«Debemos dejarnos de binarismos: debes poder tener la identidad de género que quieras sin ser una persona de segunda»

Hablamos con Paula Marquès Bernat, de la Asociación Colores de Ponent y Vicepresidenta del Consejo Municipal LGTBIQ del Ayuntamiento de Lleida, sobre la discriminación que encuentran las personas transexuales a la hora de insertarse en el mundo laboral

Maria Antònia Frau
 
 
Paula Marquès Bernat

Paula Marquès Bernat

El mercado laboral es uno de los grandes enemigos de las personas transexuales. Sin tener datos exactos, la tasa de paro se sitúa en torno a un 70%. A pesar de ser personas formadas, algunas con estudios universitarios, se les excluye de este ámbito por el simple hecho de identificarse con un género que no concuerda con el sexo asignado al nacer.

Según Paula Marquès Bernat, la sociedad no ha avanzado todo lo que parece y aún falta mucho trabajo para conseguir la visibilidad y la normalización del colectivo transexual. En el ámbito laboral, asegura, aunque sigue habiendo mucha transfobia y, por ello, es muy importante romper los tópicos que rodean el colectivo. Es por ello que los días 9 y 10 de noviembre en Sabadell han organizado unas jornadas para el empleo y la intermediación laboral de las personas trans. Trans Laboral nace con el objetivo de ser un espacio de intermediación entre entidades, empresas y personas trans para que puedan acceder al mercado laboral con más facilidad.

¿Por qué acceder al mercado laboral se presenta como un reto?

Se presenta como un reto porque realmente lo que nos encontramos es que hay una injusticia social muy grande con la expresión de género y con las personas trans. Nadie te dice abiertamente en la cara que no te cogen porque eres trans, no suele pasar, aunque algún caso habrá. Pero infinidad de veces las personas trans quedan excluidas del mundo laboral por el simple hecho de ser una persona que ha transitado, que ha hecho un cambio de género.

¿Qué barreras se encuentran a la hora de acceder al mercado laboral?

Simplemente son unos tópicos y unos prejuicios que tiene la sociedad todavía hacia las personas transexuales. Hay casos donde una persona que ha hecho un tránsito se presenta a una oferta laboral con un grado o carrera adecuada para el tipo de trabajo y se ve claramente que hay prejuicios por el simple hecho de ser trans. Demostrar este hecho casi nunca se puede. Actualmente no hay cifras exactas pero podemos contar como el 60 o 70% de mujeres trans están en paro o encuentran problemas para acceder al mundo laboral por el simple hecho de ser mujeres trans.

Desde una perspectiva interseccional, hay una doble discriminación en el caso que la persona trans sea una mujer, por el hecho de ser mujer y además trans? Para ellas, es más difícil acceder al mundo laboral?

En el mundo laboral y en todo. Mujer y con la etiqueta de trans se multiplican todas las discriminaciones e injusticias que ha habido siempre hacia la mujer. Si le sumamos la etiqueta de trans es como otra losa más. Yo siempre digo que, de manera coloquial, las mujeres trans son las mujeres sin derechos. Te acaban quitando el derecho a todo. Lo que buscan muchas es trabajar en oficios de los que tienen conocimientos y optan por hacerse autónomas. Como hoy en día, hay trabajos que se pueden hacer a través de internet, donde no todo es presencial, se ahorran las trabas sociales que tendrían. Es una vía de salida. Es verdad que, por suerte, cada vez vamos encontrando más casos de empresas que no miran si eres trans o no y que si eres adecuado para el lugar, te cogen sin problemas. Pero queda mucho por hacer.

¿Es un inconveniente el hecho de no haber cambiado la documentación?

Hay dificultades que también encuentras mientras estás haciendo el transito, hasta que tienes todos los documentos cambiados, si los quieres cambiar. Tampoco tienes porque quererlo, hay mucha gente que no lo cambia por activismo. Para cambiar los documentos te obligan a firmar unos papeles conforme tienes una enfermedad. Si no lo dices, no te dan la posibilidad de cambiar la documentación. Aquí en Cataluña ya no porque por suerte tenemos el Servei Trànsit, dirigido por la Doctora Rosa Almirall. Sí que es cierto que para poder acceder a los cambios de la partida de nacimiento, yo tengo que aceptar que me den una documentación asegurando que he pasado unos informes psicológicos. Por eso mucha gente, por activismo, no quiere cambiar su documentación. Porque no quiere firmar el papel de un informe psicológico.

¿Qué hacer para que el colectivo se pueda insertar en el mercado laboral sin trabas?

Lo que intentamos hacer día a día es normalizar la situación de las personas trans en la sociedad pero es un proceso lento. Quizás soy pesimista pero creo que queda mucho tiempo para conseguir la normalización. La verdad es que cuando tienes una visibilización, cuando empiezas a hacer vida social y la gente te conoce, después la situación se normaliza. Hasta que esto no ocurra, ¿qué hay que hacer? El encuentro Trans Laboral es una manera de conectar las instituciones, la Generalitat, los ayuntamientos y varias empresas como Barcelona Activa o empresas del sector privado para incentivar y hacer mesas de trabajo para que las empresas puedan ofrecer puestos de trabajo sin discriminación. Evidentemente las personas que se presenten también deberán ser adecuados para el puesto de trabajo. No hablamos de contratar personas por ser trans, debe demostrar su valía. Y la empresa también, que es lo que nos falta, debe demostrar que evidentemente no hay ningún motivo de discriminación de género.

¿Cuáles son los recursos de apoyo que hay para la inserción laboral?

