El 10% de los catalanes no compra medicinas y deja los tratamientos por problemas económicos

En Catalunya casi un 20% de la población está en exclusión social, el 10% ha dejado de comprar medicinas básicas y un 4% vive en situaciones de inseguridad en lo relativo a la vivienda, según el informe FOESSA presentado por Càritas Catalunya. Afirman que gran parte de la desigualdad en ámbito sanitario se relaciona con el acceso a las prestaciones básicas

Carla Benito
 
 
 
Closeup pharmacist hand holding medicine box in pharmacy drugstore.

Closeup pharmacist hand holding medicine box in pharmacy drugstore.

En Catalunya la exclusión social crece más que en el conjunto del Estado español. Las razones son básicamente dos: la mayor precariedad laboral y el aumento del coste de la vivienda. En ambos casos por encima de la media española. Esta es una de las conclusiones clave del Informe FOESSA presentado por Cáritas Catalunya.

En este informe, en términos de salud, destacan que las situaciones de exclusión impactan de manera negativa en la salud, ya que conllevan dificultad para acceder a medicamentos, a servicios sociosanitarios o a un régimen adecuado de alimentación. En este sentido, cerca de un 4% de las personas viven en hogares sin acceso a una alimentación básica. El dato más relevante que facilita el informe es que hay 780.000 personas (lo que representa un 10% de la población) que han dejado de comprar medicinas y seguir tratamientos por problemas económicos.

La desigualdad generada por el acceso a los recursos básicos que quedan fuera de la competencia de la sanidad pública refuerza el carácter exclusivo de la dimensión de la salud, con una especial incidencia entre las personas con discapacidad. De hecho, también concluyen que ciertas situaciones de exclusión pueden tener su origen en problemas de salud o en el desarrollo de ciertas enfermedades.

Estas situaciones pueden incrementar el riesgo de aislamiento y exclusión social en personas con cargas asociadas al cuidado de personas enfermas o con algún tipo de discapacidad. En datos, la incidencia de la exclusión social en Catalunya sube más de 10 puntos porcentuales en estos hogares que cuentan con alguna persona con discapacidad o situación de dependencia pasando de un 19 a más del 30%.

El hecho que haya prestaciones que a pesar de ser básicas no forman parte de las competencias de las instituciones públicas de atención sanitaria hace que una parte de la población viva en desigualdad por no poder acceder por motivos socioeconómicos. Serían algunos ejemplos la atención odontológica, la atención óptica, el acceso a ayudas técnicas, los recursos protésicos o la salud mental.

Un último dato que también quiere hacer patente el informe FOESSA es que si bien en promedio el 17% de las personas se encuentran afectadas por dificultades de salud, esta cifra sube hasta el 78% de las afectadas cuando nos fijamos en las personas en situación de exclusión social severa.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*