El derecho universal a los suministros, el gran olvidado en los programas electorales en Barcelona

Según el análisis hecho por la Alianza de la Pobreza Energética, sólo dos candidaturas, la CUP y BEC, proponen medidas para garantizar el acceso a la luz y el agua. Desde el colectivo exigen que la Ley 24/2015 sea aplicada de forma completa y que desde el Ayuntamiento se sancione a las empresas suministradoras que la incumplan en cualquier término

Aliança contra la Pobresa Energètica
 
 
 
L'Aliança / APE

L'Aliança / APE

Este documento se ha elaborado haciendo un análisis de los programas electorales de las candidaturas que tuvieron representación en las pasadas elecciones municipales de 2015 en la ciudad de Barcelona.

Desde la Aliança contra la Pobresa Energètica (APE) consideramos esencial la lucha contra la pobreza energética desde el ámbito municipal y por eso hemos querido evaluar cómo incluyen esta problemática en sus programas las principales candidaturas que se presentan para gobernar la ciudad.

Para llevar a cabo esta evaluación hemos seleccionado diferentes indicadores:

  • Enfoque de derechos: para poder plantear medidas valientes que luchen contra la pobreza energética desde la raíz, no podemos dejar de lado que en esencia se trata de un tema de derechos y que el hecho de que se consideren el agua o la energía como simples mercancías es la principal causa para que existan familias que sufren la problemática.
  • Defensa de la Ley 24/2015: es imprescindible que desde el municipio se utilicen todas las herramientas disponibles para luchar contra la pobreza energética. En este sentido, la Ley 24/2015, como norma que ha logrado detener decenas de miles de cortes sólo en la ciudad de Barcelona, ​​debe ser aplicada de forma completa y que desde el Ayuntamiento se sancione a las empresas suministradoras que la incumplan en cualquier término.
  • Empoderamiento energético: la nula voluntad de las grandes suministradoras para dar a conocer los derechos energéticos de la ciudadanía se debe combatir desde el ámbito municipal. Por ello creemos imprescindible reforzar y ampliar el servicio municipal de asesoramiento energético para que sea capaz de llegado a todas las habitantes de la ciudad.
  • Acceso universal a los suministros: por culpa de la actual situación de dificultad para acceder a una vivienda asequible, en Barcelona hay miles de personas que viven en situación de empleo en precario y es imprescindible garantizar que, mientras su situación habitacional no se regularizar, y tengan acceso a agua y energía, dado que se trata de derechos universales necesarios para una existencia digna.
  • Transversalidad de género: el género es un factor de riesgo en la pobreza energética y hay que tenerlo en cuenta en las políticas públicas que se desarrollen en materia de vulnerabilidad energética.
  • Transición energética inclusiva: no podemos pensar en una transición energética sin tener en cuenta a las familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad y eso debe estar reflejado en las medidas que se planteen en este sentido.

Barcelona en comú

El programa de Barcelona en Comú tiene un apartado específico de lucha contra la pobreza energética donde se incluye el enfoque de derechos de manera concreta y se proponen medidas en la línea de garantizar los derechos energéticos.

En cuanto a la defensa de la Ley 24/2015, se hace mención como herramienta que ha logrado detener decenas de miles de cortes, así como mecanismo para sancionar cortes ilegales por parte de las empresas suministradoras.

En relación al apoderamiento energético incluyen como medidas concretas el reforzamiento de los Puntos de Asesoramiento Energético, así como la ampliación del programa piloto de la Marina para detectar casos de pobreza energética.

En relación, a los empleos en precario, aunque no se criminalizan, no se menciona la necesidad de garantizar el acceso al suministros básicos en estos hogares, cuestión que es imprescindible si hablamos de derechos universales.

BEC incluye en su programa medidas concretas para paliar los efectos diferenciales en el género de la pobreza energética a través de medidas como el empoderamiento de las mujeres y en especial de los hogares monomarentales en los derechos energéticos, así como la creación de una red de mujeres que puedan asesorar en materia energética, entre otros.

Por último, con respecto a la rehabilitación propone un programa de ayudas para la rehabilitación en entornos vulnerables.

Junts per Catalunya

Junts per Catalunya hace mención específica a la pobreza energética pero no utiliza el enfoque de derechos sino que simplemente relaciona la pobreza energética como un problema de rentas y de consumos omitiendo la causa principal que es la subida de los precios de estos servicios.

En su programa no se hace ninguna mención a la Ley 24/2015 ni al derecho a los suministros básicos.

En relación al apoderamiento, se propone abrir un nuevo Punto de Asesoramiento Energético que dé servicio al Turó de la Peira, Vilapicina, Puerta y Can Peguera.

En cuanto a los empleos en precario no sólo no hace ninguna referencia a que las familias tengan derecho a los suministros básicos sino que criminaliza estas situaciones y propone luchar contra ellas.

Junts per Catalunya no hace mención a la relación que existe entre pobreza energética y género aunque reconoce que existe la feminización de la pobreza y propone una atención especial a las mujeres sin concretar medidas.