Realmente el primer recurso que se ha creado a nivel de Cataluña ha sido el encuentro Trans Laboral a través de Ca l’Enredus, la entidad Colors de Ponent y la Asociación Generem. Como te decía, lo que queremos intentar es acercar empresas y personas que buscan su lugar laboral sin sufrir una discriminación. Si hablamos de otros recursos, el mejor recurso y el apoyo más grande que puedes tener es que no pase como hace un tiempo que las familias repudiaban las personas que querían iniciar un tránsito. Quizás es el mejor para que no pase como antes de que las personas afectadas por no encontrar trabajo, sin apoyo familiar, tenían que buscar un trabajo a los mundos oscuros, como digo yo.

¿Qué tipo de políticas laborales deberían crear desde la Administración para impulsar la inserción al trabajo del colectivo?

Es como el pez que se muerde la cola. Una vez las cosas se visibilizan después ya todo se normaliza. Pero lo que nos pasa es que hoy en día aún vivimos ancladas en los tópicos del pasado y se tiene una percepción aún de las personas trans como personas extrañas que la gente no entiende. Incluso la gente hace coñas diciendo que has pasado de vivir como hombre y de golpe a los treinta años dices que eres una mujer, es como si hubieras pasado a segunda regional. Estos son los tópicos con que aún vivimos, debe normalizarse la situación. En el tema laboral, las instituciones siempre te dirán que si te presentas a ofertas públicas, si pasas las oposiciones, en principio no vivirás discriminación. En la oferta pública, ahora mismo, tal vez es uno de los lugares donde menos discriminación a encontrarte. El problema lo tenemos en el ámbito privado.

¿Cuál sería la solución en el ámbito privado?

La solución es trabajar y normalizar. Visibilizar el tema, dejar de hacer broma y dejar de discriminar porque es un tema serio y que por desgracia se acaba llevando la vida de muchos niños, y sobre todo adolescentes. Quizá sería hora de dejarnos de tanto binarismo y hacer entender a la sociedad que es normal que la gente pueda transitar, vivir la vida como quiera y tener la expresión de género que quiera, la orientación sexual que quiera y la identidad de género que quiera. No por eso te conviertes con un ciudadano o ciudadana de segunda deshumanizada. El trabajo estaría aquí, una vez todo esto se normalice el otro solo.

Hay transfobia en las administraciones?

Hay transfobia en todas partes, no hay ningún lugar que no los haya. Puedes encontrar lugares puntuales donde no los hay, con personas concretas que ocupan algún cargo pero generalmente, si. Transfobia y, sobre todo, dar por hecho unos tópicos que no son reales. La gente desconoce, tienen unos tópicos absurdos y se debe enseñar que no es así. Por ejemplo, con el cambio de sexo, hay gente que da por hecho que tienes que estar deprimida toda la vida. Pues no, yo no me he hecho paso el cambio de sexo ni lo pienso hacer porque no tengo ningún problema con los genitales con los que nací. Todo esto se debe enseñar. Parece siempre que somos gente problemática, se tienen que ir rompiendo estos tópicos.

Hace unos días, desde colectivos de personas LGTBI se reclamaba la tramitación de la ley integral LGTBI, que se ha visto retrasada. ¿Ayudaría a la inserción laboral la aprobación de este?

Es lo de siempre, si hacemos leyes positivas y inclusivas, una vez hecha, hacemos que se aplique. Si no, vamos haciendo fotografías para salir en la portada pero luego, a la hora de la verdad, no lo aplicamos, pues no vamos a ninguna parte.

Pero por otro lado, en Cataluña se aprobó la Ley 11/2014 contra la LGTBIfòbia. Esta se compromete a desarrollar acciones y medidas para fomentar el empleo. Pero, en cambio, la realidad es que la tasa de paro del colectivo es muy elevada. ¿Esto quiere decir que no se respeta esta ley en material laboral?

No, evidentemente es una lucha que tenemos en pedir a las instituciones que respeten la ley que se aprobó y el desarrollo de esta porque realmente es una ley pionera. Podríamos estar al nivel de las mejores leyes mundiales, junto con Malta y Argentina. La ley de Cataluña realmente pocas cosas tiene que envidiar pero claro, las leyes está muy bien hacerlas y hacerse fotografías pero luego se han de aplicar. Desde las instituciones dicen que coincidió todo con la gran crisis que hubo, que se detuvo todo. Además, tenemos la situación de Cataluña y España. También dicen que no hay fondos y que haciendo lo que pueden. Evidentemente, tanto en materia de salud como laboral tenemos una ley que podría dar por mucho más pero si hacemos que se aplique.

¿Qué tipo de prácticas deben llevar a cabo las empresas también para favorecer la inserción laboral del colectivo?

La práctica que deberían llevar a cabo ya es legal y sale a la constitución hace mil años. No puede haber discriminación por motivos de orientación sexual, de género, de religión… Deberían aplicar lo que ya está escrito hace cuarenta años.

¿Cuál sería el camino a seguir a partir de ahora?

Creo que hemos hecho el primer paso hacia donde toca. Pero ahora nos queda la caminata hacia arriba. Transfobia sigue habiendo. Hay mucha gente que de cara no te dice nada pero se siguen sorprendiendo y por la calle ves que te miran como si hiciera gracia. Entre todos deberíamos ir tomando conciencia, sobre todo por los niños y los adolescentes, pero también por los adultos. Aunque la gente que hacemos el cambio en edad adulta, me incluyo, ya tenemos un carácter y nos vamos desarrollando durante toda la vida. El problema está con gente que hace el cambio durante la infancia o la adolescencia que realmente se les castiga mucho. Deberíamos procurar abrazar estas personas que, por desgracia, cada año hay muchas personas que no lo aguantan. Deberíamos hablar de la transfobia con más seriedad.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*