Barcelona edita una guía para animar a los institutos a incorporar la mirada feminista

‘Desaprenent’, elaborada por las cooperatives Coeducacció y Candela, contiene un marco teórico y unas propuestas de actividades para que docentes y alumnos reflexionen sobre las rutinas y estereotipos androcentristas que se dan dentro y fuera del aula

Víctor Saura
 
 
 
Portada de Desaprenent, la guia de coeducació feminista

Portada de Desaprenent, la guia de coeducació feminista

Cuando necesito ayuda para mover una mesa se la pido a los chicos porque presupongo que tienen más fuerza. Y cuando necesito ordenar el aula se la pido a las chicas porque presupongo que son más ordenadas. Critico a la compañera que va mal vestida pero no al compañero que cada mañana parece que acabe de salir de la cama. El día que en clase hablamos de poesía pienso que a las chicas les interesará más. Cuando cuento un hecho histórico, y acabo sólo hablando de hombres, blancos, adultos y ricos, ni me lo cuestiono ni por tanto intento buscar otras referencias.

Dejo pasar que un alumno le diga maricón a un amigo, porque el tono es de broma. Y también dejo pasar que en el patio un chico haga burla de otro porque corre como una niña, porque no es ninguna palabrota. Y si en tutoría sale el tema de la sexualidad, lo cojo inconscientemente por la relación entre hombres y mujeres (y la penetración pene-vagina), casi como única opción. Son acciones cotidianas e inconscientes, sin mala fe, fruto de la mochila cultural que arrastramos desde muy pequeños.

Masculinidad hegemónica, androcentrismo, estereotipos de género, lgtbifòbia… también en las aulas. Esto es lo que quiere romper la guía Desaprenent que, como su nombre indica, invita a los usuarios (en este caso, se dirige sobre todo al profesorado de secundaria) a deshacerse de buena parte de los esquemas mentales con los que han (hemos) sido educados. Lo cual, admiten las autoras, no es nada fácil. «No queremos que nadie se sienta señalado», subrayan. La guía, presentada hace unos días, es un encargo del Distrito del Eixample a las cooperativas  Coeducacció i Candela, que hace más de diez años que trabajan en el ámbito escolar con formaciones y talleres que tienen como objetivo la transformación de los centros en clave de género. La guía es gratuita y se puede descargar en este enlace .

Por el lado de Coeducacció, Aida Rivas Moreno es quien más tiempo ha invertido a pensar y redactar la vertiente teórica de la guía. «Cuando hablamos del trabajo de prevención del machismo -comenta- vemos que se focaliza mucho en las dinámicas que se dan entre los jóvenes; nosotros queremos darle la vuelta y mirar también qué pasa entre las personas adultas. En general es muy difícil mirarte a ti misma y el profesorado tiene una gran falta de acompañamiento en temas de violencias a todos los niveles. Y en general, el acompañamiento que hacen a las alumnas es a partir de unos estereotipos que tienen muy interiorizados».

Desaprenent está dividida en varios capítulos, cada uno de los cuales comienza con una parte teórica y se cierra con dos propuestas de actividades, que pueden ser sólo para el claustro, para el alumnado, o para ambos. «Las propuestas de actividades – se advierte en el prólogo- conllevan un cierto grado de exposición; por ello, es importante que nos cuidemos y que cada persona decida llegar hasta donde se sienta cómoda. Sin embargo, la temática que se trabaja puede remover y afectar personalmente. Por eso recomendamos crear un espacio de seguridad, velando para que todos se sientan escuchados y respetados». Con todo, predomina el marco teórico y reflexivo, ya que, según explica Rivas Moreno, «teníamos claro que no queríamos hacer sólo una guía de recursos y ejercicios, sino que tenía que hacer pensar». No hay recetas mágicas, se advierte también, y por tanto todas las actividades se han de adaptar a las realidades de cada centro y barrio.

Institutos Fort Pius y Poeta Maragall

La guía es fruto también de la colaboración que ambas cooperativas estuvieron realizando con el profesorado y alumnado de los institutos Fort Pius y Poeta Maragall (ambos situados en el Eixample), con los que trabajaron muchos de los aspectos que salen, si bien Rivas puntualiza que buena parte de los ejemplos de conductas estereotipadas que se recogen son fruto de la experiencia de las dos cooperativas en otros centros educativos. Con el Instituto Fort Pius, explica, Coeducacció trabajó con el claustro «para darnos cuenta de cómo a los adultos a menudo se nos escapan las conductas homófobas o sexistas», mientras Candela lo hacía con el alumnado. En el caso del Poeta Maragall, en cambio, «nos pidieron trabajar más el tema de la educación afectivo-sexual y las violencias machistas en la pareja», y esto se hizo con las tutoras y alumnos de 2º y 3º de ESO.

Las autoras consideran que el mundo educativo no escapa del iceberg androcéntrico que domina la sociedad, aquel que «no permite las identidades no binarias, que margina y discrimina aquellas personas que no se sienten identificadas en las categorías hombre o mujer, o que incluso no sienten que el sexo sea capital en su identidad», afirma Rivas Moreno. «El androcentrismo está instalado dentro del currículo -prosigue-, el cual deja de lado el trabajo de las emociones, la empatía y los cuidados a medida que va superando etapas. Son aspectos muy presentes en la guardería y la etapa infantil, pierden presencia en la primaria y desaparecen completamente en la secundaria». En cambio, la mirada feminista «pone el cuidado en el centro de la vida, debemos reconocernos como personas vulnerables y que esto forme parte del mundo educativo me parece básico».

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*