Larga vida a las librerías!

Bernat, un almacén de cultura y vida

Montse Serrano la creó en 1978, cuando tenía 22 años "y lo único que sabía hacer era leer". Hoy es una cooperativa con "una clientela básicamente femenina, de entre 40 y 90 años. Algunas entran por primera vez a tomar un café y ya han roto el hielo"

Anna Boneta Palacín
 
 
Montse Serrano és l’ànima de la llibreria + Bernat des de 1978. Avui segueix impulsant projectes perquè la obra de la seva vida sigui molt més que un llibreria / Pol Rius

Montse Serrano és l’ànima de la llibreria + Bernat des de 1978. Avui segueix impulsant projectes perquè la obra de la seva vida sigui molt més que un llibreria / Pol Rius

Librería: “Establecimiento donde se venden libros”, según Wikipedia.
Librería: “Espacio de palabra”, “escaparate de cultura”, “centro de agitación cultural”, según los libreros y libreras.

En Cataluña, en 2016, se abrieron 33 librerías y se cerraron 11. En 2017 se abrieron 22 y 6 cerraron… Al contrario de lo que podría parecer en tiempos de ventas en línea, libros electrónicos y audiolibros, aún hay quien apuesta por una de las profesiones más antiguas y prestigiosas, la de vender libros de papel.

Catalunya Plural publicará en los próximos días una serie de reportajes dedicados a las librerías de los barrios de Barcelona. Este recorrido y las conversaciones con las personas que las han creado forman un retablo muy particular. Algunas con 40 años de historia, otros con la pintura de las paredes todavía fresca, pero todas ellas con un objetivo común: reivindicar la profesión de librer@.

«Que yo tenga la librería es pura casualidad», comenta Montse Serrano, vecina de la calle Buenos Aires de Barcelona de toda la vida. «Fue un impulso». Era su librería durante los años que estudiaba Ciencias de la Información, hasta que un día supo que se traspasaba y sin pensarlo dos veces pidió a su padre que la ayudara a comprarla. «Entonces tenía 22 años y lo único que sabía era leer».

La librería Bernat subía la persiana el 1 de septiembre de 1978. Este año pasado, ha cumplido 40… En 2009, Montse Serrano, única propietaria hasta entonces, decide ampliar la librería y para hacerlo tira al suelo el tabique que la separaba de la tienda de al lado: un sex-shop que después de 50 años cerraba el negocio, «Es la primera vez que un negocio cultural desbanca un negocio del sexo», río Montse.

Montse Serrano, al mig de la llibreria: “els qui donem un petó al client som els llibreters; amb qui comentes si t’ha agradat el llibre és amb el llibreter. Aquesta proximitat no te la dóna Amazon…”/ Pol Rius

Con esta ampliación apuesta por un nuevo modelo de librería: + libros, + metros, + cafetería, + actividades. «Arriesgado o acabaríamos siendo un cementerio de libros», recuerda. Así pues, en la Bernat se le añade un plus. Montse Serrano opta por reunir un montón de amigos y clientes y proponerles que se sumen al proyecto. A día de hoy son una cooperativa de 53 socios. Se reúnen cada primer viernes de mes pero no participan en el día a día. «Tú eres como el flautista de Hamelin, tú tocas la flauta y nosotros te seguimos», le dijo Mercedes Milán, una de las socias de la + Bernat.

Pero el rótulo de la Bernat aún debía crecer un poco más. Al + se le añadían tres palabras: «Almacén de cultura». Un almacén te permite todo: actividades, conciertos, presentaciones, charlas… sin perder el objetivo principal que es vender libros.

La + Bernat, Almacén de cultura se ha ido adaptando a los tiempos. Lo hace en un momento en que se dice que la gente no lee y en cambio se publica más que nunca. Cerca de 80.000 títulos salen anualmente y todo tipo de libro tiene cabida, desde la autoayuda, cocina, feng shui, la autoedición, el libro de texto, o los YouTubers.

