MINI CRÓNICAS CATALANAS

El factor catalán

Nadie con juicio acusa al independentismo de haber urdido una conspiración en beneficio del cuanto peor mejor. Estas cosas no van así. Se trata, simplemente de recordar la historia

Andreu Claret
 
 
 
Acte de tancament de campanya de les eleccions andaluses | VOX

Acte de tancament de campanya de les eleccions andaluses | VOX

Los independentistas catalanes están que trinan. Rechazan que se les atribuya responsabilidad alguna en la victoria de la derecha en Andalucía ¡Hasta aquí podíamos llegar! Rugen las redes indepes, mientras Rufian advierte que Catalunya será la tumba del fascismo. No hay por qué ponerse tan estupendos. Nadie con juicio acusa al independentismo de haber urdido una conspiración en beneficio del cuanto peor mejor. Estas cosas no van así. Se trata, simplemente de recordar la historia.

Como hace Ignacio Escolar, director de eldiario.es, nada sospechoso de unionismo: “Cada vez que Catalunya ha lanzado un pulso a la unidad de España, la consecuencia ha sido una respuesta reaccionaria”. Siempre ha sido así y así será mientras este pulso no cuente con los apoyos suficientes (en Catalunya, en España y más allá). Yo no sé cuántos de los 12 diputados de VOX pueden atribuirse al comadreo suicida del PP con la extrema derecha. Ni cuántos se deben al desgaste de un ‘susanato’ diezmado por la corrupción y el paro. Tampoco sé qué culpa le corresponde a Podemos en el desaguisado, aunque siempre he creído que los populismos se alimentan por encima de las ideologías.

Pero el paro, la corrupción y el desgaste de los socialistas no condujeron al descalabro en 2015 porque faltaba un fermento añadido sin el cual los demás ingredientes no cuajan: el despertar de un nacionalismo español agresivo, espoleado por el desafío catalán. VOX es la expresión de este despertar. En clave neo-franquista y con un toque europeo lepeniano que le ha dado cierta credibilidad en una tierra diezmada por el franquismo. Llevar hasta el final el pulso al estado, sabiendo que no se puede ganar, tiene estas cosas. Azuza la reacción.

Muchos independentistas cometieron el error de creer que Ciudadanos era la expresión más acabada de esta respuesta política. ¡Fascista¡ le gritaron a Arrimadas en Premià de Mar, el día antes de las elecciones. Veinticuatro horas antes de que VOX sacara casi 400.000 votos en Andalucía, con la complicidad de quienes hicieron del factor catalán el tema estrella de las elecciones andaluzas.

Andreu Claret
Sobre Andreu Claret

Periodista i escriptor Contacto: Twitter | Más artículos

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*