Por último, en relación al ahorro energético incluye medidas concretas como una línea de ayuda específica para las personas en situación de vulnerabilidad para que con sistemas de autoproducción renovable pueda disminuir el consumo de electricidad.

Barcelona pel Canvio – Ciutadans

Ciutadans en su programa habla de la pobreza energética y la necesidad de garantizar el derecho de acceso a los suministros básicos a las personas en situación de riesgo de exclusión residencial que viven en la ciudad.

En su programa no se hace ninguna mención a la Ley 24/2015 como herramienta esencial para detener los cortes de suministro de las familias vulnerables.

En cuanto al empoderamiento incluye continuar impulsando los puntos de asesoramiento energético.

En cuanto a los empleos en precario no sólo no hace ninguna referencia a que las familias afectadas tengan derecho a los suministros básicos sino que criminaliza este tipo de situaciones.

Mencionan el género como factor de riesgo en la pobreza energética pero no prevén ninguna medida concreta para hacerles frente.

En relación a propuestas como la rehabilitación de edificios no tienen en cuenta a la población más vulnerable.

Esquerra Republicana de Catalunya

En el programa de ERC incluyen la garantía al derecho a los suministros básicos ante los intereses del oligopolio.
No hacen ninguna referencia a la Ley 24/2015 como herramienta esencial para luchar contra los cortes de suministro ni incluyen ninguna medida de apoderamiento energético.

En cuanto a los empleos, reconoce la existencia del fenómeno pero no habla de que las personas en esta situación tengan derecho a los suministros básicos.

En relación al género como factor de riesgo en la pobreza energética no se menciona pero sí se habla de la feminización de la pobreza sin concretar medidas en pobreza energética.

Finalmente, en el programa hablan de garantizar la equidad de la transición ecológica para reducir la pobreza energética como una prioridad pero no lo concretan en ninguna medida.

Partit Socialista de Catalunya

El PSC habla de pobreza energética pero sólo desde la vertiente de la eficiencia energética y no hace referencia a un enfoque de derechos.

Sin embargo menciona la Ley 24/2015 pero sin concretar ninguna medida para aplicarla ni mencionar a la posibilidad de sancionar como ayuntamiento a las empresas suministradoras por su incumplimiento.

En el programa propone reforzar lo que llama el servicio de eficiencia energética pero no hace mención explícita a los Puntos de asesoramiento energético ni el apoderamiento de la ciudadanía que se encuentra en situación de vulnerabilidad.

En cuanto a las ocupaciones sólo hace referencia cuando habla de preservar los derechos de los propietarios anteponiendo a los derechos de las personas que ocupan en precario y tampoco explícita que tengan derecho a los suministros básicos.

En relación al género como factor de riesgo en la pobreza energética no se menciona pero si se habla de la feminización de la pobreza sin concretar medidas concretas.

Por último, plantea una acción de rehabilitación dirigida a sectores con riesgos de exclusión.

Partit Popular

En el programa marco del PP para las municipales no se hace ninguna mención a la pobreza energética ni tampoco el derecho a los suministros básicos.

Tampoco se menciona la Ley 24/2015 ni ninguna medida de apoderamiento ciudadano en derechos energéticos sólo habla del bono social eléctrico.

No hace ninguna mención a la relación que existe entre pobreza energética y género ni a que exista feminización de la pobreza.

En relación a las ocupaciones no sólo no habla de que tengan derecho a los suministros básicos sino que las criminaliza y propone medidas para endurecer su prohibición así como una regresión de sus derechos proponiendo que ni siquiera puedan empadronarse a las viviendas.

Por último, en el apartado de energía y cambio climático menciona el tener en cuenta los más vulnerables pero no concreta cómo.

CUP Capgirem Barcelona

El programa de las CUP Capgirem Barcelona incluye el enfoque de derechos donde vinculan claramente la pobreza energética al hecho de que la energía o el agua se traten como una mercancía en lugar de como un derecho.

Hace referencia a la Ley 24/2015 y a la prohibición de cortes pero interpreta que quien debe hacerse cargo de las ayudas es la administración pública en lugar del oligopolio. No hace ninguna referencia al hecho de que el ayuntamiento pueda sancionar a las empresas suministradoras por su incumplimiento.

En cuanto al apoderamiento energético no hace ninguna referencia.

En relación a los empleos es la única candidatura que explicita claramente que las personas en situación de empleo deben tener garantizado el derecho a los suministros básicos.

En cuanto al género como factor de riesgo en la pobreza energética no lo menciona pero si propone medidas como dotar de recursos económicos y asistenciales específicos para mujeres en situación de precariedad y vulnerabilidad.

Por último, en relación a medidas hacia la transición energética proponen que los sistemas de producción y distribución, así como su gestión, deben ser públicos o gestionados por la ciudadanía para garantizar el acceso a todos los vecinos y vecinas y también hablan de crear una tarifa social en relación a la renta.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*