad. Es más, los técnicos en territorio valoran como insuficiente el protocolo de Arrels ya que, por ejemplo, valoran como absolutamente necesario e imprescindible la interacción con la persona, algo que el protocolo no establece… entre otras cosas. El recuento planteado es insuficiente siendo mejor opción un censo en el que pueda haber un histórico de la persona e insistir en el tema de la interacción con la persona. El protocolo de Arrels está bien para municipios en los que no se ha hecho nada en ese sentido. Este no es el caso de LHospitalet. https://www.youtube.com/watch?v=HrMYkstFkgc&list=PLmP5njCqcUZQAkE2ea14Hyr3RLFzd9EmC&index=27&t=38s

  4. Al gobierno municipal del PSC sólo le interesa la especulación y la propaganda, para hacer ver que hacen algo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*