Cristina de Middel, fotografía animista en Arles

La fotógrafa hispana del momento bifurca sus proyectos por los cinco continentes y como tal fue una de las invitadas de la manifestación provenzal. La poliédrica cita arlesiana, abierta hasta el 23 de septiembre, cuenta con una cincuentena de propuestas diseminadas por todo el municipio de la Camarga.

Vicenç Batalla
 
 
 
Una imagen en Benín de la exposición Midnight at the Crossroads

Una imagen en Benín de la exposición Midnight at the Crossroads

El don de la ubicuidad de la alicantina Cristina de Middel le permite ser la comisaria especial de PHotoEspaña y presentar la nueva exposición Midnight at the crossroads, juntamente con su compañero Bruno Morais, en los Rencontres de la Photographie de Arles al tiempo que firma un nuevo capítulo en París de su serie Gentlemen’s club sobre clientes de prostitutas. La fotógrafa hispana del momento bifurca sus proyectos por los cinco continentes y como tal fue una de las invitadas de la manifestación provenzal durante la semana de presentación. La poliédrica cita arlesiana, abierta hasta el 23 de septiembre, cuenta con una cincuentena de propuestas diseminadas por todo el municipio de la Camarga. Exposiciones sobre las que tendremos oportunidad de volver a hablar en futuros artículos.

Si una cosa caracteriza a la Premio Nacional de Fotografía 2017 Cristina de Middel es su capacidad para hacer de sus imágenes un sincretismo de la sociedad actual, atravesando fronteras, géneros, conflictos y normas estilísticas. Procedente del fotoperiodismo y de la fotografía humanitaria, las convenciones de la prensa se le hicieron demasiado estrechas y desde hace una decena de años explora todas las posibilidades que le ofrece la cámara para intentar explicar y explicarse el mundo. Hasta al punto de haberse situado en el mismo centro de la fotografía contemporánea que se exhibe en las galerías de arte y de la producción de libros objeto que conecta con toda una nueva generación de grafistas y activistas de las redes.

Su obra más reciente es Midnight at the crossroads (Minuit à la croisée des chemins, en versión francesa), un trabajo con su marido Bruno Morais sobre la leyenda del espíritu Èsù que recorre la religión yoruba como una divinidad tan benéfica como maléfica a través de Benín, Haití, Cuba y Brasil. Un viaje fotográfico por estos cuatro territorios, como fue el de la esclavitud, para reivindicar la autenticidad de estas tradiciones y deshacer los mitos creados por misioneros del pasado y el presente. El comisario es el barcelonés Claudi Carreras, que lleva años arriba y abajo en el continente americano y efectúa actualmente una investigación con imágenes de las raíces africanas desde México.

Lee el artículo entero en ParisBcn.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*