Cada kilómetro cuadrado de las costas catalanas contiene 180 mil microplásticos en promedio

Tordera y Besòs, espacios con alta densidad de población y uso de playas, se han identificado como los puntos con mayor concentración de estos residuos, que prueban ser una de las mayores amenazas para la vida marina y ahora, el organismo humano. Conoce de dónde provienen estos microplásticos.

Carmen Contreras
 
 
 
Vista aérea de Barcelona | Bearfotos / Freepik

Vista aérea de Barcelona | Bearfotos / Freepik

Miden menos de 5 milímetros, son redondos y de peso ligero, lo que las hacen imperceptibles a primera vista. Así son los ‘microplásticos’, los residuos que contaminan nuestras costas en los que se transforman los productos plásticos durante su fragmentación y que tanto preocupan a biólogos y ecologistas.

Este miércoles 27, la Eurocámara aprobó prohibir la venta de productos plásticos de un solo uso a partir de 2021, que incluyen las pajitas, cubiertos, vasos, platos. También desaparecerán los envases de poliestireno expandido, que son utilizados en las cajas de comida rápida, recipientes para bebidas, palitos para bebidas calientes, entre otros.

Con la medida, que además considera que los fabricantes de toallas húmedas, compresas o cigarrillos con filtro de plástico deberán incluir advertencias sobre el impacto ambiental de su consumo en su etiquetado, se espera que la lucha contra la contaminación marina se reduzca considerablemente. Esta decisión llega en una situación en la que los ecosistemas marinos y costeros son los más vulnerables al vivir los impactos de la presencia de los artículos plásticos.

Según la organización WWF, el Mediterráneo -que acumula el 1% del agua mundial- recibe el 7% de los microplásticos globales. Ahora, un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Barcelona ha logrado identificar los tipos de estos residuos que existen en las costas de Catalunya, la región de Murcia y Almería.

El estudio dio a conocer que el polietileno, polipropileno y el poliestireno son los más abundantes en estas aguas. El equipo, integrado por Miquel Canals, William P. de Haan y Anna Sànchez-Vidal, también lograron notar por primera vez signos de materiales plásticos con orígenes marinos, como la pintura de barcos. Además, señalaron que se encontraron niveles extremos en las costas de Tordera (500.000 microplásticos por km2) y en Besòs (aletas a 110.000 microplásticos por km2).

Otras investigaciones preliminares señalaron que la corriente del Norte podría traer a estas costas hasta mil millones de partículas de plástico por día, llegando a pesar hasta 86 toneladas. Por otro lado, en Murcia y Almería, existen otra clase de microplásticos, unos más densos, capaces de ahogarse con mayor facilidad. Además, debido a las corrientes marinas de esta zona, se podría favorecer la aparición de microplásticos provenientes del Océano Atlántico.

Epidemia global

Existen evidencias de que estos residuos se encuentran en casi todo lo que nos rodea: desde los cosméticos, detergentes y ropa que usamos, hasta montañas y aguas subterráneas. La Universidad Nacional de Singapur encontró 400 tipos de bacterias en 275 piezas de microplástico encontradas en playas locales. En ellas se incluyeron insectos causantes de gastroenteritis e infecciones de heridas en humanos.

Con la llegada de la primavera y cada vez más cerca al verano, ¿a qué sustancias se expondrán quienes disfruten de las playas catalanas?

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*