«Ahora, cuando quieres un libro, no tienes espera y te vas a Amazon. La librería de fondo desaparecerá en breve «, reflexiona Montse, que dice que el librero es como un médico de cabecera. «Nosotros debemos ser prescriptores, si no tienes a nadie que te aconseje, por más que vayas a internet, no sabrás qué pedir». Y es a partir de las librerías «que remontan los libros». El cliente de la + Bernat es básicamente femenino de entre 40 y 90 años. «Algunas entran por primera vez a tomar un café y ya han roto el hielo».

La + Bernat sigue apostando. Una de las ideas más originales es La Universidad Clandestina. «Un día entró una amiga que vivía en Nueva York y me dijo que la + Bernat se parecía mucho a una librería que había en el Soho», explica, y «sin pensarlo dos veces, le dije que les propusiera hermanarnos, al igual que hacen las ciudades «. Así pues en Nueva York nacía La Universidad Desconocida, donde se imparten talleres de escritura y un club de lectura en castellano. En contrapartida, la + Bernat creaba La Universidad Clandestina, donde un grupo diverso de profesores, escritores y sabios de diferentes campos se reúnen por el placer de escuchar, compartir y saber más. Ya se han hecho algunos cursos, entre ellos el del profesor experto en Dante, Rafaelle Pinto.

«Los libreros somos un mundo aparte, somos muy nuestros», responde a la pregunta de si está asociada o agremiada. «No tengo necesidad, que me aportan? Por ejemplo, para Sant Jordi iría bien saber qué hacen las paradas, poder comparar y saber si haces mucho o poco. Antes nos llamábamos, compartíamos la información. Ahora todo es tabú «. Cree que tiene la suerte de que los periodistas, los escritores y los editores la aprecien mucho. «Además, a la hora de comprar soy muy intuitiva, voy por libre y también a la hora de vender. Siempre digo que detrás del mostrador te hueles y te gustas como los perros. Además, el libro enamora. Tú entras queriendo comprar un libro y saldrás con un libro».

La + Bernat és un lloc de conversa. De consells.:“el llibreter és com un metge de capçalera. Nosaltres hem de ser prescriptors”.

¿Qué pasará con el libro en un tiempo no muy lejano? Es la pregunta que Montse quiere hacer en una reunión donde estarán convocados editores, libreros y lectores. «La gente joven no lee, están criados en el mundo de la imagen, que no necesita esfuerzo y para leer necesitas hacer un esfuerzo, debes concentrarte, por eso pienso que las librerías pasarán a ser grandes centros de cultura.»

Montse no ve el libro electrónico como a su competidor, ya que prácticamente ha dejado de fabricar, sino los móviles, las tablets, la tecnología. «No es el libro que está en peligro, sino la lectura».

En sus memorias de 40 años de librera, Montse Serrano reivindica la figura del librero en frente de Amazon, «porque los que damos un beso al cliente somos los libreros; con quien comentas si te ha gustado el libro es con el librero. Esta proximidad no tiene la mujer Amazon… pero ¿qué pasará con este niño que no se mueve del sofá de casa? Porque lo cierto es que las ventas on line han aumentado muchísimo».

En sus memorias casi seguro que Montse Serrano también habla de cómo se siente siendo personaje de una novela. En Aire de Dylan, Enrique Vila-Matas inmortaliza la librería + Bernat y su propietaria. «Es el sueño de cualquier librero, ser inmortalizado así y por un autor como Vila-Matas», afirma satisfecha.

Las tres recomendaciones de + Bernat

«Deja que te recomiende tres libros, como si tuvieras que hacer tres regalos, propone Montse Serrano: el último que he leído, Los Siete cuentos de Coetzee; el último de Sergi Pàmies, El Arte de llevar gabardina, un libro que he descubierto este verano, La Octava vida. Yo no me leería mil páginas de Revolución Rusa, pero sí a través de la historia y los secretos de una saga familiar «.

¡Larga vida a las librerías! 

Una serie de Cataluña Plural

La + Bernat aposta per un nou model de llibreria: +llibres, +metres, +cafeteria, +activitats. “Arriscava o acabaríem sent un cementiri de llibres”, recorda Montse Serrano / Pol Rius

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*