Arcadi Oliveres recibe la Medalla de Oro al Mérito Cívico del Ayuntamiento de Barcelona

El economista y activista Arcadi Oliveres ha recibido el reconocimiento a su trayectoria en favor de la paz y la justicia social de la mano de Ada Colau, en uno de los últimos actos del mandato de los comunes en el consistorio.

Victòria Oliveres
 
 
 
Arcadi Oliveres rep la Medalla d'Or al Mèrit Cívic de la mà d'Ada Colau | Foto: Ajuntament de Barcelona

Arcadi Oliveres rep la Medalla d'Or al Mèrit Cívic de la mà d'Ada Colau | Foto: Ajuntament de Barcelona

«Arcadi Oliveres es el profeta desarmado que sacude nuestras conciencias». Con estas palabras del añorado Joan Barril, el delegado episcopal de Justícia i Pau, Josep Maria Fisa, glosaba ayer por la tarde al activista pacifista en el acto de entrega de la Medalla de Oro al Mérito Cívico que le ha entregado el Ayuntamiento de Barcelona.

El pleno municipal aprobó el reconocimiento de Arcadi Oliveres (Barcelona, ​​1945) el 22 de febrero pasado, con los votos en contra de Ciudadanos y PP y la abstención de la CUP – que prefiere que los reconocimientos sean en la calle -, » por su incansable trayectoria en favor de la paz y del desarme, por su impulso entusiasta a numerosas iniciativas en favor de los derechos humanos y la justicia social y por su firme compromiso con el progreso de la dignidad humana, desde un discurso combativo y coherente con valores universales «.

En lo que ha sido uno de los últimos actos de un «mandato complejo», Ada Colau ha reivindicado Oliveres como «referente de la ciudad que queremos ser». La actual alcaldesa en funciones ha querido agradecer la influencia personal del economista crítico y pedagógico, «siempre dispuesto a ir donde alguien tenía ganas de aprender», en muchas generaciones de activistas de la ciudad y ha recordado que sus enseñanzas «parecían utópicas y ahora son hegemonía», como la defensa de las minorías y de los sistemas alternativos.

Gala Pin ha añadido que «siempre con humildad, Arcadi nunca ha olvidado de qué bando está». La concejala en funciones hacía referencia explícita al apoyo que Oliveres dio desde el primer día a los activistas que rodearon el Parlament de Catalunya en 2011, condenados a prisión por el Tribunal Supremo, y que, por ahora, siguen esperando que el gobierno español resuelva su petición de indulto.

A Arcadi también le ha llegado desde una de las salas de este tribunal el agradecimiento y afecto de los presos políticos Jordi Cuixart y Raül Romeva, a quien él mismo ha querido reivindicar – junto con el resto de presos y exiliados – cuando ha tenido la palabra para agradecer el reconocimiento del consistorio.

Arcadi Oliveres agraeix la Medalla d’Or al Mèrit Cívic | Foto: Ajuntament de Barcelona

Oliveres ha aprovechado la ocasión para dar las gracias por todo lo que la ciudad le ha enseñado, sobre todo en cuanto al civismo, motivo por el cual ha sido homenajeado. Ha recordado todo lo que va desde la primera huelga que vivió, la de tranvías cuando sólo tenía 6 años, hasta la defensa de los colegios electorales el 1 de octubre. «El referéndum fue de la gente», ha añadido.

El repaso que tanto él como los que lo han glosado y agradecido han hecho de su larga trayectoria de desobediencia civil y cristianismo de base ha pasado por infinidad de movilizaciones y reivindicaciones en las que ha estado vinculado. Las primeras marchas pacifistas con jóvenes europeos, la fundación de la asociación de vecinos de l’Esquerra de l’Eixample – prohibida por ser de la «izquierda», como él mismo ha recordado -, la multitudinaria manifestación contra la guerra de Irak, la lucha por una renta garantizada ciudadana, la campaña del 0,7% para la cooperación al desarrollo, el 15M en la plaza de Catalunya …

Oliveres ha querido acabar pasando por sus lugares preferidos de la ciudad que lo homenajea: la rambladel Raval, la plaza Sant Felip Neri y los jardines del Monasterio de Pedralbes. Unos rincones que quisiera de una ciudad «en la que los ocupas no son rechazados, los MENA se consideran ciudadanos de pleno derecho, los manteros son entendidos como pequeños comerciantes y donde las personas se sitúan siempre por encima de los intereses».

«Arcadi nos ha acompañado en todas las grandes movidas y movilizaciones», ha dicho la ex vicepresidenta de Justícia i Pau de Catalunya y España, Tica Font, también encargada de su glosa. Y con un inmenso agradecimiento por haber vivido «una vida que para muchos sería agotadora» le ha afirmado: «sin ti, muchos de nosotros no seríamos los mismos».

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*